FYI.

This story is over 5 years old.

El líder de acero de Motörhead, Lemmy, obtuvo un bronceado y una estatua en el Rainbow

Gracias a una campaña de crowdfunding iniciada por Katon de Pena de Hirax, el icónico líder de Motörhead, Lemmy Kilmister, no tendrá que volver a salir de su bar favorito nunca más.
25.8.16


Todas las fotos por Melissa Castro

La muerte del vocalista/bajista de Motörhead, Lemmy Kilmister, el pasado 28 de diciembre sorprendió a los fans de la banda, y pareció iniciar un efecto dominó de músicos increíbles dejando este planeta para viajar a otro (a Lemmy le siguieron Natalie Cole, David Bowie, Glenn Frey, Vanity y Prince, por sólo mencionar a algunos). Pero un fan—Katon De Pena, vocalista de la longeva banda de thrash de LA, Hirax, desde 1984— convirtió su tristeza en algo positivo cuando sugirió erguir una estatua en honor a Lemmy en su bar favorito de LA —el Rainbow Bar & Grill.

“La primera vez que lo conocí fue aquí, a principios de los 90,” dice De Pena. “Se acababa de mudar a EUA y yo estaba en el piso de arriba tomando, y cuando giré en mi asiento lo vi parado, y le dije ‘Ian [el nombre de pila de Lemmy], ¿qué haces aquí?’ Me dijo ‘Me acabo de mudar a Estados Unidos.’ No sabía que venía aquí. Los vi en su primera gira por EUA. Soy un gran fan. Para mí era hacer algo por una persona que admiro tanto,” dice sobre la idea de la estatua.

Publicidad

“Siento que le tengo que pagar por robarle tanto de su música,” continúa entre risas.

Cuando le present&oacutaae; la idea a los dueños del icónico club (la familia Maglieri), ellos le dieron su bendición.


De izquierda a derecha: el dueño del Rainbow, Mikael Maglieri, Mikael Maglieri Jr, Katon de Pena de Hirax, y el artista Travis Moore

“Lemmy se la vivía aquí,” dice Mikael Maglieri Jr, de 36 años. “Desde que era pequeño venía, jugaba videojuegos, fumaba cigarrillos. Solía arreglarle su videocasetera cuando era chico. Iba a su casa, que estaba al final de la cuadra. Si no estaba de gira, estaba aquí. Los fans solían venir y preguntar “¿Está Lemmy?”, y les decíamos ‘no, está de gira’, y regresaban para encontrarlo.”

A través de una campaña de crowdsourcing, De Pena logro recolectar más de $22,000 dólares para crear la estatua, mientras que Maglieri buscó a la persona indicada para crear el monumento. Al final se la comisionó a una empresa llamada Big Statues, y le pidió al artista local Travis Moore que se hiciera a cargo del proyecto, creando de esto un esfuerzo en conjunto.

Moore, quien tiene una licenciatura en Artes plásticas y una maestría en Quinesiología, se aseguró de que cada detalle fuera correcto. “Buscamos la opinión de los mejores amigos de Lemmy, de sus management y de su viuda (novia), porque tenía que verse bien,” dice. “Incluso fui y hablé con el tipo que le hizo sus botas.”

Publicidad

“Es hermoso pensar en el bar y la historia y los fans. Los fans fueron quienes pagaron esto. Creo que eso dice mucho de Lemmy,” dice De Pena. Ahora la leyenda del metal está inmortalizada para siempre en una estatua de bronce de 1.87 metros de altura, basada en una fotografía de Robert John (sin el cigarrillo). Entre gritos de “Lem-my, Lem-my” la estatua fue develada a cientos de fans anoche, y después el público pasó a cantar alegremente “Ace of Spades.”

Muchos viajaron solo para ver esta nueva pieza de la historia del rock. Mike Dolan y Amanda Markowski viajaron desde Brooklyn porque Motörhead es una constante en sus vidas. Doland estaba en una banda tributo a Motörhead llamada Gimmehead, Markowski lo conoció en una de sus tocadas. Poco después, comenzaron a salir, y un año después se casaron. (Usan anillos iguales estilo “Snaggletooth”). Incluso fueron al crucero de Motörhead; no tuvieron la pportunidad de conocer a Lemmy ahí porque tenía "un enorme guardaespaldas", pero cuando estaban viajando de Miami a Los Ángeles, lo conocieron en primera clase. "Lemmy se sentó justo destrás de nosotros con su novia. Leía History’s Greatest Battles y comía cereal, así que tuvimos la oportunidad de platicar con él y tomarnos un par de fotos. Fue muy dulce". Decidieron venir para esto en cuanto se enteraron y llegaron varias horas antes de que comenzara el evento.

Los miembros de la banda local de Los Ángeles, Liquor Locos, estaban frente a ellos en la fila con la idea de tomarse una muy buena foto junto a la estatua. "Perdí la virginidad con una canción de Motörhead—Jailbait’”, dice el guitarrista Joe Ramirez.

Publicidad

"Motörhead fue nuestra mayor influencia. Si no fuera por Lemmy no hubiéramos hecho nada". añade Spooky, el bajista. "Fui lo suficientemente afortunado y logré verlos en su último show".

Más abajo en la fila, Elena Buenrostro de 23 años dice que ella ha sido fan desde los 13 años porque "Lemmy es un pinche Dios, un Dios".

Los fans tomaron Jack con Coca toda la noche (como lo hubiera hecho Lemmy), compartieron historias y tomaron turnos para tomarse una foto con la nueva versión en metal del Dios del metal. La estatua permanecerá en Rainbow y estará abierta al público. Por otro lado De Pena dice que el dinero que sobró de la campaña de Kickstarter será donado a la fundación de Ronnie James Dio llamada Stand Up and Shout Fund. "Todos nosotros odiamos el cancer y conoces sobrevivientes y gente que no lo logró… además Dio era su amigo. Es lo correcto".

La fotógrafa Melissa Castro documentó la develación de la estatua (y obviamente la fiesta).