Hablamos con el director del nuevo documental de Blur, 'New World Towers'

Hablamos con el director para que nos contara cómo fue documentar el regreso de estas leyendas del britpop.
13.10.16

​En febrero 19, la legendaria banda británica de rock Blur convocó a una rueda de prensa para anunciar el lanzamiento de su nuevo álbum, ​The Magic Whip. ​​Sería el primer disco del grupo con su alineación de cuatro desde el ​13 ​de 1999, ya que en el 2003 publicarían ​​Thin Tank ​sin su guitarrista Graham Coxon. ​

Cuando los cineastas con base en Londres Sam Wrench (director) y Tom Colbourne​ (productor) se enteraron del anuncio, inmediatamente se pusieron en la tarea de documentar la historia detrás del disco. Dos meses después, el álbum ya estaba en las calles y Wrench ya estaba completamente metido en el desarrollo de su tercer documental de largo aliento. Era importante que el film no replicara o tratara de contar una historia parecida a el documental del 2010 ​No Distance Left to Run ,​ una retrospectiva a la carrera de Blur juntada con algunos shows del 2009.

Publicidad

A diferencia de ese film, New World Towers​ documenta a Blur en el 2015, una banda renacida con un disco grabado a lo largo de cinco días en un estudio aislado en la mitad de Hong Kong.  No es un documental que trate el legado de la banda pero sí es una pieza en la que cuatro compañeros de toda la vida logran volver a escribir música cómodamente juntos. Llevándonos al interior del estudio, las casas y al escenario con presentaciones poderosamente elaboradas, New World Towers​​ es una historia humana, no solo un "making of".

Hablamos con su director Sam Wrench para adentrarnos más en el film, que se proyectará en el In-Edit Colombia 2016.

***

​NOISEY: ¿Me podrías hablar un poco sobre tu carrera en el cine?

​Sam Wrench: ​Tengo 24. Este es mi tercer documental de largo aliento. Hice uno el año pasado con Mary J. Blige situado en Tribeca, un barrio de Nueva York donde grabamos el proceso que fue hacer su último álbum. Antes de eso ya lo había hecho con una banda llamada Biffy Clyro.​ Ya conocía a Blink TV y al productor del film Tom Colbourne desde que era muy joven. Fui asistente de ellos cuando tenía como 15 años. Cuando Blur hizo el anuncio, Tom me preguntó si era fan de la banda y si me parecía interesante hacer algo con eso. A mí me pareció increíble y, desde el kit para prensa que enviaron, me pareció que había una historia que contar ahí. Decidimos que nos íbamos a acercar a ellos para empezar a hablar acerca de cómo íbamos a contar la historia del disco.

Publicidad

​¿Qué fue lo que te llamó la atención de la presentación pública del disco?

​Siento que en esa conferencia de prensa, que está incluida en el film, hablaron de cosas que parecían muy grandes: el que hubieran grabado el disco en cinco días, que luego lo hayan guardado por 18 meses y que Graham [Coxon]​ le echara mano antes de publicarlo y se lo había mostrado a Damian. Eso fue lo que despertó mi interés, veía una historia que contar. Lo que teníamos claro era que no queríamos hacer un documental estilo ​making of. ​​Tampoco queríamos mirar hacia el pasado. Alguien ya había hecho un documental enfocado en su pasado y había quedado increíble. Esto necesitaba ser acerca del presente. El tratamiento que escribí decía que debíamos mostrar al Blur del 2015, si hacíamos hipótesis sobre el futuro estaba bien, pero no se debía tratar de volver al britpop de los noventa. Eso ya se ha cubierto y la gente lo tiene más que claro. Debido a eso les dio la libertad de hablar un poco más del ahora en vez de preocuparse por el pasado.

​Si se nota esa decisión de no convertirlo en una retrospectiva, sin incluir ese contexto histórico. 

Es de esos momentos en los que tienes que tomar una decisión esperando que salga bien y con la esperanza de que la gente esté de acuerdo. No hacer referencias a la historia fue una cosa muy importante y sentimos que no era una cosa que debíamos hacer a medias. Era hacerlo o no hacerlo, así de simple. Lo otro es que yo conozco a tipos que hicieron el otro film y la linea que elegimos, no nos pone en competencia con ellos. Ambos proyectos son increíbles y están lado a lado.

​¿No los intimidó que al momento de meterse en todo esto que alguien hubiera hecho un documental de Blur recientemente?

​Creo que la peor intimidación de todas es poder contar una historia que fuera digna de la banda. Damon es un cantautor, un maestro de contar historias. Es un maestro en capturar la emoción de la gente, tanto en un concierto como en un álbum. Como cineasta y especialmente contando la historia de alguien que hace eso mismo tan bien, no puedes intentar superarlo. Se trata de transmitir todo de una manera justificada y que tenga una importancia significativa para todo el mundo. Muchas veces si tratas de contar cada detalle de una historia o la trivializas demasiado, te puedes meter en un lío.

Publicidad

La banda tiende a pasar por alto temas muy pesados. ¿Cómo fue tratar de sumergirse en ese tipo de respuestas impertinentes a las cuestiones dramáticas?

​Lo hicimos con el tiempo. Cuando todos finalmente nos pudimos conocer, pase algún tiempo con Damon sin las cámaras encima. Luego las entrevistas que hicimos se fueron acumulando. La primera fue de 15 minutos o algo así. Estábamos parchando por ahí y había una cámara, así que decidimos tener una conversación. Esas charlas fueron mejorando con el tiempo hasta el punto que cuando hicimos la última, se sentía que ya había confianza ahí. Con los otros miembros de la banda fue igual. Tanto la entrevistas grande de Damon como la de Graham, se hicieron al final del proyecto, cuando ya existía esa confianza. A diferencia de otras entrevistas, se sienten como si estuvieras ahí teniendo una conversación con ellos. También tiene que ver mucho con la manera en la que hago entrevistas: llevo la cámara, la enfoco levemente fuera de su linea de visión, me siento y tenemos una conversación casual. La idea es que ellos se olviden de que hay una cámara allá y poder hablar con una persona real. Así que lo que finalmente podrías perder tal vez por un enfoque no tan perfecto y una toma que no sea la ideal, la ganas en una reacción natural de alguien que te permite entender como son genuinamente.

​¿Me podrías hablar acerca de la primera vez que conociste a Damon?

Publicidad

​Fue bastante intenso porque ya habíamos tenido un par de reuniones con los encargados de su management y les habíamos hablado sobre el enfoque que queríamos tener en el documental. A ellos les gustó pero claro, necesitamos hablar con Damon y el resto de los chicos acerca de eso. El primer encuentro directo con Damon fue en el National Theater de Londres. En ese momento el estaba trabajando en su musical y ahí discutimos sobre la idea. Fue un tire y afloje pero el estaba muy interesado en nuestro enfoque aunque si me dijo que Hong Kong era una cosa mucho más grande de lo que yo pensaba. Estaba muy interesado en poner esa parte de Hong Kong que el puso en las letras en el documental. Así que me dio una lista de todos los lugares que visitó en la ciudad para escribir sus canciones y cuando regresamos para su concierto allá, visitamos todos los sitios. Fue una experiencia impresionante. Era él totalmente comprometido con el proyecto dando su propio aporte para hacerlo más completo para una de las partes más contundentes del film. Luego conocí a los otros chicos, discutimos al respecto y llegamos a un acuerdo sobre varios puntos. Grabamos primero en Hyde Park y luego en Hong Kong. Desde entonces, hemos pasado algún tiempo juntos viendo el film.


¿Qué lugares te dijo Damon que debías grabar en Hong Kong?​

Mong Kok, Hollywood Road y el Monasterio Po-Lin, donde hay ese Buddha gigante en una colina. New World Towers, que es el nombre del film y una de las canciones del álbum, está afuera del hotel donde los chicos se estaban quedando. Ahí se ve una torre altísima que dice "New World Towers". Irónicamente, creo que no la incluí en el documental (risas).

Publicidad

​¿Por qué crees que creó ese tipo de conexión con Hong Kong?​

​Definitivamente esa es una pregunta para él. Pero sin duda la ciudad tiene un ambiente muy absorbente. Tiene este contraste especial entre lo británico antiguo y la influencia china. Se siente como una ciudad muy creativa. Damon siempre ha escrito sobre lugares con los que se conecta profundamente. No creo que hubiera sido el mismo disco si lo hubieran grabado en Düsseldorf.​

​¿Cuál es tu impresión de cómo se siente Damon haciendo entrevistas?, ¿será que las odia?

​No creo que las odie. Le gusta mantener una conversación pero creo que si la temática no lo atrapa, prefiere simplemente no hacerlo. Si siempre son las mismas preguntas aburridas me imagino que suele tener otra actitud. Habiendo dicho eso, creo que nunca lo he visto haciendo eso. He estado presente en un par de entrevistas que le han hecho él y creo que siempre mantiene esa vibra muy Damon.

​¿Y cómo te fue con Graham? Parece que se abrió mucho contigo…

​Fue una cosa de ir construyendo de a poco. Realmente Graham no disfruta tanto las entrevistas pero entiendo que a la gente le parecen interesantes sus cosas y que realmente, sí son muy interesantes. Pasamos mucho tiempo juntos antes de que las cámaras empezaran a grabar así que cuando llegó el momento de la entrevista todo fluyó bien. No quisiera hablar por él pero siento que al final terminó disfrutándolo.

Viniendo como un extraño, ¿cómo hiciste para construir esas relaciones?

​Damon y yo nos veíamos a tomar Café en el National Theater o salía a comer algo en la noche con Graham en Hong Kong. Con Alex [James]​ salimos a caminar una vez y yo llevé la cámara en esa ocasión. En cuanto a Dave [Rowntree]​, compartimos algunos viajes en taxi los cuales filmamos. No es como si tuviéramos un horario en el que dijera "A la 4 PM vas a conocer a esta persona". Fui a ver muchos shows antes de Hyde Park y nos veíamos en el ​backstage. ​Todo fue evolucionando y creo que vas a recibir una respuesta muy distinta si le llegas a alguien con una cámara y le haces una pregunta a si ya llevas varias semanas saliendo con ellos y al final llevas la cámara. Es complicado escribir esa linea cuando estas grabando un film porque muchos días sientes que no capturaste nada bueno pero es un proceso por el que hay que pasar. De otra manera no conseguirías todas las cosas buenas que necesitas.

Publicidad

​¿Por qué fue una decisión tan fácil decidir grabar el documental?, ¿te parece que realmente son una banda importante?

​No creo que necesariamente haya sido un decisión fácil. Como cineasta, cuando te comprometes con un film, tienes que asegurarte que no se te va a acabar el entusiasmo en algún momento. Mi instinto me dijo que probablemente había una buena historia para contar. Basados únicamente en eso, ​decidimos que debíamos explorarla. No se hizo para que fuera sensacionalista o demasiado reveladora, solo se esperaba que fuera un lindo retrato de una banda muy importante en el 2015.

​¿Finalmente cual fue la historia que contaste?

​Creo que es la historia de Graham no dejando ir ni una oportunidad  y queriendo hacer algo para sanar el pasado, o la percepción que tiene de lo que fue el pasado. También es la historia de cuatro amigos tratando de no forzarse a hacer algo, dejando que les salga natural y por eso termina en esta cosa genial de la que todos están orgullosos. Esas dos cosas son lo factores primordiales aquí. Fácilmente pudo ser la historia de cuatro amigos que se conocieron en un equipo de fútbol escolar y se volvieron a encontrar en un partidito de viernes en la noche mucho tiempo después.

​¿Crees que estos tipos alguna vez han sido buenos comunicándose entre ellos?

​Definitivamente no. Se comunican demasiado mal y creo que ellos dirían lo mismo. Hay un clip de Alex —​que creo que finalmente no salió en el documental—​ en el que dice que realmente no se comunican pero que con los años han encontrado la manera de hacerlo funcionar. La mitad del documental trata acerca de como no tienen miedo de cambiar, pero como están felices con las cosas actualmente. Al final del film, Graham dice que parte de él quedó muy contenta con el resultado del disco y lo haría de nuevo. Luego dice algo como: "Bueno, ¿para qué hacerlo de nuevo? Estuvo muy bien y tal vez fue suficiente…"

​Me parece que todos disfrutan ver la parte vulnerable de un rock star.​

Publicidad

​Absolutamente. De eso es de lo que se trata el final del documental porque les preguntamos. "¿Y el futuro qué?", a lo que todos responden con respuestas totalmente distintas. Tal vez, tal vez no, ya veremos… todas fueron completamente diferentes. La conclusión es que ni siquiera ellos mismos saben que va a pasar.

​Vi el otro film y el tuyo pero lo que más me llamó la atención es la súper fanaticada que tenía Blur. ​Tenían a chicas adolescentes llorando histéricas mientras pegaban la cara contra los vidrios para sentirse más cerca a ellos. No se si eso ha vuelto a pasar desde los Backstreet Boys y NSYNC​…

​Bueno, tal vez con One Direction también. Pero para una banda de rock, claro que fue una cosa masiva. Todavía son este tipo de monstruo que representa un tiempo en la cultura británica que todo el mundo recuerda con cariño. Creo que el nuevo álbum realmente demuestra que siguen siendo tan relevantes como antes, tal vez aún más.

​Has pasado mucho tiempo uno a uno con Damon. Parece que él siempre lamentara el hecho de volverse a comprometer con Blur pero es el más feliz cuando está en la tarima con ellos. ¿Por qué existe ese choque?

​Él ama a Blur, pero siente que es algo que ha estado ahí por demasiado tiempo. Actualmente está haciendo un musical, es una persona muy prolífica y Blur es esa cosa que siempre está ahí. No creo que sea un tormento para Damon pero si es una constante. Probablemente no sea el más calificado para decirlo pero es mi noción de las cosas. Como es una constante en su vida, a él le gusta decir que no disfruta estar ahí. Pero cuando está en Blur dice que lo ama.

​¿Cuales fueron los mayores retos al hacer este film?

​Creo que el reto específico fue hacer un film fiel a la realidad de una historia humana y no un ​making of​ de un álbum. Al final creo que lo logramos y aunque hable un poco de la realización del disco, realmente es la historia de cuatro personas que se encontraron para grabarlo. Ese fue el mayor reto de todos.

Publicidad

​¿Crees que aprendieron algo de ellos mismos a lo largo del proceso?

​Es complicado, ¿no crees? Claro que me gustaría pensar eso. Es una ambición. Siempre quieres dejar a la audiencia con la sensación de que aprendieron algo de ellos mismos. Si alguien sale del cine y dice, "debería llamar a mi viejo amigo", entonces el film ha logrado algo bueno. Y si uno de los de la banda la ve y piensa, "debería llamar a Graham", o si se rieron de algo, entonces funcionó. ¿Acaso el film cambió su perspectiva de las cosas? No lo sé. No he hablado con ellos desde entonces, es duro de saber.

​¿Has visto el documental con Blur?

​Vi el film con Damon la primera vez, antes de que hiciéramos la última entrevista. Estuvo muy bueno y sintió muy intenso todo. Pero era lo que él quería hacer, me había dicho "quiero verla contigo". Entonces fui a Dublin y la vimos. Afortunadamente le gustó.

***

​New World Towers se proyectará el próximo miércoles 19 de octubre en el In-Edit Colombia desde Cine Tonalá. Pilla todos los horarios del festival aquí. ​