FYI.

This story is over 5 years old.

1.200 efectivos israelíes toman un campo de refugiados palestino para destruir una sola casa

Tras la operación, hubo enfrentamientos entre los residentes palestinos del campo y las tropas israelíes. El primer ministro israelí ya anunció que se continuará con esta práctica de destrucción de los hogares para disuadir futuros ataques terroristas.
Imagen por Mahmoud Illean/AP

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

En una demostración de fuerza, 1.200 hombres de las fuerzas de seguridad israelíes irrumpieron en un campo de refugiados palestinos en Jerusalén Este el miércoles y demolieron la casa de la familia de un militante de Hamas que había llevado a cabo un ataque terrorista el año pasado en el que mató a dos israelíes.

Ingenieros militares israelíes, acompañados por bulldozers y cientos de policías y soldados, hicieron explotar la casa de Ibrahim al-Akari en el campo de refugiados de Shuafat miércoles por la mañana, según explicó la policía en un comunicado. Al-Akari condujo su coche contra una multitud de gente en Jerusalén en noviembre pasado matando a un oficial de la Policía de Fronteras israelí y a un civil, antes de ser asesinado a tiros por la policía israelí.

Publicidad

Según Haaretz, se produjeron enfrentamientos entre los residentes palestinos del campo y las tropas israelíes poco después de que se ejecutara la operación. La policía dijo que estaban preparados para responder ante cualquier agresión "con determinación y de manera agresiva hacia cualquiera, menor o adulto, que viole la paz o la trate de atacar a las fuerzas del orden, para luego procesarlos con todo el peso de la ley".

Shuafat una de las zonas más pobres de Jerusalén Este y que se encuentra atravesada por el muro israelí, es un punto de frecuentes enfrentamientos entre palestinos y fuerzas de seguridad israelíes.

Terrorists house demolished in Shuafat this morning. The terrorist murdered innocent Israelis in attack in November — Micky Rosenfeld (@MickyRosenfeld)December 2, 2015

"Casa un terrorista demolida en Shuafat esta mañana. El terrorista asesinó a israelíes inocentes en un ataque en noviembre".

Un vídeo desde el interior del campamento muestra a soldados israelíes anunciando la cuenta atrás. "Tres, dos, uno" dicen en hebreo antes de volar la casa.

Israel destruye sistemáticamente las casas familiares de aquellos que están condenados o son sospechosos de haber llevado a cabo ataques terroristas, incluso aunque el presunto militante ya haya muerto, haya sido asesinado o se encuentre bajo arresto. La controvertida práctica ha sido frecuentemente criticada por grupos de derechos humanos, que argumentan que es equivalente a un castigo colectivo y es una violación del derecho internacional.

Publicidad

La operación del miércoles fue inusual ya que se ejecutó durante el día e involucró un despliegue masivo de tropas. También se acompañó de una serie de redadas nocturnas en Cisjordania, según informó el Times de Israel, en las que las fuerzas de seguridad israelíes arrestaron a 28 palestinos sospechosos de arrojar piedras o perpetrar ataques.

El primer ministro, Benjamin Netanyahu, dijo en octubre que Israel continuará con esta práctica de destruir las casas de las familias de militantes, ya que, según él, es es una eficaz herramienta para disuadir ante futuros ataques terroristas.

Mira el documental de VICE News 'Ocupación: voces desde Cisjordania': (pronto con subtítulos en español)

Sigue a VICE News En Twitter: @VICENewsEs