Cómo se supone que tiene que oler tu vagina
Feminisme

Cómo se supone que tiene que oler tu vagina

Una experta nos cuenta cuál es el olor que se considera "normal".
21.4.16

Este artículo fue publicado originalmente en Broadly, nuestra plataforma dedicada a las mujeres.

Creo que fue León Tolstói quien dijo: "Todas las familias felices se parecen, pero cada coño tiene su propio olor".

En otras palabras, que se supone que las vaginas tienen que oler. Según un estudio, el olor de las vaginas está compuesto por 2.100 "efluentes odoríferos" (traducción: moléculas aromáticas) diferentes, lo que significa que el bouquet exclusivo de cada vagina está formado por muchos —en palabras del estudio— "mini-olores".

Publicidad

¿Y cuál es la principal causa de estos mini-olores? Pues las bacterias.

"Cualquier olor corporal es consecuencia de una combinación de lo que el ser humano metaboliza y lo que metabolizan las bacterias", afirma la Dra. María Mendes Soares, de la Clínica Mayo. Somos lo que comemos, como reza el dicho, y aparentemente nuestra vagina también huele como lo que comemos. Varias mujeres mencionaron en un reciente post de Reddit que cuando comían cebolla o ajo su vulva adquiría un aroma similar. Es perfectamente normal, se trata simplemente de secreciones. Aunque puede que parte del olor proceda del flujo vaginal, el aroma a cebolla o a ajo probablemente procede de la uretra, ya que ese tipo de alimentos hacen que el pipí también huela así.

¿Y qué pasa con el olor general? ¿Cómo debería oler nuestra vagina la mayor parte del tiempo? Al igual que el estómago y la boca, nuestra vagina alberga miles de millones de bacterias, y las bacterias a las que hace referencia la Dra. Mendes Soares se denominan flora vaginal, o microbiota vaginal. La flora vaginal trabaja para mantener el pH de la vagina en un nivel de 4.5; es decir, ligeramente ácido. De modo que es probable que tu vagina tenga un ligero olor agrio y también cierto olor a rancio a causa del sudor que se acumula en los recovecos y hendiduras del cuerpo humano. Pero ninguno de estos aromas debería destacar sobre los demás. En un post publicado en el blog WebMD, la Dra. Heather Rupe afirma que las vaginas deberían poder olerse a unos 30 cm de distancia.

Publicidad

Eso es lo normal.

Pero eso no significa que todos los olores vaginales sean normales. El olor a pescado es síntoma de vaginosis bacteriana, de modo que si hueles así deberías ir a que un especialista te revise. Si tu vagina huele a podrido, podría haber un tampón o fragmentos de un tampón alojados en las profundidades de tu ser, así que ve al médico… No serás la primera paciente que un doctor ve en tales circunstancias.

Según la Dra. Mendes Soares, la mayoría de las vaginas están principalmente colonizadas por una especie de lactobacilos. Los lactobacilos son uno de los tipos de bacterias "probióticas" que existen y su presencia en el intestino y la vagina es necesaria para evitar que los patógenos causantes de enfermedades más graves tomen el control. Puede haber más bacterias en la mezcla, pero cuatro de cada cinco vaginas contienen "entre un 90 % y un 95 % de lactobacilos", capaces de fermentar los azúcares y convertirlos en ácido láctico, lo que ayuda a mantener la vagina con su ligero nivel de acidez ideal. Algunas cervezas y yogures se elaboran empleando lactobacilos. Los aficionados y aficionadas a la cerveza describen el sabor del ácido láctico como "un suave y agradable sabor amargo" y las cervezas fermentadas con lactobacilos cuentan con un característico y sutil aroma a moho.

Probablemente te estarás preguntando: "Si los lactobacilos se utilizan para fermentar la cerveza y el yogur, ¿se han empleado alguna vez bacterias vaginales para producirlos?". La respuesta, por supuesto, es sí.

Una estudiante de doctorado de la Universidad de Wisconsin fabricó su propio yogur probiótico empleando su flora vaginal como iniciador de la fermentación, pero no es muy recomendable hacer esto en casa, ya que es imposible separar las bacterias buenas de las malas en un entorno diferente de un laboratorio de microbiología. Una empresa cervecera polaca llamada The Order of Yoni creó la Bottled Instinct, una cerveza amarga fermentada con probióticos vaginales. Los lactobacilos para la fabricación de Bottled Instinct se obtuvieron de una sola mujer: la modelo checa Alexandra Brendlova. La empresa actualmente está buscando financiación en su IndieGogo.

Imagen vía Flickr/bec.w