Sexo

Cómo decirle a tu pareja qué te gusta en la cama

Varios expertos nos enseñan 11 formas eficaces de comunicar nuestras preferencias sexuales.
DS
traducido por Daniela Silva
MA
traducido por Mario Abad
20.6.18
Igor Madjinca / Stocksy

“A los 18 años me enteré de que tenía clamidia”, dice Mariah Johnson, activista y educadora sexual de Virginia Beach, cuando le pregunto qué recuerda de sus clases anteriores de educación sexual.

“Pensaba que mi pareja había usado protección, pero no. La situación habría sido distinta si hubiéramos insistido más en la importancia de usar protección y de hacernos las pruebas regularmente, pero él no lo sabía. Nunca se había hecho pruebas y no pensaba que fuera tan importante el tema de la protección”.

Publicidad

Las historias como la de Johnson son demasiado frecuentes y, obviamente, si la gente no aprende lo básico en materia de protección, tampoco va a aprender a hablar de ello con sus parejas. Afortunadamente para Johnson, esto ha cambiado: ahora, cuando tiene relaciones con alguien, siempre se lo menciona a su pareja.


MIRA:


“Tengo 22 años”, señala, “y todavía tengo que explicar a la gente lo importante que es usar protección”. Sin embargo, no siempre es fácil tener esa conversación. “Antes no era consciente de lo incómoda que me sentía al tener que hablar de eso”, dice. “Ningún profesor te explica cómo evitar el sexo cuando la persona con la que lo vas a hacer no quiere usar protección”.

La comunicación es esencial en las relaciones sexuales, y la falta de la misma tiene implicaciones más allá de la amenaza de contraer ITS. ¿Por qué es tan importante ser capaz de hablar de sexo con tu pareja? “Porque el 99,9 por ciento de la población todavía no ha desarrollado la habilidad de leer la mente”, responde Logan Levkoff, educador sexual de Nueva York. “Por lo general presuponemos que la gente sabe qué queremos, qué necesitamos”. Desgraciadamente, en la mayoría de los casos estamos dando palos de ciego.

“Procura que la conversación sobre sexo empiece al principio de la relación y que sea frecuente"

En vista de que a tantos de nosotros nos resulta complicado hablar de nuestras preferencias en la cama —tanto física como emocionalmente—, la Coalición Nacional para la Salud Sexual estadounidense ha creado un recurso en línea en el que se dan consejos específicos y guías para abordar estas situaciones. Bajo el título "Cinco pasos para una buena salud sexual”, esta guía pretende ser una herramienta para mejorar la salud sexual, y aunque la comunicación es solo una parte de esa guía, su importancia es considerable.

Así pues, ¿cómo hablar de sexo con tu pareja? Varios de los expertos implicados en la iniciativa Cinco pasos y otros profesionales de la sexualidad nos dan unos cuantos consejos.

Saca el tema al principio de la relación

“Procura que la conversación sobre sexo empiece al principio de la relación y que sea frecuente”, aconseja Justin Lehmiller, psicólogo social, investigador sexual y autor de Tell Me What You Want. “Desde el principio hay que intentar establecer una regla que normalice el hablar de sexo y deseo porque cuanto más esperes a hacerlo, más violento va a resultar introducir el tema”.

Supera la vergüenza

"La cultura pop y de los medios ha rodeado el tema de la conversación sobre sexo de un halo de bravuconería y chulería”, señala Levkoff. “El sexo es un tema violento. Hablar de sexo resulta violento. No mola nada, sientes vergüenza. Pero es posible superar eso. Mi mejor consejo es que luches por superar esa vergüenza, que no tengas miedo de decir que te resulta difícil tener esa conversación. El precio de no hacerlo puede ser muy alto”.

“Creo que la mejor forma de hacerlo es abordar el tema con sinceridad absoluta”, añade Brianna Rader, fundadora y presidenta de Juicebox, una aplicación que pone en contacto a usuarios con coaches de sexo y relaciones. “Puedes empezar diciendo, ‘Me gustaría hablar de algo contigo, pero me da un poco de vergüenza o miedo’. De esta forma, tu pareja podrá empatizar contigo y entender tu postura”.

Ten claro qué es lo que quieres

“No tenemos la capacidad ni el valor para averiguar qué queremos o necesitamos realmente, ni para pedirlo”, apunta Patti Britton, sexóloga clínica y educadora sexual de Los Ángeles. “Lo cierto es que no nos conocemos sexualmente porque nunca se nos ha enseñado o preparado para ser de una determinada forma con alguien, sexualmente hablando. Aprendemos mediante ensayo-error. Pero antes de pedir algo, debemos conocer bien nuestro cuerpo”.

Practica formas de expresar qué quieres y necesitas

“Parte del aburrimiento en la cama de mucha parejas se debe a nuestra incapacidad de expresar lo que queremos, nos gusta o necesitamos o no queremos, no nos gusta y no necesitamos”, explica Britton.

“La buena comunicación realmente se consigue con la práctica”, añade la sexóloga clínica Shan Boodram. Hay un millón de cosas que nos pueden interesar o gustar, sobre todo si tenemos pareja, por lo que en esos casos va a ser todavía más complicado hacerles saber lo que queremos sin práctica previa”.

No tengas miedo de pedir (más) ayuda

Hay infinidad de libros, herramientas en línea o listas que puedes rellenar con tu pareja”, señala Stella Harris, educadora sexual, coach de Juicebox y autora de Tongue Tied. Empezar de cero puede ser muy duro cuando no sabes qué opciones hay ni qué es lo que quieres. En estos casos, recibir ayuda puede marcar la diferencia: ir a un taller de sexo positivo o a algún terapeuta especializado”.

“Busca un modo de hacer que la conversación sea divertida, ligera, abierta y agradable”

No des por sentado que sabes lo que quiere tu pareja

“No hagas suposiciones sobre lo que le gusta a tu pareja”, dice Shula Melamed, coach de relaciones especializada en sexualidad humana. “Asimismo, no supongas que tu pareja no hace determinadas cosas porque no quiere o no sabe cómo. Tal vez ni siquiera sabe que tiene tu permiso para explorar nuevas cosas”. Por otro lado, “asegúrate de que hay consentimiento y no vas a sobrepasar ningún límite ni ninguna zona de confort accidentalmente”, dice Lehmiller.

Aborda el tema con curiosidad positiva

“Busca un modo de hacer que la conversación sea divertida, ligera, abierta y agradable”, señala Boodram. “Cambia tu mentalidad al respecto y plantéate qué puede gustarle a tu pareja o qué le excita. Haz que sea divertido. A fin de cuentas, la intención de todo esto es positiva, y esa debería ser la sensación”.

"Si no te sientes cómoda verbalizando determinadas cosas, la comunicación no verbal puede ser una forma efectiva de expresar tus preferencias e incitar a tu pareja a hacer unas cosas más que otras"

Incorpora la conversación en vuestros juegos sexuales

“Muchas veces a la gente le parece menos violento preguntar en el momento si algo le gusta a su pareja”, indica Melamed. “Más tarde podéis hablar sobre qué funcionó, qué no y qué le gustaría a tu pareja que se repitiera más. Uno de los dos va a tener que ser valiente y romper el hielo, y ese podrías ser tú. Verás como después de hacerlo te sentirás mejor”.

Presta atención a las señales no verbales

“Yo creo que deberíamos mejorar nuestra habilidad para leer los gestos corporales”, sugiere Britton. “En los dormitorios reina el silencio porque nadie quiere hablar del tema. Nadie sabe cómo hacerlo sin sentir vergüenza. Aunque también creo que hay lugar para el silencio en los encuentros sexuales, sobre todo cuando una persona está muy excitada o participando en algún tipo de juego de poder. En esos momentos, ¿cómo lees la expresión corporal? Porque esa es una forma de comunicación muy clara”.

Practica la comunicación no verbal

“La comunicación puede ser verbal o no verbal”, indica Lehmiller, “y si no te sientes cómoda verbalizando determinadas cosas, la comunicación no verbal puede ser una forma efectiva de expresar tus preferencias e incitar a tu pareja a hacer unas cosas más que otras. Por ejemplo, emir o gruñir durante el sexo puede servir como refuerzo positivo para tu pareja, que sabrá que tiene que continuar haciendo lo que hacía y volver a intentarlo en el futuro”.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.