Identidad

Por qué tantas personas siguen siendo amigas de sus exparejas

Varios investigadores han descubierto que los motivos de los individuos para permanecer conectados con una pareja anterior podrían condensarse en cuatro factores comunes.
Photo by Tana Teel via Stocksy

Aunque puede que algunas de nosotras hayamos tenido problemas para encontrar incluso aunque solo sea una razón para seguir siendo amigas de algún ex, un nuevo estudio publicado este verano en Personal Relationships (Relaciones personales) explora los diversos motivos por los que la gente mantiene lazos con parejas anteriores.

Varios investigadores de la Universidad de Kansas llevaron a cabo dos encuestas independientes para llegar a comprender mejor lo que ellos denominan "amistades post disolución" (APD). Aunque existen numerosos estudios que han tratado ese tipo de relaciones, este equipo empleó un enfoque teórico y analizó sus hallazgos a través de la lente del estilo de vínculo.

Publicidad

En la primera encuesta, 288 individuos, la mayoría de los cuales eran estudiantes de la Universidad del Medio Oeste, realizaron un test online que recopilaba información sobre datos demográficos, estilo de vínculo y rasgos de la personalidad. También se les mostró una lista de posibles razones para seguir siendo amigo de un ex ―como no querer perder una amistad o intentar ser civilizado― y se les pidió que calificaran hasta qué punto estaban de acuerdo con cada afirmación o que escribieran sus propios motivos. Los participantes que tenían un historial de haber seguido siendo amigos con una pareja anterior también explicaron cómo acabó siendo la relación, o cómo imaginaban que acabaría siendo.

El procedimiento fue similar en la segunda encuesta, que incluyó un grupo de 536 participantes, pero los investigadores les preguntaron quién hizo la oferta de seguir siendo amigos después de que terminara la relación y por qué había terminado.

Aunque debería tenerse en cuenta la pequeña muestra de ambos estudios, según los hallazgos de los investigadores seguir teniendo buena relación con una pareja anterior era bastante común entre sus encuestados: la mayoría de los participantes (el 59 por ciento en la primera encuesta y el 65 por ciento en la segunda) afirmaron que así era.

Los investigadores también destacaron cuatro motivos ofrecidos por los participantes para explicar por qué seguían siendo amigos de un ex: seguridad, practicidad, civismo y deseos románticos no resueltos. En muchos de los casos, estos motivos venían condicionados por las experiencias individuales de cada persona. Por ejemplo, las personas LGBTQ tendían más a citar la seguridad: dado que su comunidad es pequeña, es posible que tuvieran más probabilidades de querer mantener esa relación de alguna forma. Por otra parte, las personas que dependían de su ex para su estabilidad económica citaron razones prácticas para mantener una amistad después del romance. En ambos ejemplos, estas relaciones estaban asociadas a sentimientos más positivos, como la seguridad.

Aparte de querer ser civilizados y evitar el enfrentamiento, el cuarto motivo que surgió para mantener una conexión con un antiguo amor era, como era de esperar, un deseo romántico no resuelto. Esto "incluía elementos como no querer perder el sexo, seguir teniendo deseos románticos, no querer estar solos y no querer perder la protección de la otra persona", escriben los autores. La ansiedad por separación (o cuando a las personas les preocupa que las rechacen o las abandonen) era un factor de predicción positivo para el uso de este motivo en ambas encuestas. Los autores también descubrieron que esta razón estaba asociada a desenlaces negativos, como sentirse deprimido o celoso.

Omri Gillath, profesor adjunto de psicología en la Universidad de Kansas y uno de los autores del estudio, explica a Broadly que la conclusión es que las personas tienen distintos motivos para seguir siendo amigas de sus anteriores parejas y que esos motivos pueden desencadenar consecuencias diferentes para la amistad.

Mediante la comprensión del papel que desempeñan los distintos tipos de vínculo en las APD, explica, "podemos predecir más fácilmente quién seguirá siendo amigo de su expareja y por qué". Como resultado, "los terapeutas podrán ayudar mejor a sus pacientes y la gente podrá prepararse mejor para lo que esté por venir".