Actualidad

Esta imagen se ha hecho viral porque nadie sabe qué hay en ella

¿Unas flores? ¿Un abrigo? ¿Una botella? ¿Un mantel? No, joder, no es nada de esto.
24.4.19
imagen reddit
Imagen vía Twitter

Miradlo bien, parece que ahí al fondo hay una botella de licor, ¿cierto? Pero no. Y eso de ahí arriba parecen unas flores, pero no. Y eso que está en primer término, a la derecha, eso negro peludito, es como una estola, ¿no? Pero tampoco. Si nos fijamos bien no es exactamente una estola, de hecho no es nada. En esta imagen nada es nada. Todo es nada. No sé si a vosotros también os pasa pero es que no entiendo una mierda de lo que hay en esta foto, os lo juro. ¿Qué coño es todo esto?

Publicidad

Por lo general, antes de fijarse bien, parece una especie de bodegón hecho con un montón de basura y objetos varios sacados del piso desvalijado de una anciana, todo tirado encima de un mantel blanco. Papeles de regalo arrugados, juguetes rotos, bisutería, pañuelos de tela, una ardilla disecada, unas gemas de cristal. Todo elementos antiguos que, sumados a ese color marrón que lo envuelve todo, nos trasladan hacia —insisto— el piso desahuciado de una señora mayor que acumulaba una variedad de piezas inaudita en las estanterías de sus muebles de fórmica barnizados.

satanás

Toda la instantánea huele a anís, a viejo, a espíritus, a esperpento católico, a pesadilla. No se está nada cómodo ahí dentro, hay fiebre supurando por cada textura y forma. Y no sé si a vosotros también os pasa pero a mí me invoca un sentimiento de tristeza monumental, un sentimiento de insignificancia, como si existieran criaturas arcanas y antediluvianas que representan el mal absoluto. Es puro terror cósmico lovecraftiano, esta imagen es el mismísimo Satanás mirándonos a la cara.

Como no hay referentes de nada estamos completamente perdidos. En este mundo que nos propone la imagen no sabemos tan siquiera si existe la gravedad, ¿hay una base sujetando este amasijo febril? ¿Está todo flotando como si fuera una bruma enferma? ¿Es algo tangible o un pensamiento? ¿Existe el espacio en esta imagen? Son tan solo manchas sobre una superficie plana, como si fuera una pintura no figurativa, pigmentos agrupados en elipses Kandinskyanas. Pero si no nos fijamos en ningún punto en concreto, toda la instantánea nos resulta tremendamente familiar, ya lo hemos visto esto, en algún lugar, en algún momento.

Nos transporta a un acantilado incomprensible, el terror más puro jamás experimentado, la nada más desoladora. Un miedo que nos agarra y se transforma en la experiencia de lo sublime, eso incomprensible y magnificente, como dijo Kant en su ensayo Lo bello y lo sublime “la vista de una montaña cuyas nevadas cimas se alzan sobre las nubes, la descripción de una tempestad furiosa o la pintura del infierno por Milton, producen agrado, pero unido a terror (…) las naturalezas que posean un sentimiento de lo sublime serán poco a poco arrastradas a sensaciones de amistad, de desprecio del mundo y de eternidad (…) lo sublime, conmueve”.

Creemos que conoceremos algún elemento y vamos recorriendo visualmente el lienzo sin lograr reconocer un solo objeto, intentamos asirnos a algún objeto que creemos identificar y cuya observación aplazamos hasta que aceptamos que no conocemos nada, y entonces miramos eso que creíamos identificar y descubrimos que tampoco sabemos qué coño es. Es todo tan extraño que no podemos reposar la vista en nada concreto, deambulamos y planeamos por la imagen sin poder anidar en ningún rincón. Al principio creemos que lo conocemos todo y al final nos rendimos ante la evidencia de nuestra propia inutilidad. Necesitamos referentes para comprender las formas y colores de este mundo, sin ellos, no somos capaces de nada, ni de existir.

Este experimento me recuerda a esas pesadillas generadas por el algoritmo de Google en ese proyecto llamado DeepDream pero sin tener esa estructura fractal, estos no-objetos son sólidos, no están compuestos por una suma de imágenes distintas. Aun así, lo que está claro es que parece ser una imagen generada a partir de varias imágenes aplicadas sobre una plantilla inicial. Por Dios, ahora mismo no hay cosa que más desee en el mundo que encontrar la imagen original de este delirio, necesito aferrarme a algo ante el abismo que me genera esta imagen.

Buscando este infierno en Google Images se llega a un comentario en reddit en el que un usuario afirma que en esta imagen “todo nos parece inquietantemente familiar pero, básicamente, no podemos reconocer nada. Esto pasa porque la imagen está diseñada para generar en el espectador la experiencia simulada de tener un derrame cerebral en el lóbulo occipital de la corteza cerebral, donde se produce la percepción visual”. La fiabilidad de esta afirmación es tan nula como nuestra capacidad de distinguir algún tipo de objeto en esta imagen endiablada pero si de algo podemos estar seguros es que es un portal directo hacia el terror y la locura, y en tanto que esto, es maravilloso haber podido experimentarlo.