Un hombre usó la tarjeta de su vecina muerta para gastar 7,000 dólares en pizza

Ya no hay respeto por los difuntos.
Foto vía el usuario de Flickr Chie Gondo

Artículo publicado originalmente por Munchies Estados Unidos.

La última vez que los vecinos de Marie Conlon recordaron haberla visto fue en enero de 2015, pero nadie estaba completamente seguro. A fines de octubre de 2017, agentes de policía entraron por la fuerza a su apartamento en Belfast, Irlanda del Norte, y encontraron los restos de la mujer de 68 años. Conlon no estaba casada y no tenía hijos, y parece que nadie notó que había muerto más de dos años atrás; nadie, a excepción de Robert Sharkey.

Publicidad

Según Belfast Live, las autoridades acusaron a Sharkey de irrumpir en la casa de Conlon, robar sus tarjetas bancarias y usarlas para comprar comida y pagar sus cuentas. El joven de 24 años también está acusado de no reportar su muerte —"impidiendo [su] entierro", en términos legales— por un período que va desde agosto de 2015 hasta que fue descubierta en octubre pasado.

Durante su comparecencia en la Corte de la Corona de Belfast a principios de esta semana, Sharkey se declaró culpable de allanar la morada y robar baterías, una taza de café, 65 dólares en efectivo y la tarjeta de débito de Conlon. También reconoció que estaba al tanto de la muerte de la mujer mayor.

Según se ha reportado, Sharkey utilizó la tarjeta de débito de Conlon para ordenar 7,823 dólares en pizzas Domino's, comprar 4,284 dólares en abarrotes del supermercado Sainsbury's, comprar crédito por un valor de 1,345 dólares para su teléfono celular, y pagar su factura de energía de 372 dólares. La única acusación que negó fue haber robado una segunda tarjeta de débito.

El juez Geoffrey Miller QC solicitó tiempo adicional para considerar el hecho de que Sharkey niega haber cometido el segundo robo, así como para decidir si la corte lo enjuiciará por allanamiento de morada, además de los otros cargos en su contra. Sharkey tendrá que regresar a la corte el 24 de septiembre, a petición de las autoridades.

"Es muy triste que una persona haya terminado sus días de esta forma y sé que la familia se ha sentido bastante angustiada", dijo el representante de Sinn Fein, Alex Maskey, cuando descubrieron el cadáver de Conlon. "Me dijeron que llevó una vida muy tranquila y privada durante los últimos años, lo que obviamente contribuyó al hecho de que su muerte pasara desapercibida durante tanto tiempo".

El 19 de octubre se celebró una misa conmemorativa para Conlon en la iglesia St. Oliver Plunkett de Belfast. Fue enterrada en el cementerio de Milltown el mismo día.