FYI.

This story is over 5 years old.

gaza

En imágenes: la vida en Gaza un año después del alto el fuego

Decenas de miles de casas fueron destruidas en el conflicto, dejando a 100.000 personas sin techo. Los gazatíes continúan su vida a pesar de las ruinas que les recuerdan la guerra a diario.
27.8.15
Photo par Ezz Zanoun/Avaaz

Fuertes combates estallaron en Gaza el verano pasado después de que Israel lanzara la llamada Operación Margen Protector. El devastador conflicto de 50 días que siguió cesó hace un año hoy, cuando israelíes y palestinos gazatíes acordaron un alto el fuego indefinido.

El conflicto tuvo consecuencias catastróficas. Decenas de miles de hogares fueron destruidos, dejando a 100.000 personas sin hogar. Más de 2.000 palestinos murieron y seis civiles y 64 soldados israelíes también.

Publicidad

Según Avaaz, una red online de activistas, la reconstrucción de Gaza podría tomar 17 años debido a las severas restricciones a la importación y exportación de materiales de construcción; 35 prominentes organizaciones de ayuda incluyendo Avaaz, Oxfam y World Vision International están pidiendo públicamente que se ponga fin al bloqueo de Gaza.

Mientras tanto, los habitantes de la Franja siguen viviendo en medio de los escombros, que sirve de recordatorio de todos los días de la guerra.

Imágenes por Ezz Zanoun

Una familia en Shuja'eya utilizando una envoltura de plástico para cubrir las paredes bombardeadas de su hogar y para dividir las salas un año después de la guerra y la reconstrucción. Los habitantes de Gaza todavía están tratando de adaptarse para vivir en sus hogares destruidos y llevar una vida normal a pesar de todo.

El cemento es uno de los principales materiales necesarios para la reconstrucción y está en la lista israelí de los productos a los que no se permite entrar en Gaza. La fábrica de cemento también ha sido bombardeada, por lo que la reconstrucción se basa en rescatar los restos de las ruinas.

La vida cotidiana en Shujae'yya un año después de que terminara la guerra. Las personas siguen viviendo en los escombros de sus casas destruidas, mientras que la destrucción de las viviendas y las infraestructuras hacen que sea difícil para las personas a moverse, y aún más difícil para que los niños jueguen.

Una familia en Shujaeya enciende un fuego en las ruinas de un edificio dañado: tratan de mantener el calor durante el invierno en los restos de su casa.

670 edificios fueron destruidos en Shujae'ya. Mientras que unos pocos fueron arreglándose, la mayor parte todavía yacen en ruinas. Un año después de que terminara la guerra, los habitantes de Gaza dicen que están perdiendo la esperanza en que sus casas sean reconstruidas, y han comenzado a salvar lo que puedan utilizar de entre los escombros para arreglar sus casas bombardeadas.

La escasez de combustible y repuestos han hecho que la mayoría de los camiones de basura de Gaza hayan quedado inutilizados para la recolección de basura, y los camiones requieren un mantenimiento casi a diario para seguir funcionando. Como resultado de ello, carros de tracción animal se utilizan en su lugar. La Franja de Gaza mantiene tres grandes vertederos para sus 1,5 millones de habitantes — en la ciudad de Gaza, Deir al-Balah, en el centro de Gaza y Rafah en el sur.

Khan Younis — durante la guerra del año pasado — una madre y su hija estaban comiendo cuando fue bombardeada su casa, varios miembros de la familia resultaron heridos. La mesa en la que estaban comiendo sigue en pie después de la explosión. Nunca tuvieron ese almuerzo.

Barrios completos fueron bombardeados durante la guerra en Gaza el verano pasado. Beit Hanoun sufrió su parte de destrucción y las casas destruidas están de pie, inmóviles, mientras la gente sigue viviendo su vida en su interior o entre los escombros.

Niños y adolescentes menores de 18 años representan un poco más de la mitad de los casi 2 millones de residentes de Gaza. Muchos están profundamente traumatizados después de su tercera guerra en seis años.

Majid Ibrahim Sakar perdió su casa durante la guerra. Puso una tienda de campaña por encima de su casa para constatar que la casa era suya. Después de la guerra, la gente no podía decir que casa pertenecía a quien, por lo que estos señales eran la única manera de que ellos y sus familias pudieran saberlo. Seis miembros de la familia Sakar murieron durante la guerra. Ellos eran los dueños de una fábrica de caramelos antes de la guerra, pero su fábrica también fue destruida.

Una familia en el barrio de Khoza'a sigue viviendo en las ruinas de su casa.

Una mujer en shock al encontrar lo que queda de su casa en Beit Hanoun cuando la visita durante una tregua humanitaria.

Una familia con 12 niños en Shujae'ya. Tras el alto el fuego, la familia alquiló un pequeño apartamento, pero fueron incapaces de pagar el alquiler y ahora han regresado a vivir entre los escombros de su casa bombardeada.