COLOMBIA

Mueren 89 niños indígenas por desnutrición en La Guajira colombiana en 2016

Este fin de semana se reportó la muerte de dos recién nacidos de la etnia Wayúu. La pobreza, la sequía y la violencia azotan a este pueblo y algunos de sus líderes comunales ya han sido asesinados y otros amenazados de muerte.
10.1.17
Imagen por Soraya Mesa/VICE News.

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

La pobreza, la falta de atención gubernamental y la sequía, han hecho que La Guajira colombiana se esté convirtiendo en una trampa mortal para cientos de niños indígenas wayúu. El hambre ha provocado que el pueblo viva una crisis de decesos que parece ser invisible a los ojos de las autoridades y de la sociedad colombiana.

Durante el pasado fin de semana, dos recién nacidos, de 11 y 18 meses, fallecieron a consecuencia de la desnutrición en la zona, donde se asienta este grupo indígena. No son los primeros muertos en lo que va del año; el 5 de enero, otra menor murió, según declararon los líderes comunales a los medios locales. La muerte de los tres niños es el último eslabón en una cadena muerte que se intensificó el año pasado, cuando los medios de comunicación nacionales informaron que durante 2016, murieron 89 niños por la misma causa.

Publicidad

Los líderes indígenas wayúu afirmaron que durante 2015 se registraron 37 decesos y en 2014 fueron 48, pero la cifra más alarmante es la que se asienta en los datos proporcionados por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), los cuales señalan que entre el 2008 y el 2013, en La Guajira murieron 278 niños por falta de comida. Sin embargo, 4.151 fallecieron por enfermedades relacionadas a la desnutrición.

A pesar de existir programas gubernamentales para enfrentar la crisis, los decesos no se han podido frenar significativamente. Algunos de los líderes de los wayúu han rechazado la intervención del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), una institución que pretende abrir procesos judiciales contra los padres que no atiendan a sus hijos. Los líderes han dicho en varias ocasiones que las políticas del ICBF no respetan sus usos y costumbres como pueblo, y en otras se han negado a que sus hijos sean llevados a centros de salud porque no ahí no serán atendidos con procedimientos de medicina tradicional, informó el diario El Tiempo.

La muerte de 400 niños wayúu que tiene desolada a La Guajira colombiana. Leer más aquí.

Pero no sólo la desnutrición azota a los wayúu, también la violencia. El mes pasado, la Asociación Wayúu Araurayu emitió un comunicado, dirigido al presidente Juan Manuel Santos, en el que daban cuenta del asesinato de uno de sus dirigentes: Rafael Lubo Aguilar, dirigente comunal, y de las amenazas de muerte que han sufrido integrantes de la misma por "el simple hecho de promover y defender derechos y denunciar actos de corrupción que atentan contra la autonomía de nuestra etnia".

Acusaron sobre una posible escalada de violencia perpetrada por organizaciones criminales que pondría en riesgo la vida de sus dirigentes y la de sus familias. "Las denuncias sobre hechos que atentan contra la vida y honra de dirigentes wayúu araurayu son del conocimiento de las instituciones del Estado desde hace varios años y a la fecha no ha sido posible que nos brinden la protección para la salvaguarda de nuestras vidas".

Además hicieron un llamado a los pueblos indígenas de Colombia para que exijan al gobierno que proteja e investigue los hechos criminales de los que han sido víctimas.

Líderes wayúu se reunirán mañana con Jorge Enrique Vélez, gobernador de La Guajira, en una mesa de trabajo que pueda abrir el camino para solucionar los problemas que padece la comunidad.

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES