Drogas

Restaurante experimenta con drogar langostas antes de cocinarlas

"Si vamos a quitar una vida, tenemos la responsabilidad de hacerlo de la manera más humana posible".

Artículo publicado originalmente por Munchies Estados Unidos.

A principios de este verano, el restaurante Charlotte's Legendary Lobster Pound cambió su marquesina para decir "Make America Kind Again" (Hagan a Estados Unidos amable otra vez). Para su dueña, Charlotte Gill, ser amable se extiende a los crustáceos que ha estado sirviendo a los turistas y habitantes locales de Maine durante los últimos siete años.

Publicidad

Gill colocó pequeños botes de plástico en los tanques, para que las langostas tengan una forma miniatura de controlar su ira. "Siento que probablemente están bastante enojadas con los barcos de pesca, así que pueden nadar hasta la superficie y hundirlos", dijo al Bangor Daily News. Gill también ofrece pequeñas cajas de "Me voy a casa", para los clientes que prefieren adoptar una langosta que comérsela. Y ahora está experimentando con el "hot box" para las langostas, soplando humo de marihuana en el agua para que puedan relajarse antes de ser cocinadas.

De acuerdo con Mount Desert Islander, una langosta llamada Roscoe fue la primera en someterse a esta técnica, y Gill dijo que después de pasar unos minutos en el agua infusionada con humo de marihuana, era un crustáceo completamente diferente. Fue observado durante tres semanas después de su tratamiento inicial y, a pesar de que le habían retirado las bandas que mantenían sus pinzas cerradas, nunca trató de usarlas como armas. (Más tarde la regresaron al océano, como agradecimiento por ser una pionera del tratamiento con hierba).

"Me siento mal porque cuando las langostas llegan aquí no hay una estrategia de salida", dijo Gill. "Es un lugar único y puedes hacer cosas tan únicas, pero a costa de esta pequeña criatura. Realmente he estado tratando de descubrir cómo mejorar la experiencia".

Por ahora, mejorarla significa que sus clientes pueden optar por "sedar" a sus langostas con cannabis en una estación especial antes de ser cocidas al vapor. (Y si están interesados en probar esto en casa después de un viaje al mercado de mariscos, probablemente puedan: las langostas dignas de drogarse con hierba se almacenan en un tanque separado y Gill y sus empleados usan una bomba de aire de un colchón para echar humo al agua. Seguro se están preguntando por qué no hicieron esto en la universidad).

Gill —que es una cuidadora certificada que puede emplear marihuana medicinal— dice que a pesar de estar expuesta al humo, no hay THC residual en la carne de la langosta. "No estamos vendiendo un comestible", le dijo a The Islander. "Usamos tanto vapor como un proceso de calor que someterá la carne a una temperatura prolongada de 215 grados centígrados, para asegurarnos que no haya posibilidad de un remanente de THC, aunque la probabilidad de que ocurriera sería nula". Aunque supuestamente no quedan compuestos de marihuana, ella dice que la carne sabe mejor… posiblemente porque la langosta se sintió mejor antes de morir.

"Si vamos a quitar una vida, tenemos la responsabilidad de hacerlo de la manera más humana posible", dijo. Es difícil no coincidir con esa actitud.