FYI.

This story is over 5 years old.

Estado Islámico impide la salida de civiles de Faluya para usarlos como escudos humanos

El movimiento se produce después de que el primer ministro iraquí anunciara una ofensiva para reconquistar la ciudad controlada por el grupo yihadista.
25.5.16
Combatientes del grupo chií iraquí Kataib Sayyid al-Shuhada cerca de Faluya, Irak, 23 de mayo de 2016. (Thaier Al-Sudani/Reuters)
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Estado Islámico habría desplazado a civiles hasta el centro de Faluya en un intento por emplear a los residentes de la ciudad iraquí como escudos humanos. Los combatientes yihadistas pretenden así repeler y contener la reconquista de la ciudad tramada por el gobierno. Así lo han comunicado agentes humanitarios y los líderes locales.

Faluya está a solo 60 kilómetros de Bagdad, en la provincia de Anbar, y lleva en manos de Estado Islámico desde principios de 2014. Entonces se convirtió en la primera gran ciudad en caer en manos de los combatientes yihadistas. El domingo, el primer ministro iraquí Haider al-Abadi anunció una ofensiva para reconquistarla y aseguró que "la bandera iraquí estará ondeando en breve otra vez en Faluya". La reconquista se ha fraguado después de que Estado Islámico haya orquestado una serie de atentados suicidas en Bagdad, que se habrían cobrado las vidas de más de un centenar de personas.

Publicidad

Este lunes, las fuerzas del gobierno y las milicias chiíes atacaron la ciudad apoyadas por los bombardeos de la coalición liderada por Estados Unidos. Abdi dijo que combatientes suníes participarán en la batalla, aunque no precisó de qué manera colaborarían. Los morteros y los bombardeos aéreos han caído sin descanso sobre Faluya, lo que ha impedido que casi nadie, excepto un puñado de civiles haya logrado escapar de la ciudad. En realidad, otros muchos civiles han sido trasladados hasta zonas más céntricas por los guerrilleros yihadistas de Estado Islámico.

"Estado Islámico ha estado trasladando a familias enteras hasta el centro de la ciudad con la intención de utilizarles como escudos y para detener así el bombardeo de las fuerzas de la coalición iraquí. Sin embargo, los bombardeos han seguido su curso", ha dicho Nasr Muflahi, el director en Irak de la misión de la organización humanitaria Consejo Noruego de los Refugiados.

Las estimaciones sobre el número de civiles que quedaría en Faluya oscilan entre las varias decenas de miles y los 100.000. Muflahi ha comentado que en las últimas 48 horas solo pudieron escapar unas 70 familias, y que Estado Islámico estaría haciendo todo lo posible por impedir su huida desesperada. Según contó, si la contienda se recrudece, se estima que unas 50.000 personas más intentarían huir.

'ISIS Crisis', el juego de estrategia del ejército canadiense contra Estado Islámico. Leer más aquí.

"Hay más combatientes de Estado Islámico en la ciudad de los que se esperaba. Los yihadistas han traído a guerrilleros extranjeros", ha comentado desde las afueras de Faluya. Según Sheikh, los terroristas habrían estado utilizando a muchos civiles como "escudos". El comandante contradijo las declaraciones de Abadi y aseguró que "no hay suníes implicados en la operación".

Faluya ya fue un escenario de combates encarnizados durante la ocupación estadounidense de Irak. A día de hoy se cree que el éxito de cualquier maniobra destinada a reconquistar la ciudad dependerá de la implicación de los suníes en la misma, puesto que se trata de una ciudad de mayoría suní. Cuando las fuerzas del gobierno y las milicias chiíes reconquistaron la ciudad de Ramadi a finales de 2015, la ciudad quedó prácticamente arruinada por completo. "No quieren que se repita lo que sucedió en Ramadi", cuenta Muflahi. "Ramadi fue convertida en una montaña de escombros".

Publicidad

Lise Grande es coordinadora humanitaria de Naciones Unidas en Irak. Grande dice que está "seriamente preocupada" por la suerte que puedan correr los civiles de Faluya. Se exponen a ser alcanzados por "los bombardeos, la artillería o el fuego cruzado".

"Nos preocupan profundamente las informaciones desde dentro de Faluya que señalan que Daesh estaría reclutando a familias y las estaría utilizando como a escudos humanos", añade.

¿La nueva manera de viajar hasta Estado Islámico? En barco y desde Australia. Leer más aquí.

Grande asegura que Naciones Unidas habría sido informada por las fuerzas de seguridad iraquíes sobre los movimientos que se están llevando a cabo para disminuir, en la medida de lo posible, el daño a civiles. Y es que son ya miles de ellos los que llevan horas intentando escapar del infierno que se avecina, según las informaciones que circulan por el lugar y que Naciones Unidas considera fidedignas.

Según Grande, si la ofensiva se asemeja en algo a la ofensiva que desembocó en la conquista de Hit, una aldea cercana a Bagdad ,en abril, "a los vecinos se les concederá la oportunidad de que se declaren neutrales y de conseguir protección". Sea cuál sea el curso de la batalla en Faluya, sería improbable que incremente demasiado la pavorosa cifra de 3,4 millones de iraquíes desplazados internamente. "Ahora mismo contemplamos que otros 3 millones estén siendo desplazados", comenta en relación a las distintas operaciones en curso contra Estado Islámico.

Publicidad

Incluso antes de la ofensiva de esta semana, Faluya ya parecía encontrarse a punto de vivir una auténtica catástrofe humanitaria. La ciudad lleva bajo el asedio de las fuerzas del gobierno desde el pasado mes de marzo. Según Human Rights Watch (HRW) a principios de abril la comida habría estado vendiéndose a precios exorbitantes. La bolsa de medio kilo de azúcar habría alcanzado los 500 dólares, mientras que se estarían pagando 750 por una bolsa grande de harina. HRW se hizo eco entonces de las palabras de los funcionarios, quienes habrían informado que las fuerzas del gobierno y las milicias chiíes "están impidiendo que cargamentos de comida y de otros bienes lleguen a la ciudad".

Christoph Wilcke, un investigador en HRW, ha comentado que le preocupa la posibilidad de que se produzca "un enfrentamiento indiscriminado entre las fuerzas del gobierno y las Fuerzas de Movilización Popular en la ciudad", ha dicho en alusión a la formación de la milicia chií. Además, también ha contado que existe cierto temor fundado a que Estado Islámico pueda utilizar armas químicas. Sin embargo, considera que habida cuenta que Faluya está siendo sitiada, "su capacidad de producción es una incógnita".

Lo cierto es que a las tropas estadounidenses la decisión de Abadi de atacar Faluya les ha pillado por sorpresa. Ellas hubiesen preferido atacar primero Mosul. El cambio de planes, sin embargo, parece haberse orquestado como un gesto de deferencia y respeto a las milicias chiíes. Estas habrían clamado venganza después de que los atentados suicidas perpetrados por Estado Islámico hayan exterminado a más de un centenar de los suyos a lo largo del último mes, tanto en Bagdad como en sus alrededores.

Avi Asher-Schapiro ha colaborado en este artículo.

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES