FYI.

This story is over 5 years old.

Renuncia Tomás Zerón encargado del caso Ayotzinapa, cuestionado por su investigación

Los padres de los estudiantes desaparecidos reiteraron que no creen en las indagaciones de este funcionario y dijeron que no piensan rendirse en la búsqueda de sus hijos. Además, convocaron a la marcha nacional por el segundo aniversario de caso.
Imagen por Edgard Garrido/Reuters

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Tomás Zerón, el funcionario mexicano que dirigió la investigación por la desaparición de 43 estudiantes hace casi dos años, ha renunciado a su cargo como jefe de investigación criminal.

Se ha dicho ampliamente que la renuncia de Zerón, anunciada la tarde de ayer, es un esfuerzo por reducir la tensión con las familias de los estudiantes desparecidos de la Normal Rural de Ayotzinapa, quienes se preparan para protestar por el segundo aniversario del espantoso crimen cometido el 26 de septiembre del 2014.

Publicidad

Sin embargo, la noticia de que Zerón será el nuevo Secretario Técnico del Consejo de Seguridad Nacional, lo único que ha hecho es tensar más la relación entre el gobierno federal y los padres de los 43.

"En lugar de castigarlo, le dan un premio", dijo Hilda Hernández, madre de uno de los desaparecidos en la conferencia de prensa en la que familiares de los estudiantes desaparecidos tomaron el micrófono uno por uno para expresar su continuo dolor e indignación.

'Estamos para lo que venga, no vamos a rendirnos': estudiante de Ayotzinapa. Leer más aquí.

Los padres de los 43 estudiantes desaparecidos ven un "gesto vacío" en la renuncia del oficial que estaba a cargo de la investigación de los hechos ocurridos.

"Eso no cambia nada", continuó Hernández. "Vamos a seguir saliendo a las calles para pedir que nos devuelvan a nuestros hijos vivos, para exigir la verdad", agregó. De hecho, los padres anunciaron que el próximo 24 de septiembre convocarán a la gran marcha conmemorativa por el segundo año de la desaparición, un hecho que dio la vuelta al mundo, y puso a México en el centro de la críticas.

La desaparición de los estudiantes, que fueron atacados por la policía y entregados a un cártel de las drogas en la ciudad de Iguala, estado de Guerrero, desató los esfuerzos del presidente Enrique Peña Nieto para tratar el problema de la crisis de inseguridad en México.

La primera ola de manifestaciones se desvaneció pocos meses después, pero el enojo público por el caso ha continuado creciendo periódicamente, muchas veces provocado por las constantes muestras de negligencia en la investigación oficial.

Publicidad

Muchas personas nunca han creído en las conclusiones oficiales que arrojaron las primeras investigaciones, las cuales afirmaban que los estudiantes fueron asesinados e incinerados en una enorme pira en el basurero de Cocula, la misma noche de la desaparición.

El gobierno mexicano obstruyó la verdad del caso Ayotzinapa: grupo de expertos. Leer más aquí.

Los investigadores basaron la historia en las confesiones de un puñado de detenidos, que los llevaron a encontrar bolsas de plástico llenas de cenizas y algunos fragmentos óseos en un río cercano. Las pruebas posteriores coincidieron con fragmentos de uno de los desaparecidos.

Desde entonces, la mayoría de los sospechosos clave han retirado algunas de sus confesiones, bajo el argumento de que fueron torturados. Expertos también han dicho que la hoguera no pudo haber tenido el tamaño y la intensidad necesarios para reducir los cuerpos a tan poco.

El propio Zerón se volvió blanco de acusaciones por haber manipulado la investigación, como lo indicó un reporte publicado el pasado mes de abril por una comisión especial de expertos internacionales.

El reporte señalaba videos en los que se ve a Zerón caminando junto al río con uno de los sospechosos confesados, así como imágenes de las bolsas plásticas a orillas del río, similares a las que se encontraron después en el agua. También señalaron que el viaje al río no fue registrado en el archivo del caso.

En ese momento, el gobierno, quien ya había pedido amablemente a los expertos que se fueran, ignoró las peticiones de la renuncia de Zerón, así como la furia de los familiares de los estudiantes desaparecidos.

El caso Ayotzinapa parece ser la espina más grande en la presidencia de Peña Nieto, cuyo índice de popularidad ha registrado una caída récord, incluso antes de su desastrosa reunión con Donald Trump el mes pasado, misma que desató una condena casi universal por su fracaso en exigir una disculpa por las ofensivas declaraciones del candidato sobre México y los mexicanos.

Sigue a Jo Tuckman en Twitter: @jotuckman

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES