FYI.

This story is over 5 years old.

Fuimos al nuevo restaurante de Seth Troxler en Londres y fue muy, muy bueno

Nos unimos al DJ de Detroit en la apertura de su última aventura, Smokey Tails.
Photo courtesy of Smokey Tails. All other photos by the author

Una horas antes de que Smokey Tails abriera sus puertas al mundo justo en el centro de Hoxton Square al este de Londres (muy cerca del Hoxton Square Bar & Kitchen), su dueño se encuentra descansando, con mi teléfono en su mano, meditando acerca del grandioso chef inglés, Keith Floyd. "Floyd tiene justo la vibra correcta" me dijo Seth Troxler. "Él entiende que la comida se trata de unir a la gente y eso es lo que quiero hacer aquí".

Publicidad

El DJ, productor, bon vivant y ahora dueño de restaurante, invitó a THUMP a su nuevo lugar para charlar un poco antes de que todo el mundo tuviera la oportunidad de probar el pollo frito a la Troxler, las costillas y los cocteles increíblemente fuertes. Cuando nosotros llegamos, Seth acababa de terminar de preparar un plato de raviolis y aún tenía la aventura de abrir un nuevo negocio en unas horas, por lo que entendíamos que estuviera un poco cansado. A pesar de esto, él tenía muy buen mientras contestaba mis preguntas y fue bueno saber que compartíamos el mismo chef de televisión favorito.

"Yo crecí pobre", me contó Seth, "por lo que comer afuera no era algo que hiciéramos muy seguido. Pero recuerdo ir a grandes asados con la familia y cocinar, y esa atmósfera es de lo que se trata Smokey Tails". Ahora que hemos comido ahí, podemos confirmar que el lugar es ligeramente más acogedor que compartir una salchicha mal cocinada con tu tía, mientras tomas cerveza a temperatura ambiente en un patio lleno de losas con plantas. Hay algo que definitivamente no podemos negar, la vibra es buena.

Seth se encargó de nuestra mesa, y debo decir es un excelente anfitrión. El vino empezó a fluir, el lugar se empezó a llenar y se comenzó a servir plato tras plato de comida BBQ realmente buena. Debo aceptar que en realidad no sé muy bien cómo reseñar restaurantes. ¿Se supone debas hablar de la comida en sí, o de la atmósfera, o de las otras personas que van al lugar, o de los meseros, o sobre cómo son los baños, o qué tal están los cubiertos? Lo que realmente me pregunto es, ¿Qué piensa el crítico de restaurantes de The Guardian, Jay Rayner, al salir de embutirse su sexta cena de la semana?

Publicidad

Decidí después del quinto cóctel que tal vez Jay Rayner medita sobre la inherente dificultad de escribir acerca de comida. Comer comida es un experiencia inherentemente visceral y la potencia de la experiencia se pierde tan pronto empiezas a aplicar lenguaje a pesar de sólo poder procesar la experiencia a través del lenguaje mismo. Piensa acerca de esto, ¿La mayonesa chipotle sabría como mayonesa chipotle si no tuviéramos las palabras "mayonesa" o "chipotle"? Eso es justo lo que pienso que Jay Rayner piensa al respecto. Déjamelo saber Jay.

Quizá él me diría que les contara de la comida y por eso lo haré. Empezamos con un pequeño pan lleno de tiras de cerdo de la familia Troxler. Fue algo bueno para comenzar. Después seguimos con un pedazo de macarrones con queso servidos con el pollo frito de la abuela Troxler y unos tomates asados muy curiosos. Sabían a lo que imagino que sabe el híbrido de tomates-tabaco que crearon los Simpsons. Pero mejores que esos porque no estaban rellenos de tabaco. Después de eso, fue tiempo de que llegaran unas berenjenas suaves y quemaditas. Ahora, si alguno de ustedes ha tratado de cocinar alguna de esas malditas, conseguir que las berenjenas queden bien tiene su chiste. Estas estaban increíbles. ¡Bien hecho Seth!

Después del intermedio de vegetales nos fueron introducidas unas gloriosas costillas. Las costillas son extrañas, yo realmente no comprendo su gran popularidad, pero la salsa estaba muy buena y obviamente la salsa siempre es la mejor parte, porque, si somos honestos, la carne nunca es tan buena. Por favor, indíquenme dónde comer excelentes costillas, para poder aceptar que yo tengo la culpa y no las costillas. Estaban servidas con unas papas fritas realmente exquisitas, las papas obviamente son mejores que las papas fritas pero las buenas papas fritas son mejores que papas mediocres, y estas papas estaban aún mejor que una bolsa de buenas papas que me comí el miércoles en la tarde en mi cama.

Publicidad

Con un plato faltante, Seth realmente me dejó satisfecho. Los cócteles estuvieron pasando y las cervezas parecían nunca acabarse y todos a mi alrededor tenían esa curiosa mirada transparente de lo bien alimentados que estaban. Entonces el postre llegó. Oh dios mío. Por favor véanlo:

El mejor postre de mi vida.

Smokey Tails, el restaurante de Seth Troxler, esta muy bueno. Gracias por invitarme Seth.

***

Josh está Twitter.

Recuerda seguirnos en nuestra nueva fanpage en Facebook: THUMP Colombia.