Πακιστάν

Una bomba acaba con la vida de 15 personas en un centro de vacunación de Pakistán

Los trabajadores de los centros de vacunación en Pakistán han sido durante mucho tiempo objetivo de los grupos militantes, que los acusan de actuar como una tapadera para las agencias de espionaje occidentales.
13 Enero 2016, 3:56pm
Imagen por Jamal Taraqai/EPA

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Al menos 15 personas habrían muerto cuando un suicida se inmoló en un centro de vacunaciones de la polio en la ciudad del poniente pakistaní de Quetta. El acto terrorista es uno más de una serie de ataques contra la campaña anti polio que se está llevando a cabo en el país.

Tanto los talibanes pakistaníes como su escindida facción Jundullah, que se ha declarado leal a Estado Islámico, se atribuyeron la autoría del atentado.

La mayor parte de las víctimas mortales eran policías que habían llegado en una furgoneta para escoltar al equipo sanitario durante las vacunaciones que se llevaban a cabo en la provincia oeste de Balochistán. También murió un civil y, al menos, 25 personas resultaron heridas.

Un agente de policía que sobrevivió al ataque, Iqrar ul Hussain, dijo a VICE News que la explosión ocurrió alrededor de las 10 horas de la mañana. "Nuestra fuerza estaba lista para salir con el equipo de vacunación contra la poliomielitis, cuando tuvo lugar la explosión. Durante unos segundos no pude ver nada a causa del polvo. Luego, encontré a mis colegas muertos y cuerpos heridos en el borde de la carretera".

Ahmad Marwat, que se identificó como un comandante y portavoz de Jundullah, dijo que su organización estaba detrás del atentado. "Reivindicamos la explosión de una bomba en la oficina contra la poliomielitis. En los próximos días, realizaremos más ataques contra otras oficinas de vacunación contra la poliomielitis y contra los trabajadores de la polio", dijo a Reuters por teléfono.

Los trabajadores de polio han sido blanco de ataques por parte de militantes islamistas desde hace años, que han acusado a todos los programas de vacunación de ser una tapadera para las agencias de espionaje occidentales desde que en 2011 la CIA estableció una falsa campaña de vacunación contra la hepatitis-C en Pakistán en un intento de localizar a Osama bin Laden.

Se han extendido rumores de que las vacunas esterilizan a los niños pakistaníes, o incluso algunos más disparatados, como que contienen grasa de cerdo o alcohol.

Muchos padres pakistaníes ahora se niegan a vacunar a sus hijos, lo que ha conllevado un aumento de los casos de poliomielitis en el país. Decenas de trabajadores de vacunación han sido asesinados.

Pakistán y su vecina Afganistán son los dos únicos países en el mundo donde la poliomielitis sigue siendo endémica, según la Organización Mundial de la Salud.

La campaña para erradicar el virus en Pakistán ha tenido algo de éxito reciente, a pesar de algunos casos nuevos el año pasado, pero la violencia contra los trabajadores de vacunación ha afectado y disminuido las campañas.

Muhammad Zubair Khan y Reuters han contribuido a este artículo.

_Sigue a VICE News En Español en Twitter: _@VICENewsEs