arte

James Turrell ilumina una capilla en un cementerio en Berlín

El prolífico artista ha diseñado un programa de luz que juega con las fantásticas puestas de sol de la ciudad.
26.7.16

A photo posted by Kori Williams (@korimwilliams) on Jul 17, 2016 at 10:53pm PDT

¿Qué mejor forma de recordar a los muertos que con una instalación de luz serena y contemplativa de James Turrell? El prolífico artista está presentando una de sus creaciones en Berlín, dentro de la capilla conmemorativa del cementerio de Dorotheenstadt. Turrell adaptó la arquitectura interior de la capilla para optimizar el programa de luz y poder ofrecer un espectáculo de luces inquietante, silencioso y colorido que dura una hora y está diseñado para que coincida con el atardecer.

Cuando llegan las nueve de la tarde y el sol se esconde en Berlín, las luces LED de la capilla empiezan a jugar durante dos horas con la luz que se va desvaneciendo en el exterior, aunque dada la baja capacidad de atención de los espectadores, su sesión de visualización, que incluye una charla sobre la historia del arte alemán de 30 minutos, se reduce a una sola hora.

A medida que los espectadores van entrando a la capilla, esta empieza a brillar bajo un intenso azul. Al inicio del programa, el altar va pasando lentamente por un ciclo de colores que van cambiando cada dos minutos. Para la segunda mitad del programa, cuando el sol empieza por fin a esconderse, el altar continúa cambiando de color, mientras que la sección principal de la iglesia también pasa de azul a magenta. Una ilusión óptica hace que la luz del atardecer, que se desliza a través de las ventanas opacas, parezca color ámbar cuando la capilla se encuentra iluminada de color azul y verde cuando la luz de la capilla es magenta.

Al final del programa, la capilla sigue brillando de forma todavía más intensa, convirtiéndose en un halo de luz en medio de un cementerio en tinieblas.

A photo posted by Xenia Sarapoff (@xeniasarapoff) on May 15, 2016 at 1:55am PDT

La historia de la capilla no es del todo clara, pero se estima que fue construida originalmente en 1927 o 1928. No hay ningún documento que revele su aspecto original, pero en 2015 el arquitecto de Berlín Nedelykov Moreira la remodeló y dotó su interior de un diseño limpio, moderno y minimalista, convirtiéndolo en el escenario perfecto para las luces de neón de Turrell. En el interior de la pequeña capilla encontramos varias hileras de bancos rodeadas de ventanas de cristal opaco que van desde el suelo hasta el techo, y que cuentan con unos alerones de cristal que resaltan la instalación de luz.

El diseño de la capilla minimiza las sombras hasta hacerlas prácticamente inexistentes y las luces LED se esconden en el interior de la arquitectura, de forma que parecen salir de la nada. Al frente de la capilla hay un altar rectangular, justo delante de una ábside abovedada.

A photo posted by Tekla Evelina Severin (@teklan) on Jun 6, 2016 at 1:52pm PDT

Turrell diseñó 10 programas de luz para la capilla Dorotheenstadt. Ocho programas estáticos ocupan el espacio con sombras de luz blanca, mientras que el altar se ilumina con diferentes colores simbólicos: rojo para Pentecostés, violeta para Adviento y blanco para Navidad y Semana Santa. Se trata de programas funcionales, visibles únicamente durante ceremonias conmemorativas. Durante los días normales, un bucle de luz va pasando por 11 ambientes de luz diferentes. Pero en días selectos cuando cae el atardecer el público no necesariamente religioso puede visitar la capilla y disfrutar del programa especial de la tarde.

Además de la capilla conmemorativa, el cementerio de Dorotheenstadt alberga un monumento en honor a los combatientes de la resistencia ante los nazi y allí es donde descansan varias grandes figuras de la cultura del siglo XVII y XIX, como el escritor Bertholt Brecht, el filósofo Georg Wilhelm Friedrich Hegel y el arquitecto Karl Friedrich Schinkel. Con esta obra Turrell trata de llamar la atención sobre estas y otras grandes contribuciones al legado cultural e histórico de Alemania. 

A photo posted by Anja Künstler (@anjakuenstler) on Feb 7, 2016 at 2:15am PST

A photo posted by Richard Christiansen (@chandeliercreative) on Jun 28, 2016 at 1:00pm PDT

La instalación de luz en la capilla conmemorativa del cementerio Dorotheenstadt se puede ver todos los sábados y lunes, 30 minutos antes del atardecer. Encontrarás más información en el sitio web del cementerio y puedes comprar entradas aquí.

Traducción de Rosa Gregori.

Si tienes un proyecto y quieres que aparezca en nuestra web, envía un email a thecreatorsprojectES@vice.com

Artículos relacionados:

Selfies y una instalación de luz en el Matadero de Madrid

Una pantalla luminosa interactiva transforma el suelo de una iglesia en “alfombras mágicas”

Una mirada electrizante hacia el primer museo del mundo dedicado a la luz en el arte