Una enorme telaraña roja resguarda memorias olvidadas
Todas las fotografías cortesía de la artista y Savannah College of Art and Design, 2017.
La persistencia de la memoria

Una enorme telaraña roja resguarda memorias olvidadas

La japonesa Chiharu Shiota hace viajes interdimensionales con sus instalaciones de tejido rojo.

El espacio de muestra está raptado por una red tejida color rojo, atrapando por su camino antiguas sillas de madera. Es un poco como si una enorme araña hubiera tejido una densa red carmesí, pero por las líneas esparcidas ésta evocara movimiento y no atrapamiento. La instalación evoca un espacio que alguna vez fue poblado, ahora abandonado.

Chiharu Shiota, una artista de instalación que ve lo ubicuo en objetos encontrados, fue comisionada el pasado febrero por Savannah College of Art and Design (SCAD) para traer su obra al museo de arte de la escuela. "Usé sillas para representar un salón de clases", cuenta Shiota a Creators. "Pero los cuerpos ausentes tienen una presencia fantasmal, también. Ellos representan a gente que no está ahí, sin embargo, su existencia anterior fue de tal magnitud que prácticamente puedes sentirlo".

Publicidad

El área que rodea SCAD es un lugar apto para la instalación específica para este lugar. La escuela de arte está localizada en el distrito victoriano de Savannah, un área llena de edificios históricos y restos de la guerra civil estadounidense. Y también es uno de los lugares más fantasmales del país norteamericano. Como cualquier ciudad histórica, muchas de sus reliquias han perdido significado, y el uso de Shiota de muebles antiguos juegan con la presencia de memorias perdidas.

Una vez que las sillas encontradas fueron puestas en su lugar, Shiota tejió su emblemático hilo rojo en líneas interconectadas a través del cuarto y por las sillas, creando un ambiente confuso que parece emanar una profunda energía roja.

"Cuando tejo tantos hilos prácticamente se convierte en una pintura para el ojo desnudo", dice Shiota. "La borrosidad es el movimiento repetido del tejido. Siempre intento pintar pinturas sin límites, así que crear estas telarañas es como dibujar en el aire, donde no tengo límite alguno a comparación con el lienzo".

Y conectar es lo que hace. Las caóticas intersecciones de "Líneas Infinitas" aluden a la interconexión de la memoria humana y cómo esas memorias son dependientes de objetos temporales, como las sillas vacías. Trabajos pasados de Shiota usaron el hilo carmesí como un medio simbólico que ajusta su significado a las respectivas piezas. Su obra "Viaje Incierto" fue una meditación sobre la impredecibilidad del viaje de la vida a través de un mar de riesgo, representado por hilos que cubrían siluetas fantasmales de botes de acero.

Publicidad

La instalación en la Bienal de Venecia 2015 de Shiota, "La llave en la mano" usó hilos escarlata para representar líneas de memoria y cómo se relacionan entre sí, conectando alrededor de 50,000 llaves donadas de personas por alrededor del mundo. Mientras "La llave en la mando" unió a las memorias tangibles, vivientes, de las personas, "Líneas Infinitas" subraya las memorias desconocidas que viven en objetos encontrados.

"El rojo representa la sangre en nuestro cuerpo, por tanto la vida misma", dice Shiota. "La línea roja es invisible para el ojo desnudo, pero está fuertemente conectado con la vida humana, Una vez que podemos acceder esta pieza de hilo rojo, podemos observar todas las relaciones como un todo. Lo que me inspira es la conexión que los humanos tienen con este color, sus particularidades y condiciones".

El laberinto que los espectadores caminan en "Líneas Infinitas" no tiene una resolución o final. Entonces, la obra le pide a la audiencia crear una narrativa para llenar el espacio vacío creado por los objetos encontrados. Las "bien gastadas" sillas podrían fácilmente haber salido del jardín frontal de una venta de garaje, olvidadas y sin sentido. "Mi obra es efímera", dice Shiota. "Las instalaciones son quitadas y los hilos son tirados".