FYI.

This story is over 5 years old.

Una 'fórmula mágica' para limpiar un lago, el último escándalo de corrupción en Guatemala

La exvicepresidenta Roxana Baldetti se comprometió a resolver el antiguo problema de contaminación del Lago Amatitlán con una misteriosa sustancia química comprada por millones de dólares que resultó ser agua salada.
14.3.16
Imagen por Luis Penados/Via Flickr
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Un tribunal guatemalteco ha ordenado una investigación por presunta corrupción de la exvicepresidenta Roxana Baldetti, quien prometió limpiar un lago contaminado a través de  "fórmula mágica". El misterioso compuesto químico, comprado tras pagar millones de dólares a una empresa israelí, resultó ser agua salada.

Roxana Baldetti se encuentra detenida en el marco de la investigación respaldada por la ONU por una millonaria estafa de aduanas que también provocó la renuncia y el encarcelamiento de su ex jefe, el presidente Otto Pérez Molina, el año pasado.

Publicidad

Este nuevo caso, que también cuenta con el apoyo del mismo equipo especial creado por la ONU para ayudar a los fiscales guatemaltecos a perseguir la corrupción de alto nivel, se centra en el lago de Amatitlán, a unos 30 kilómetros al sur de la ciudad de Guatemala.

Amatitlán fue en el pasado un lugar de escapada de fin de semana para los ricos. El lago comenzó a caer en desgracia en la década de los 60 a causa de las aguas residuales sin tratar que fluyen en él provenientes de la densamente poblada periferia de la capital, así como por residuos industriales de las fábricas y minas de arena. Los residentes y activistas por el medioambiente han presionado durante años a los sucesivos gobiernos de Guatemala para que el lago sea limpiado, pero nunca obtuvieron éxito. Hasta que Baldetti se comprometió a cambiar la Historia.

"El agua no tiene mal olor", dijo la entonces vicepresidenta a los medios de comunicación en una visita al lago fuertemente promovida en marzo del 2015. En aquel momento Baldetti aseguró que tenía una "fórmula mágica" que, según ella, devolvería al lago Amatitlán a su gloria pasada.

De comediante a presidente bajo presión — Así asume el poder Jimmy Morales. Leer más aquí.

La semana pasada un tribunal dio luz verde a una investigación criminal sobre Baldetti por fraude y tráfico de influencias debido a su supuesto papel en el impulso del gobierno de Guatemala para adjudicar un contrato a una compañía israelí llamada M. Tarcic Engineering. El contrato se firmó en diciembre de 2014 por valor de 138 millones de quetzales [unos 18 millones de dólares].

Publicidad

"Soy inocente", repitió Baldetti una y otra vez a la prensa tras escuchar el fallo del tribunal el jueves. "No recibí ningún dinero".

La exvicepresidenta insistió en que desconocía la estafa, y aseguró que el proyecto fue aprobado por el entonces presidente Pérez Molina.

"Tengo una carta donde él [Pérez Molina] da el visto bueno, yo lo que hago es cumplir una orden", aseguró. "Delegué en Rina Sanchinelli para que se hiciera cargo  y ella estuviera en contacto con las personas que debían ejecutar el proyecto".

Ya en el momento de la visita Baldetti al lago hace un año, muchos observadores se mostraron escépticos acerca de su "fórmula mágica". Las autoridades nunca aportaron evidencia científica sobre las propiedades de limpieza de dicha fórmula, ni tampoco revelaron los productos químicos que contenía.

"Era muy difícil creer que la fórmula mágica funcionaría, especialmente por la falta de transparencia en la explicación", expresa Alberto Bárcenas, periodista en el canal de noticias privado guatemalteco Pichichi News. "Dijeron que sólo se requerían unas gotas para limpiar el lago".

La historia comenzó a desmoronarse poco después de la visita al lago de Baldetti, debido en parte a una investigación llevada a cabo por el diario nacional El Periódico. Los científicos de M. Tarcic revelaron a los periodistas que el tratamiento consistió principalmente en agua salada y se negaron a aportar más datos.

Publicidad

Guatemala arresta a 14 ex militares por atrocidades cometidas durante la guerra civil. Leer más aquí.

La presión de los ecologistas y la oposición de otros grupos de la sociedad civil provocaron la suspensión del proyecto antes de que se utilizara la "fórmula mágica". Forzaron al gobierno a ordenar pruebas que revelaran que se trataba simplemente de una solución salina.

La locura de la estafa alimentó la sospecha de que existían negocios sucios detrás del contrato.

El Periódico encontró documentos que muestran que la exvicepresidenta presionó al ente responsable de la gestión del lago, conocido como AMSA, para firmar el contrato con M. Tarcic. Baldetti también habría colocado a su hermano como jefe de facto en AMSA.

Los residentes locales exhiben una mezcla de ira y decepción por las promesas fraudulentas de limpieza del lago — uno de los casos más descarados de presunta corrupción dentro de la batería de investigaciones actualmente en curso en Guatemala.

"Finalmente no hicieron nada, lo único que hicieron fue engañarnos durante un tiempo", opina Belinda Rosario, encargada de una tienda vecina al lago. Añade que la contaminación se ha vuelto tan terrible que a los visitantes se les recomienda no nadar en el lago, ni comer los peces que nadan en él, y que ahora los restaurantes de la zona sirven peces del río Río Dulce, que se encuentra a unas seis horas conduciendo.

"El gobierno ensució el lago bombeando hasta aquí todos los residuos de la ciudad", dice el barquero Elías Maldonado. "Dijeron que lo iban a limpiar, pero nada ha cambiado".

Sigue a Jack Guy en Twitter: @JGuyGUA

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsEs