Actualidad

Adolescentes supuestamente torturan y drogan a un gato

Mandaron las imágenes por Snapchat a la dueña del animal.
Mack Lamoureux
Toronto, CA
ER
traducido por Elvira Rosales
24.11.17
Foto vía Facebook.

La serie de Snapchats enviados a una joven de Vancouver comienza de esta manera: "tu gata ama las tachas".

El nombre del gato es Gigi, y es parte de la familia Haglund originarios de Cowichan Valley, en la isla de Vancouver. Los videos de Snapchat supuestamente mostraban a Gigi siendo torturada y fueron enviados, según la joven, por parte de personas que describió como “antiguos amigos”, el martes pasado por la mañana. Sharline Haglund, la madre de la joven, contactó a la policía cuando su hija le contó acerca de los snaps. Haglund dijo a CTV que la gata había salido y quizá se fue con los chicos, porque los había visto antes.

Publicidad

Una publicación de Facebook realizada por uno de los amigos de la joven denunciando a los perpetradores, dice que uno de los acusado mandó un snap "a la dueña de la gata mostrando cómo la drogaban con MDMA, rasuraban su pelaje y la arrojaban por la ventana".

Una foto de Facebook del cato luego de ser encontrado. Foto vía Facebook.

El internet, siendo como es cuando escucha que alguien abusó de un gato, rápidamente se lanzó, alineando a sus usuarios, para encontrar al felino.

La publicación de Facebook incluye una captura de pantalla de Snapchat en la que el gato está siendo rasurado agresivamente con una máquina de afeitar —la publicación fue compartida más de 1,000 veces—. Hasta el momento, no sabemos con seguridad qué ocurrió con el gato, ya que Haglund le dijo a CTV que escuchó que bañaban a la gata con cloro y la liberaron mientras seguía drogada.

"Se puso cada vez peor", comentó Haglund para el sitio de noticias. "La dejaron salir, drogada, a mitad de la noche y ahora no puede encontrar el camino a casa, o ni siquiera pude intentarlo".


Relacionados: Tres ecologistas explican cómo y por qué matan gatos


Si bien Haglund no creía que su gata iba a sobrevivir, la encontraron y regresaron la noche del martes. La persona que encontró al animal comentó para un sitio de chismes local que el gato mostraba señales de abuso.

“Vino corriendo hacia mí y maullando histérica”, escribió el usuario que encontró a la gata. “Rápidamente me arrodillé y la puse en mi sudadera para calentarla. Estaba rasurada y temblando, también tiene un 666 rasurado en su oreja. Sus dueños vinieron a recogerla y ahora está segura”.

La Policía Montada de Canadá confirmó a CTV que están investigando el incidente con ayuda de la Sociedad para la Prevención de la Crueldad Animal de Columbia Británica.

Sigue a Mack Lamoureux on Twitter.