FYI.

This story is over 5 years old.

WhatsApp, la nueva vía para evidenciar abusos policiales en favelas de Brasil

A inicios de este mes, se lanzó el proyecto DefeZap el cual recibe todo tipo de videos e imágenes que ponen al descubierto abusos por parte de los cuerpos policiales. Las evidencias son entregadas a las instituciones responsables para que se investigue.
Photo by Antonio Lacerda/EPA

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

A principios de este año unos policías le dispararon a Igor Silva, un joven de 19 años, en la favela Maré, de Río de Janeiro. Luego arrastraron su cuerpo sin vida hacia la camioneta oficial y se lo llevaron. Este hecho no habría pasado a mayores, de no haber sido por una fuente anónima que envió el video de lo ocurrido al sitio web y al número especial de WhatsApp llamado DefeZap.

El proyecto DefeZap se basa en la frustración que muchas veces provocan las fotografías y videos publicados en las redes sociales en los que hay malos tratos de la autoridad contra los ciudadanos, y está pensado para descubrir los abusos de poder, y llevar a cabo una reforma en la política de seguridad.

Publicidad

La ONG llamada Meu Rio, creó DefZap en un esfuerzo para aprovechar el poder de estas imágenes de una manera más efectiva. El nombre es una combinación del término "zap", que es usado en Brasil para referirse a WhatsApp, y "defesa", que significa defensa en portugués.

"Queremos quitar la reacción sensacionalista de esta evidencia de la brutalidad policial, que sólo tiene un impacto temporal y desensibiliza a la gente del problema", dijo Guilherme Braga, coordinador del proyecto respecto al efímero impacto que suelen tener las imágenes que se comparten en las redes sociales.

Una vez que se tienen los videos, Meu Rio los distribuye a los cuerpos responsables de investigar y de responder por los abusos de poder cometidos por agentes públicos. Eso fue lo que el grupo hizo con el video de Silva, y ahora el caso ya está siendo indagado por parte de la fiscalía de la ciudad.

América Latina, número uno en participación en redes sociales… y paraíso para marcas. Leer más aquí.

Miembros de Meu Rio dicen que la estrategia está diseñada para ayudarlos a ir más allá de la barrera administrativa en casos específicos, así como para combatir la tendencia de las autoridades a tratar las faltas de los oficiales como simples transgresiones individuales. Planean usar el material como evidencia de los problemas institucionales subyacentes en un esfuerzo por obligar a una reforma más amplia.

Activistas y expertos en Brasil actualmente abogan por desmilitarizar la fuerza policial. Una encuesta realizada a oficiales de la policía, por una ONG dedicada a evaluar las fuerzas de seguridad, encontró que un 74 por ciento de los oficiales apoyan dicha medida. Otras recomendaciones incluyen aumentar los salarios, un control más riguroso de armas, y el uso de cámaras en los vehículos.

Publicidad

'La gente no reporta los incidentes porque creen que no sirve de nada'.

Meu Rio lanzó oficialmente el sitio de DefeZap y su número de WhatsApp a principios de este mes a lo largo del área metropolitana de Río de Janeiro, pero los activistas afirman que su uso ya fue probado durante un periodo de prueba que comenzó en febrero de este año.

De acuerdo con la ley brasileña, siempre que una muerte ocurra frente a un policía, el cuerpo y toda la evidencia de la escena deben permanecer intactos, para que así puedan ser analizados por la Coordinadora de Recursos Especiales (CORE).

Las grabaciones del caso Silva son un perfecto ejemplo de la necesidad que existe de una mejor vigilancia, ya que no sólo muestra una obvia violación del protocolo, también contradice directamente la versión de la policía, la cual afirma que el joven murió durante el trayecto al hospital. Los oficiales dijeron que fue herido durante un "conflicto" con la policía.

La policía de Baltimore disparó contra un niño de 13 años que portaba una pistola de réplica. Leer más aquí.

Los reportes de la prensa del día que falleció Silva, apuntan a la versión oficial, de que la víctima fue encontrada en posesión de un arma calibre 40, un radio y una chaleco antibalas. Familiares y vecinos niegan las declaraciones, que fueron contradictorias también con lo que se veía en su perfil de Facebook, donde se puede ver un joven empleado de farmacia de enorme sonrisa con una afición por las selfies en espejos. Pero fue sobre todo el video lo que terminó por desmentir los cuestionamientos.

Publicidad

Los conflictos armados son eventos de casi todos los días en las favelas de las ciudades brasileñas, con un aterrador número de muertes atribuidas a la policía. Un reporte difundido por el Foro Brasileño de Seguridad Pública afirma que la policía mató a 3.009 personas en 2014, unas 8 muertes al día.

'Las personas tienen miedo de lo que la policía pueda hacer en su contra'.

Activistas culpan de la brutalidad a la llamada "pacificación", estrategia de seguridad de los últimos años, enfocada en unidades de policía fuertemente armadas establecidas en las favelas de las grandes ciudades, encargadas de recuperar a la fuerza el territorio ocupado por los cárteles. Se reporta que estas operaciones se han intensificado en el periodo previo a los Juegos Olímpicos de Río, que deberán iniciar en agosto.

De acuerdo con Amnistía Internacional, la policía fue responsable de la muerte de 580 personas en la ciudad, que ocurrieron durante la Copa Mundial de 2014. Además los homicidios cometidos por policías aumentaron a 645 en 2015, y parecen seguir en aumento, con muchas de las víctimas asesinadas simplemente por haber estado en el lugar y momento incorrectos. Los incidentes reportados en abril incluyen la muerte de un niño de cinco años, además de cinco hombres asesinados durante un operativo policiaco para atrapar a un traficante de drogas que terminó escapando.

La policía de México es peor que la de Tanzania, Sierra Leona, Honduras. Leer más aquí.

Publicidad

"Aceptar por adelantado que alguien que ha cometido un crimen, o es sospechoso de haberlo hecho, significa adoptar el barbarismo y abandonar la ley", comentó Renata Neder, consejera de derechos humanos para Amnistía.

La organización internacional con base en Londres, también señala la manera en que la violencia afecta a los jóvenes negros. Un estudio centrado principalmente en el norte de Río, encontró que 99,5 por ciento de las víctimas de los abusos de poder entre 2010 y 2013 eran hombres. El mismo estudio encontró que 80 por ciento eran negros, y un 75 por ciento tenía una de edad de entre 15 y 29 años.

"La violencia del estado es justificada por los brasileños cuando se ejerce sobre un grupo social específico, visto como perturbadores de un orden 'abstracto'", dijo Pedro Geraldo, profesor de seguridad pública en la Universidad Federal de Brasil. El Foro Brasileño de Seguridad Pública encontró que 50 por ciento de los residentes en las grandes ciudades de Brasil están de acuerdo con la opinión general del país, "un buen criminal es aquel que está muerto".

Los activistas aseguran que los medios avivan la situación cuando dan a conocer de manera poco crítica los reportes de muertes de civiles, en los cuales se presume que son traficantes armados, como en el caso de Silva.

Advertencia: Contenido gráfico.

Video vía Contato DefeZap en Youtube

La mayoría de las víctimas ni siquiera considera reportar los abusos sufridos, y los que se animan a hacerlo generalmente se encuentran con prejuicios institucionales, lo que puede resultar peor.

Publicidad

Bira Carvalho, fotógrafo de 45 años de la favela de Maré, reportó recientemente el robo de su casa, asegurando que fue perpetrado por el Batallón de Operaciones Policiales Especiales (BOPE), unidad de la policía militar especializada en llevar a cabo operaciones de alto riesgo. Se le informó que su caso ha sido el primero que investiga las actividades de la policía en su comunidad.

"La gente no reporta los incidentes porque creen que no sirve de nada. Hay demasiada burocracia, y al final del día se trata de la policía que se investiga a sí misma", dijo Carvalho. "Las personas tienen miedo de lo que la policía pueda hacer en su contra, así como de lo que podrían hacer los cárteles si la policía empieza a involucrarse demasiado en el vecindario".

'La policía brasileña mata más que nadie en el mundo, pero también son los que más mueren'.

La historia es la misma cuando se trata de asesinatos cometidos por oficiales. Amnistía Internacional analizó 220 investigaciones sobre muertes atribuidas a policías en 2011. Encontró que sólo una queja formal se ha estado investigando, en un periodo de cuatro años. Sólo un 16 por ciento de los casos han sido resueltos en 2015.

Aún así, varios activistas insisten en la necesidad de evitar poner mucho énfasis en la brutalidad de oficiales individuales, quienes sufren a su vez de violencia. Según informa el Foro Brasileño, 398 policías fueron asesinados durante su servicio o fuera de él.

"Los policías también son víctimas", dijo Pimental, coordinador de la nueva plataforma DefeZap, quien señala que los oficiales tienden también a ser jóvenes, negros y pobres. "El estrés entre la policía es enorme y muchos experimentan un intenso sufrimiento psicológico. Siempre es bueno recordar que la policía brasileña mata más que nadie en el mundo, pero también son los que más mueren".

Sigue a Anna Sophie Gross en Twitter: @AnnaSophieGross

Sigue a VICE News en Español en Twitter:@VICEnewsEs