ESPAÑA

No olvidemos que Benidorm es la mejor ciudad turística de España

Benidorm es el Nueva York de los que nunca han soñado con Nueva York.

por Ana Iris Simón
05 Julio 2019, 3:45am

Imagen de Martín Parr cortesía de Editorial Barret

En 1953, el entonces alcalde de la localidad, Pedro Zaragoza, viajó en Vespa desde Alicante a Madrid —o al menos eso cuenta la leyenda fundacional de Benidorm— para pedirle a Franco que le dejara abrir su ciudad al turismo. A finales de los 60, un almadrabero y una ama de casa, como tantos otros miembros de la clase obrera del lugar, deciden montar un modesto hotel para los alcoyanos y los madrileños que empezaban a veranear por allí. Le ponen de nombre Hotel Joya.

En el 97, el más tarde director de la Agencia Magnum Martin Parr dispara una foto a unos turistas con un edificio colmena a la espalda y unas sombrillas de playa con franjas horizontales de colores cubriéndoles del sol. Uno de ellos está en una tumbona, con la cruz que cuelga de la cadena de oro que lleva en el pecho ladeada para que no le deje marca el Sol.

1562231899322-02
Leo Bassi y el pato flotador gigante de Benidorm. Imagen vía Benidorm Televisión

En julio de 2010, Benidorm y Leo Bassi entran en el Guinness de los récords: el cómico coloca un flotador con forma de pato de cuarenta metros de perímetro, catorce de diámetro, siete de altura y doscientos cincuenta kilos de peso en "la playa familiar más conocida de Europa, no digo del planeta pero a lo mejor sí". El lugar de las familias en verano, y por ende, la capital del flotador, alberga el más grande del mundo por unas horas.

En 2008, Martina Navarro, una niña de cinco años del CEIP Ausiàs March dice que lo que más le gusta del lugar en el que vive, Benidorm, es "la calle de su abuela, porque por allí puede pasear". Josep Antoni, que entonces iba a sexto de primaria, escribe que Benidorm "necesita juegos o edificios como, por ejemplo, una casa de la cultura, un metro o un aeropuerto sobe el mar como el de Hong Kong". En 2009, el festival de punk Funtastic Dracula elige la ciudad como sede. En una entrevista, sus responsables responden, al ser preguntados por qué les aporta la ciudad, que "tiene salas con forma de ovni". En 2013 se celebra en el Cementerio de Sant Jaume de la localidad el funeral de Manolo Escobar, que llevaba años viviendo allí.

1562231764733-BENIDORMDREAMS0001
Edificios colmena en Benidorm. Imagen vía Roberto Alcaraz

De todos ellos habla ENSAYO Y ERROR BENIDORM, que acaba de publicar la Editorial Barrett. "¿En qué mente no suena un clic al enterarse de que en una mismo edificio puedes bailar la conga y recrear escenas de Blade Runner?", dicen sus editores, Manuel Burraco y Zacarías Lara, sobre cómo y por qué se les ocurrió crear este libro. "Todo lo que teníamos en la cabeza sobre la ciudad y su urbanismo salvaje sin ningún tipo de conciencia ecológica era un mito. Y luego estaba la parte también atrayente de que Benidorm, como otras zonas turísticas de España pero quizá como mayor exponente representa la llegada de la modernidad y la apertura a España. Hace ya tiempo que llevábamos escuchando opiniones de amigos que se confiesan unos enamorados de Benidorm, pero que toda su vida han odiado el turismo de sol y playa. Algo ha pasado y está pasando y no deberíamos perdérnoslo, por eso sacamos este libro", cuentan.

1562231927301-Benidorm1
El mito del urbanismo salvaje en la ciudad es rebatido. Imagen vía Boris Strezelczyk

El mito del urbanismo salvaje de Benidorm es rebatido en el ensayo, un libro coral compuesto por voces que van desde niños locales hasta la escritora Marta Sanz o el vocalista de Los Nikis, por los arquitectos Carlos Ferrater y Xavier Martí. Hablan de que, a pesar de haber sido denostado durante décadas por considerarlo "ajeno al lugar, por su elección de promover la altura de los edificios o su excesiva densidad", pasado el tiempo el modelo de Benidorm ha sido, probablemente, "uno de los más sostenibles del litoral español por aspectos como el poquísimo territorio consumido (...) o la bajísima utilización del transporte privado".

1562231960788-HOTEL-JOYA
Postal del Hotel Joya de Benidorm.

"Hace dos años, publicamos La importancia de ser rosa, un cómic que habla del no querer destacar constantemente, de querer tener una vida vulgar y monótona, de 'esa extraña seguridad que te da un buen corte de pelo'. Benidorm habla de eso también", dicen sus editores, al hilo de una reflexión del urbanista Iago Carro sobre la ciudad: Benidorm nos gusta porque nos colectiviza, y eso es algo que hace tiempo hemos olvidado. "Si bien la ciudad es, entre otras cosas, el invento del anonimato, hay algo en Benidorm que extrema la posibilidad de disolverse en la masa, de ser parte de un colectivo, tan genérico como 'familiar', al que pertenecen todas las personas que la habitan temporalmente", escribe.

1562232049050-BENIDORMDREAMS0002
Edificios colmena en Benidorm. Imagen vía Roberto Alcaraz

"Benidorm es el Nueva York de quienes no han soñado nunca con ir a Nueva York", escribe Kike Parra. La capital mundial de la clase obrera reivindicando su derecho al ocio. "Un lugar donde lo cotidiano, lo misceláneo y lo divino se iguala y se entremezcla. Nadie es más que nadie y todos disfrutan como el más rico. Benidorm es democracia", escribe en este libro que reivindica la que era y sigue siendo, quizá injustamente una de las ciudades más denostadas de nuestro país el periodista Josan Piqueres. Y vaya si lo es.

Sigue a Ana Iris en @anairissimon.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.