elpapaXvice

Un satanista colombiano, amigo del papa Negro, nos habló del papa Francisco

Nos comunicamos con el gran Héctor Carmona, vocalista de la banda Luciferian, a ver qué opina de todo este revuelo.
Foto: Lania Lex | Cortesía: Héctor Carmona

Desde la Constitución de 1991, Colombia es un país laico. Esto significa que usted puede creer en lo que quiera y manejar su espiritualidad de la forma en la que se sienta más cómodo: a la par del estado laico, está la libertad de cultos. A pesar de esto, es cierto que más del 90% de los colombianos son católicos, lo que le da a esta religión un poder tan grande que logra influir en casi todo lo que pasa en el país.

Publicidad

Ese pequeño porcentaje restante es sumamente interesante porque está compuesto de un enorme abanico de creencias diferentes entre las que se encuentra el satanismo.

Al contrario de lo que muchos piensan, los satanistas no son gente sombría que hace sacrificios y busca la destrucción de la humanidad. Para nada. En verdad son personas cuya principal creencia es la libertad y manejan una espiritualidad muy individual, ligada sobre todo a la naturaleza y alejada de cualquier tipo de dios. El satanismo se basa en once principios entre los cuales están no maltratar niños, no matar animales, no violar, no robar y no molestar a las demás personas.

Por si acaso, esta Iglesia fundada en 1966 por Anton LaVey, no tiene nada que ver con la Iglesia de Satán fundada por Victor Damián Rozo en Pereira. Si bien los satanistas hacen rituales y ceremonias, todo es algo más bien simbólico y depende de cómo cada satanista lleve su propia espiritualidad.


Lea también:


En Colombia, sobre todo en el eje cafetero, el satanismo ha tenido gran influencia en gran parte gracias al poeta y filósofo Héctor Escobar Gutiérrez, el popular Papa Negro, quien falleció en 2014. Conocido como el Papa Negro, fue un pensador satanista muy respetado y con muchos seguidores. Héctor Carmona, quien hace más de 20 años es vocalista, guitarrista y líder de la banda de black metal Luciferian, es uno de sus discípulos. Con el tono cálido y amable con el que siempre habla, este satanista nos contó qué opina de Francisco y nos comentó qué le diría si tuviera la oportunidad de hablarle.

Publicidad

¿Como satanista, qué opina del Papa Francisco?
Para responder eso hay que tocar un par de puntos antes. El primero es que al satanismo uno lo ve como un símbolo que representa la libertad ante todas estas ideas que nos quieren imponer las religiones. Lo segundo es que aparte del tema de que el Papa representa a toda la Iglesia Católica, institución que uno rechaza de muchas maneras, hay que también ser consecuentes y caer en cuenta de que sorprendentemente, este Papa es uno de los más abiertos de mente que ha subido a ese cargo. No me extrañaría para nada que fuera víctima de un atentado o que incluso fuera asesinado por esa mafia que tienen allá en Italia. Él ha expresado ideas muy objetivas que van en contra de todo lo establecido por el catolicismo. Pienso que con esto, ellos (la Iglesia Católica) piensan mostrar una nueva cara para que la religión no se vaya acabando. Ahorita vemos que muchos católicos, o se han vuelto ateos, o se ha ido para otro tipo de religiones más extremistas como los evangélicos. En mi opinión, mucho de lo que ha hecho me parece muy respetable.

¿Si tuviera la oportunidad de sentarse a conversar con él, de qué le hablaría?
Sería interesante porque no hablaría con una pared. Muchas veces pasa que uno comparte con los religiosos y son muy cerrados a su creencia. Tanto, que uno prefiere no tocar el tema. A mí me gustaría conversar con este Papa varios de los temas que ha expresado, como la nueva visión que tiene sobre la religión. Ahora la Iglesia ha expresado cosas que ya no tiene que ver tanto con señalar al prójimo. Entonces, creo que sería una charla hasta amena en la que tocaríamos temas interesantes y conocería su visión de lo que pasa en el mundo. Aparte, siempre he pensado que uno llega a una madurez cuando es capaz de sentarse en una mesa con personas de diferentes pensamientos.

¿Qué opina de esta euforia y fervor fanático que se vivirá en distintas ciudades del país?
Si vas y hablas con gran parte de estas personas y les preguntas, ¿por qué creen y cuál fue el inicio de su pensamiento? Siempre vas a ver que es algo generacional, pero no entienden la razón por la que siguen esa religión. Les pides que te argumenten sobre su creencia y son muy pocos lo que lo hacen. Solo creen por creer. En este mundo, que es tan difícil, la salida más fácil es creer en algo para salvarse y que otro piense por ti. La salida difícil es afrontar el mundo e intentar razonar por sí mismo. Este fanatismo extremo es algo nocivo y peligroso. Ya tenemos conocimiento de lo que han hecho los religiosos en el pasado y esta gente puede llegar a un punto de atentar contra los que no piensan igual.

¿En medio de este fervor religioso, los satanistas han sido señalados o discriminados?
Afortunadamente, en estos tiempos, la mentalidad de las personas ha cambiado mucho. Yo admiro a los que iniciaron el satanismo, porque vivieron épocas muy complicadas en las que, si te proclamabas como satanista, las autoridades te acusaban de perpetrar violaciones, desapariciones o distintos crímenes. Ahora este tema ya no impacta tanto a la gente. Algunos dicen: "qué raro", pero no es como antes, cuando incluso querían agredirte, o te discriminaban.

¿Tienen planeado hacer alguna ceremonia o reunión espiritual?
No, para nada. En mi caso, me escudo con el metal. En verdad, esto no crea alguna repercusión. Lo que sí me da lástima es el gasto de dinero en un país laico, porque eso se podría usar en muchos temas sociales. Se supone que lo religioso es algo espiritual y ellos solo buscan lo material.

¿Usted cómo vive su espiritualidad?
Uno tiene muchas formas de emplear ese tema. En esta ideología puedes crear tu propia espiritualidad. Por ejemplo, yendo a un bosque a conectarte y llenarte de esa energía. Son diferentes formas que cada individuo puede aplicar.