FYI.

This story is over 5 years old.

ESPAÑA

España rechaza reubicar a 4.288 refugiados propuestos por la UE y acogerá a 1.300

La negativa del Ministerio de Interior español y de otros estados miembros dificulta a Bruselas cumplir el reparto de 40.000 demandantes de asilo. De momento, el acuerdo alanzado sólo permitirá reubicar a unas 32.000 personas.
21.7.15
Imagen por Boris Gradonski/AP

La cuota de refugiados que España está dispuesta a acoger está lejos de la propuesta inicial de la Unión Europea (UE). Bruselas propuso al Gobierno español acoger a 4.288 solicitantes de asilo sirios y eritreos de los 40.000 que deben distribuirse en todo el territorio comunitario. Finalmente, el ejecutivo de Mariano Rajoy aceptará solo a 1.300 de estos demandantes.

La falta de acuerdo en el seno la UE para distribuir los 40.000 refugiados estipulados ha provocado que Francia y Alemania deban asumir el grueso de la reubicación. París ha aceptado recibir a 6.752 personas y Alemania, a 10.500. Por otro lado, Dinamarca y Reino Unido hacen uso de la salvaguarda que les permite quedar fuera del proyecto, mientras que Austria y Hungría han ofrecido "cero" plazas. Irlanda, que cuenta con la misma salvaguarda que los británicos, ha elegido participar y reubicará en su territorio a 600 demandantes de asilo.

Publicidad

"Hemos ofrecido una cifra de reasentamiento de 1.449 personas y 1.300 para el programa de reubicación, lo cual nos sitúa en una posición muy adecuada", declaró, ayer, el Ministro del Interior español Jorge Fernández-Díaz en el Consejo extraordinario de ministros europeos de su área.

Según la Comisión Europea, la reubicación es un mecanismo de respuesta de emergencia para liberar de presión migratoria a Grecia y a Italia acogiendo parte de la intensa afluencia de personas venidas de Siria y Eritrea estos últimos años. Los estados miembros recibirán 6.000 euros por cada persona que acojan en este régimen.

El ministro Fernández Díaz comparó el programa de reubicación con una casa "con muchas goteras que inundan distintas habitaciones" y en la que se opta por "distribuir el agua entre habitaciones en lugar de taponar".

Por otro lado, el reasentamiento es una recomendación de Bruselas que pide que se dé acogida a 20.000 personas de terceros países que solicitan asilo desde fuera de la UE, con el estatus de refugiado aceptado, y con arreglo a los criterios de identificación del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

En ambos casos, la acogida se dará a lo largo de dos años y suman unas 60.000 concesiones de asilo en total.

El mundo alcanza la cifra récord de 60 millones de refugiados y España se desentiende. Leer más aquí.

Las declaraciones de Fernández Díaz se produjeron un día antes de la entrada en vigor de la directiva europea por la que se aprueban normas para la acogida de los solicitantes de protección internacional, y de la directiva sobre procedimientos comunes para la concesión o la retirada de la misma protección. En la UE, una directiva es un mandato que establece un objetivo al que cada país que la integra debe decidir cómo llegar a él.

Publicidad

En una nota de prensa, la delegación española de ACNUR se ha mostrado preocupada por las actuales condiciones de acogida en España.

"La Agencia de la ONU para los Refugiados considera que tanto la duración de los programas como la actual infraestructura de los servicios destinados a este colectivo, incluidos los CETIS de Ceuta y Melilla (Centros de Estancia Temporal para Inmigrantes), donde más del 80% son refugiados sirios, no están dando una respuesta adecuada a las necesidades de los solicitantes de asilo y refugiados en España, y están exponiendo a muchas personas a situaciones de riesgo y de marginación", expone el texto.

Para ACNUR, la situación es grave: "La Delegación en España de ACNUR recibe casi a diario visitas y llamadas de personas desesperadas que no tienen un lugar en el que pasar la noche, por estar a la espera de acceder a los servicios de acogida o haber agotado el límite de los 6 meses en principio establecidos para poder permanecer en un centro especializado".

El Alto Comisionado recuerda en la misma nota que el Estado español "sólo acoge al 1% de los solicitantes de asilo que llegan a la UE" y que "el número de solicitudes ha ido creciendo en los últimos tres años, pasando de 2.500 en 2012 a 6.000 en 2014".

España rechaza refugiados mientras concede permisos de trabajo a extranjeros por dinero. Leer más aquí.

"Esta es otra oportunidad para que se demuestre que se puede hacer algo conjuntamente en la UE. La política de asilo es un sistema muy disfuncional, pues la gente que llega a un país y se marcha a otro porque las condiciones son tremendamente diferentes", declara a VICE News, María Jesús Vega, responsable de comunicación y relaciones externas de la delegación en España de ACNUR.

Publicidad

Coincide en esta preocupación Pascale Coissard, portavoz de la Comissió Catalana d'Ajuda al Refugiat, asociada a la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), quien entiende que lo que hace España es "regatear para no asumir sus responsabilidades con las personas refugiadas", partiendo de una propuesta de mínimos que, a su parecer, ya ha quedado obsoleta, con los 150.000 personas que han llegado a Europa entre enero y junio.

"La directiva establecerá unos estándares mínimos. Habrá que evaluar su alcance, pero hoy en España un demandante de asilo puede estar un máximo de seis meses en un centro de acogida, mientras que en Bélgica pueden estar un año y medio", declara Coissard a VICE News. "Luego hay países de la UE que tienen centros especializados para mujeres solas, mujeres con hijos, víctimas de torturas… Colectivos vulnerables en general, y en España no existen recursos específicos", insiste.

María Jesús Vega entiende que los acuerdos para organizar la distribución de las cuotas son un paso adelante, a la espera de que el Parlamento europeo lo acepte formalmente. Pero matiza: "Esperábamos que los estados miembros pudieran haber cubierto el tope de las peticiones que se habían realizado para reubicación de gente desde Grecia y desde Italia, esas 40.000 personas que necesitaban refugio internacional. Se ha llegado a 32.256. Confiamos que de aquí a diciembre se puedan cubrir esas plazas que quedan pendientes de asignación".

Publicidad

El pasado 27 de mayo, el ministro de Exteriores español, José Manuel García Margallo, desestimó la cuota propuesta por Bruselas al considerar que "no tiene en cuenta el alto nivel de paro en España, que dificulta la capacidad de integrar a los refugiados".

La propuesta se circunscribía dentro de la Agenda Europea de Migración que la Comisión Europea presentó el pasado 13 de mayo. La iniciativa planteaba la adopción de medidas inmediatas para "responder a la situación de crisis que existe en el Mediterráneo como los diversos pasos que deben darse en los próximos años para gestionar mejor la migración en todos sus aspectos", según la nota de prensa de la propia comisión.

"Europa no puede permanecer impasible mientras se pierden vidas", afirmó entonces, tajante, el comisario de Migración, Asuntos de Interior y Ciudadanía Dimitris Avramopoulos.

La Agenda fue la respuesta de la UE al naufragio en el Canal de Sicilia de un pesquero con cerca de 700 personas de origen africano a bordo. Carlotta Sami, de ACNUR, llegó a afirmar que "parece que estamos ante la peor masacre jamás vista en el Mediterráneo". Desde el año 2000, hay registradas más de 27.000 muertes en este mar.

Mira este documental de VICE News, Europa o muere: cruzando la valla de Melilla (Episodio 1)

Sigue a Quique Badia en Twitter @qbadiamasoni