Semana Marihuana

“Leche y cocaína”: Algunas personas nos cuentan sus remedios para combatir la pálida

El pueblo ha hablado y no puede ser más contradictorio.
Fotografía por el autor.

Ah, nada como conocer a Dios mientras te retuerces de dolor, mareo y un sentido maravilloso de vacío existencial por no saber medirte cuando fumas del heno de satanás. La pálida, como pudimos explorar científicamente, es una hipoglucemia. Es decir, “una disminución de glucosa en la sangre que se manifiesta con síntomas adrenérgicos y síntomas glucopénicos: palidez, sudor frío, irritabilidad, temblor, náuseas, taquicardia (que ya de por sí es algo que ocurre al fumar mariguana), y ansiedad”, según nos contó el Doctor Humberto Sánchez.

Publicidad

El panorama para evitar, controlar y prevenir la pálida es sumamente oscuro. Incluso habrá quien dice que realmente no hay mucho por hacer, además de esperar el paso de la tormenta e intentar dormir. Seguí un principio enunciado por cierto político mexicano: “el pueblo es sabio” y le pregunté a algunas personas qué se puede hacer en este funesto acontecimiento que le ha sucedido a cualquier marihuano que tenga el orgullo de decirse así.

Los resultados arrojados de esta compleja investigación de la sabiduría popular probaron que hay maneras de ver el mundo como hay cabezas en él. Por un lado, mientras algunos abogan por tomar un camino pasivo y conocer tu cuerpo, hay otros que consideran que lo más apropiado es intoxicarse un poco más para combatir la intoxicación.

“Salir a caminar y tomar agua, pero sobretodo mentalizarme de que no hay pedo“. —Santiago

“Comer pan, ¡es la vieja confiable! Te hace sentir el estomago lleno sin el vacío de la pálida, pero si la pálida esta bien entrada… ¡no hay nada qué hacer!” —César Alan

“Remedios no, pero evita fumar si te sientes mal, cansado o empachado. Dale tiempo a cada toque, llévatela leve, se pasa”. —Vicente

“Leche y cocaína”. —Miguel

“Nadar, yoga, unos besos, Red Bull y dormir, obvio. Un ajo (LSD), también un relajante muscular y dormirás como la bella durmiente. Comer Magnums hasta tener irritación estomacal”. —Regina

“Coger y terminar dentro sin querer, creo que eso quita cualquier cosa”. —José

Publicidad

“A mí me funciona comer una banana y luego acostarme con una almohada en la cara para no recibir nada de luz. Luego 'respirar conscientemente' hasta quedarme dormido”. - Javier

“Mi remedio favorito es la Coca Cola de 600 ml, aunque con una de 300 seguro también entra el aliviane. Nunca olvidaré cuando esta formula me rescató de mi primera pálida (y las consecuentes)”. —Adrián

“Vomitar y llorar hasta no poder más, hay que sacar todo. Seguido de un baño con agua fría (aunque eso te puede malviajar más). Cerrar los ojos, pensar en tu lugar feliz y esperar a que se te baje o te mueras. Volverte cristiano, pedir perdón por tus pecados y rezar hasta que Dios te dé otra oportunidad. Dormirte a huevo. Tomarte una Coca acompañada de unos tacos. Lo importante es no resistirse, dejar que te lleve la verga a veces es lo mejor. Todo pasa”. —Daniela

“No es común cargar con miel de abeja cuando andas pacheco, pero la miel es lo mejor para la pálida. Eso o el chocolate”. —Karla

“Respirar hondo, tranquilizarse, comer cosas dulces (por aquello de la bajada de presión) y lo más importante: descansar y analizar qué fue lo que la provocó para no volver a repetirlo. Si estabas en ayunas, si fumaste demasiado o si era demasiada fuerte la cepa a la que le diste. La pálida viene en el contrato del usuario novato incluso experto”. —Rodrigo

“Cagar. No estoy seguro porque no me ha pasado en un rato, pero me han dicho que funciona”. —José Luis

“Una Coca Cola líquida, o una coca seca…” —Gilberto

“Para bajar la pálida, me quedo sentada en una esquina tratando de hacer ejercicios de respiración y controlando mis pensamientos para que no me malviajen porque es justo lo que me acelera el ritmo cardiaco”. —Cinthia