FYI.

This story is over 5 years old.

Europa quiere reescribir la normativa migratoria y redoblar los controles fronterizos

La UE se está planteando reformular los requisitos legales que exigen que los refugiados clamen asilo en el primer país europeo al que lleguen; y tomar huellas dactilares e imágenes faciales de todos los ciudadanos no europeos que entren en el...
Refugiados esperan en un campamento en Eslovenia el 29 de octubre de 2015. (Imagen por Antonio Bat/EPA)
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El ejecutivo de la Unión Europea (UE) presentará hoy mismo sus propuestas para revisar la solicitud de asilo y fortalecer sus fronteras. La intención no es otra que fiscalizar tanto el flujo de migrantes como las posibles amenazas a la seguridad continental.

El rotativo británico The Guardian ha informado que la Comisión Europea emitirá una notificación en la que propondrá dos alternativas para dirimir las normativas sobre asilo. La primera opción pasa por derogar las regulaciones fijadas en la convención de Dublín, según las cuales todo refugiado debe pedir asilo en el primer país de la Unión Europea al que llegue. La nueva política pretende favorecer un sistema de redistribución obligatorio por los 28 estados bloque, que contemple factores como la riqueza y la capacidad de cada país. La segunda alternativa consistiría en que se permita que los refugiados puedan ser distribuidos por distintos países en épocas de crisis.

Publicidad

La masiva llegada de refugiados durante los dos últimos años ha puesto al descubierto las "debilidades estructurales y la falta de recursos en el diseño y la implementación de las políticas migratorias y de asilo de refugiados". Así se expresará el nuevo boletín de la Comisión Europea, según informa el The Guardian.

El documento también pretende subrayar el combate a las amenazas a la seguridad continental. Según contempla el documento, los atentados terroristas de París y Bruselas "han obligado a revisar de manera más rigurosa la necesidad de unir esfuerzos y de fortalecer la gestión fronteriza, las políticas de migración y la cooperación en materia de seguridad en todo el continente".

Los atentados terroristas de París y de Bruselas han matado a más de 160 personas en menos de medio año. Los aberrantes ataques, reivindicados por la organización yihadista Estado Islámico (EI) han servido para fortalecer los discursos de todos aquellos que reclaman la intensificación de los controles de seguridad y de compartir informaciones entre fuerzas de seguridad, ministerios y puestos de control. No corren días demasiado favorables para quienes creen que el control abusivo y la ausencia de privacidad que generará la vigilancia son potencialmente mucho más peligrosos para la integridad moral y sociopolítica del viejo continente.

En imágenes: refugiados sirios en Melilla, el último muro para alcanzar el sueño europeo. Ver aquí.

Publicidad

Rob Wainwright — responsable de la fuerza policial europea Europol — subrayó ayer la existencia de un vínculo indirecto entre la crisis migratoria europea — fagocitada por el desembarco de más de 1 millón de refugiados en poco más de un año — y la amenaza yihadista. Su argumento es que algunos combatientes yihadistas, probablemente uno o dos, se habrían aprovechado del caos de migrantes en las fronteras para entrar en el viejo continente.

La agencia de fronteras europea, Frontex asegura que dos de los perpetradores de los atentados de París cometidos el pasado 13 de noviembre habrían entrado a Europa por Grecia con pasaportes sirios falsos, algo que la autoridades helenas solo detectaron tiempo después de que los terroristas hubiesen entrado.

"Se sabe que varios ciudadanos de la UE habrían viajado a las zonas de conflicto en Oriente Medio con fines terroristas y que habrían regresado convertidos en una auténtica amenaza para la seguridad nacional y continental. Existen evidencias que señalan que los terroristas habrían entrado en Europa por los mismos puntos por donde lo habría hecho gran parte de la migración irregular", señala la comisión en su propuesta.

Claro que la Unión Europea dispone de más de una docena de bases de datos fragmentadas para la gestión de datos fronterizos. Y a menudo las operaciones de las fuerzas de seguridad están plagadas de agujeros o de inexactitudes que provocan que no puedan funcionar de manera coordinada. Igualmente, los datos de los funcionarios de aduanas siguen estando demasiado estratificados.

Publicidad

Por todo ello, la Comisión prevé trazar hoy una serie de propuestas técnicas con el objetivo de fortalecer las regulaciones y mejorar la forma en que se comunican las unas con las otras, que deberían de contemplar, entre otras cosas, el funcionamiento bajo un mismo interfaz.

Por qué el acuerdo migratorio entre la UE y Turquía será un fracaso. Leer más aquí.

Y por mucho de que no se trate de una idea nueva, el caso es que acometer dichas medidas exige adoptar medidas complejas que incorporen una serie de desafíos técnicos y legales que equilibren la necesidad que existe de fortalecer la información y la seguridad, con el respeto a la privacidad.

La Comisión también ha revisado una propuesta, redactada por primera vez en 2013, que contempla un sistema de "entrada y salida" para aquellos que desembarquen en la UE procedentes de un tercer país. La intención no es otra que "reducir la migración irregular combatiendo el fenómeno de las estancias demasiado largas y contribuir a la lucha contra el terorismo y los delitos más graves".

El nuevo sistema también contempla implementar para 2020 un registro de información sobre todos los extranjeros no europeos que lleguen procedentes de fuera del continente. Estos deberán de permitir que se les tomen cuatro huellas dactilares y una fotografía facial.

Cientos de europeos se han aventurado rumbo a Oriente Medio para unirse a la lucha de Estado Islámico y algunos de ellos han regresado de su formación por alguno de los 28 países de la Unión Europea. Uno o dos de ellos, subraya el ejecutivo europeo, habrían estado implicados en los atentados de París.

Ello también ha desatado la discusión sobre la necesidad de estrechar los controles sobre los ciudadanos europeos que se encuentren en fronteras no continentales, claro que tal es un ángulo que no ha sido contemplado en el documento que la Comisión discute hoy.

Otro de los temas que será abordado será el llamado PNR — un acuerdo europeo para permitir compartir la información de los pasajeros de los aviones, que lleva siendo arduamente debatido durante meses. La Comisión asegura que debería de adoptarse en las "próximas semanas", y que resultará fundamental en los esfuerzos para incrementar la seguridad.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs