Identidad

Los peligros de la masturbación ilustrados en un libro del siglo XIX

Termina mucho peor de lo que piensas...
6.4.17

Todos conocemos los mitos que plagaron nuestra triste pubertad: te van a salir pelos en la mano, se te va caer, va a dejar de funcionar, etc. Aún sin saber si son verdad o no, me siento complacido de decir que todavía no pasa nada catastrófico. Sin embargo, El libro sin título publicado en Francia en 1830 parece tener una idea diferente.

Rescatado por el Dr. James Edmonson del Dittrick Museum y publicado en el blog del museo, y hecho públicamente por él mismo según Morbid Anatomy, el libro muestra una cara más sensible sobre lo malo que puede llegar a ser masturbarse, tanto moralmente como fisiológicamente.

Publicidad

A continuación puedes ver la serie de 12 ilustraciones que muestran (muy) gráficamente lo que te sucederá si sigues jalándole el cuello al ganso. Estás avisado.

Él era joven, guapo; la esperanza de su madre.

¡Él se corrompió a si mismo!… pronto él empezó a mostrar el peso de su error, envejeciendo antes de tiempo… su espalda se arquea.

Un fuego intenso se enciende en sus intestinos; sufre de terribles dolores estomacales…

 a fiery band envelops them.

Sus ojos que alguna vez fueron tan puros, tan brillantes; ¡se han extinguido! Una horrible sombra los ha cubierto.

Ya no puede caminar… sus piernas han cedido…

Hideous dreams disturb his slumber... he cannot sleep...

Espantosas pesadillas perturban su sueño… no puede descansar…

Sus dientes comienzan a caerse…

Su pecho arde en llamas… escupe sangre…

Sus cabellos, alguna vez tan hermosos, se caen como si fuera viejo; su cabeza ahora es calva, antes de su tiempo…

Tiene hambre; quiere satisfacer su apetito; la comida no se quedará en su estómago…

Su pecho colapsa… él vomita sangre…

Pústulas cubren todo su cuerpo… ¡Es horrible verlo!

Una fiebre lenta lo consume, él se rinde; todo su cuerpo quema…

¡Su cuerpo se pone tieso!… Sus extremidades dejan de moverse…

Delira; intenta no sucumbir ante la muerte; la muerte se enfortalece.

A los 17 años, él muere, y bajo un terrible tormento.

Ahí lo tienen, amigos, los terribles peligros de masturbarse. Éste joven es el claro ejemplo. Por favor, procedan con precaución.

Relacionados:

Ver dulces derretirse con música clásica de fondo es lo mejor del universo

No sabemos qué decir (ni pensar) sobre la nueva escultura de CR7

Este dispositivo promete resucitar tus viejos cassettes y convertirlos en un walkman contemporáneo