FYI.

This story is over 5 years old.

francia

Le Pen aúpa la ultraderecha como primer partido francés en las elecciones regionales

El ultraderechista partido del Frente Nacional ha obtenido unos resultados históricos en la primera vuelta de las elecciones regionales francesas en las que se decidirán los gobiernos de 13 regiones, convirtiéndose así en la formación con mayor apoyo.
6.12.15
Photo de Julien Warnand/EPA
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El ultraderechista partido del Frente Nacional (FN) ha obtenido unos resultados históricos en la primera ronda de las elecciones regionales francesas en las que se decidirán los gobiernos de 13 regiones, convirtiéndose así en la formación con mayor apoyo del país.

La formación, que defiende un discurso antiinmigración, ha conseguido hacerse con la mayoría en la mitad de las regiones en liza, 6 de las 13, y ha obtenido el 30 por ciento de los sufragios. El partido de Los Republicanos, liderado por Nicolas Sarkozy, se situa en segunda posición con entorno al 27 por ciento, y el Partido Socialista (PS) del actual presidente François Hollande no llega al 24 por ciento de los votos, de acuerdo con los primeros resultados oficiales.

Publicidad

En tan sólo cinco años, la formación liderada por Marine Le Pen ha ampliado su apoyo de manera contundente a nivel regional. En la primera ronda de las elecciones departamentales de 2010, el FN se hizo con el 11,42 por ciento de los votos. Una cifra que ahora a más que duplicado.

El nuevo impulso en el ascenso de la formación de raíz antieuropeísta llega tras los atentados perpetrados por terroristas de Estado Islámico (EI) que se saldaron con 130 muertos en París y podrían suponer la reconfiguración del escenario político de la segunda mayor economía europea de cara a los comicios presidenciales de 2017.

El partido, conocido por sus siglas FN, se ha vuelto muy popular de la mano de Marine Le Pen, quien cogió las riendas de la formación para relevar a su padre y fundador del movimiento político en 2011. Aunque el partido todavía no gobierna en ninguna región, una serie de encuestas electorales apuntan que el FN podría hacerse con uno o más gobiernos regionales en la segunda vuelta de estos comicios regionales prevista para el próximo 13 de diciembre.

"Todo parece señalar que el Frente Nacional va a obtener unos resultados sin precedentes", asegura Jerome Fourquet, analista y responsable de una encuesta realizada por la firma Ifop refiriéndose a sucesos como la crisis de refugiados en Europa, la masacre terrorista de París y el ataque islamista radical que acabó con la vida de 17 personas en la redacción de la revista satírica Charlie Hebdo y en una tienda judía de la capital francesa a principios de año.

Publicidad

"Lo que antes era un techo para el FN se convirtió en el suelo tras los sucesos de Charlie y el edificio de FN se está volviendo cada vez más alto gracias a la crisis migratoria y a los ataques terroristas", añade este experto.

¿Tendría Francia suficientes efectivos terrestres para luchar contra Estado Islámico?. Leer más aquí.

La misma Le Pen es vista como ganadora en el norte de Francia y su sobrina Marion Marechal-Le Pen tiene buenas perspectivas en la región del sureste.

Ganar la norteña Nord-Pas-de-Calais-Picardie, que tiene una población de 6 millones de habitantes y es la tercera región con mayor peso demográfico de Francia, sería un paso muy conveniente para el partido en el sentido de poder convencer a los electores de que la formación cuenta con suficiente experiencia para gobernar el país.

"Estamos avanzando poco a poco, estamos construyendo y ganando nuestra credibilidad…Esto da confianza a los franceses y acaba con el argumento del miedo que utilizan contra nuestra formación", afirmó Marechal-Le Pen a Reuters en una reciente entrevista.

Ganar terreno electoral en el ámbito regional equivale a demostrar que la política francesa es ahora una carrera de tres, tras décadas de bipartidismo a manos de los socialistas y los conservadores.

Y aunque no parece que las probables victorias regionales del FN vayan a cambiar la política dictada desde el Eliseo por el presidente François Hollande, la necesidad de abordar la cuestión sobre cómo lidiar con esta formación y hacerse con sus votantes dominaría la política en los próximos dos años.

Publicidad

Rusia, Francia y Reino Unido atacan a Estado Islámico mientras sigue la búsqueda de los terroristas. Leer más aquí.

"Serían [en referencia a unos buenos resultados] una palanca formidable para Marine Le Pen de cara a [las elecciones presidenciales de] 2017," asegura el encuestador y analista.

La perspectiva de este avance preocupa a muchos líderes políticos y mediáticos, que están posicionándose como nunca lo habían hecho para conseguir que los electores no voten al FN.

No solo es un contratiempo, sino más bien una pesadilla tanto para los socialistas como para la oposición de los republicanos conservadores liderados por el ex presidente Nicolas Sarkozy.

Cualquier partido que consiga el 10 por ciento de los votos el domingo puede presentarse a la segunda vuelta, que se celebrará el próximo domingo. Los primeros resultados muestran que tanto el FN, como los republicanos y los socialistas accederán a la segunda vuelta en la mayoría de las 13 regiones.

Si los tres partidos acceden finalmente a esta segunda vuelta, muchos consideran que el FN tendría muchas probabilidades de ganar en el sudeste y posiblemente en otras dos o tres regiones. Pero las perspectivas serían menos alentadoras si los socialistas decidieran retirarse de la carrera electoral en este segunda vuelta, algo que es más que probable.

Hay, pues, mucho en juego para el partido de Hollande, que ahora gobierna en la mayoría de las regiones además de llevar las riendas del país. De momento, la consigna dada por el primer secretario del Partido Socialista (PS), Jean-Christophe Cambadélis, es retirarse en aquellas regiones donde las listas de la izquierda no tengan posibilidades de ganar para impedir el paso a la ultraderecha.

Publicidad

En este sentido, el Primer Ministro, Manuel Valls, ya dijo que "debe hacerse todo" para impedir que el FN llegue al poder, incluyendo la suscripción de alianzas con los conservadores.

El fundador del partido de extrema derecha francés acusado de ocultación de oro en una cuenta suiza. Leer más aquí.

Pero pese a que este tipo de maniobra cuenta con una larga tradición en Francia, Sarkozy ha rechazado esta posibilidad de plano, como lo ha hecho durante los últimos 4 años. De hecho, incluso dentro del partido socialista también hay división de criterios al respecto.

Sarkozy, quien perdió la oportunidad de enfrentarse a Hollande en una segunda vuelta en 2012 para acceder a la presidencia, espera que una victoria regional lo posicione para hacerse nuevamente con el Palacio del Eliseo en 2017. Pero el crecimiento del FN podría frustrar las perspectivas de victoria de los republicanos.

El repunte de la popularidad de Hollande tras los ataques terroristas no tendrá demasiada trascendencia en estas elecciones, consideran los analistas, aunque puede incrementar la participación del electorado de izquierdas en las elecciones.

Mientras la mayor victoria de los socialistas sería limitar su pérdida de apoyo, una sonriente y arropada Le Pen cerró la campaña en la norteña ciudad francesa de Lille asegurando a sus votantes: "la reconquista empieza aquí…¡Hacia la victoria!".

Sigue a VICE News en Español en Twitter: @VICENewsEs