Publicidad
Film

Fuimos a ver la película de Bárcenas con el hijo de Bárcenas

Guillermo Bárcenas conoce al actor que interpreta al extesorero del PP y nos escribe su propia crítica de la cinta.

por Iago Fernández
17 Septiembre 2015, 7:19am

Fotos Elena López

En una butaca se sienta Guillermo Bárcenas, hijo de Luis Bárcenas; y a su lado Pedro Casablanc, el actor que interpreta a su padre en B, la película basada en una declaración del extesorero del PP que se estrena mañana en cines. Pedro le pregunta a Guillermo si su padre habla francés, porque tuvo dudas con la transcripción y enfocó el personaje como "un ser humano que pasa un mal momento" . A Guillermo le gusta que compare a su padre con Ricardo III y Pedro responde que no se pierde ninguna aparición en los medios del hombre que ha sido convertido en símbolo de la corrupción tras pasar un año y siete meses en prisión.

Empieza la peli y Guillermo se fija en algo que entregan a su padre ( "eso son sus pastillas") y dice que han clavado la forma de hablar del protagonista ( "mi padre tiene una voz que no le pega" ), aunque Pedro cree que a veces se embala. Bárcenas Jr. se descojona con el actor que hace de Gómez de Liaño ( "está como triste, no se entera de nada" ) y completa algunas historias que vivió personalmente. "Se refieren a un abogado que vino a casa ". El actor revela que la que aparece junto al juez Ruz es su chica ( "¿Guapa, eh?" ) y nuestro invitado aplaude lo bien que reproducen los recibís y firmas aportados como prueba.

"El mérito de Casablanc es acojonante. El hijoputa lo clava. En los gestos, las coletillas... incluso en algún plano que sale de perfil y difuminado, me parecía estar viendo al verdadero Luis Bárcenas"

-Guillermo Bárcenas-

"Joder, si lo sé hablo antes contigo para que me ayudes con el personaje" , bromea Casablanc, y recuerda que Alberto San Juan intentó contactar con él cuando representaban en teatro la obra en la que se basa esta película. Debaten sobre el momento en el que Bárcenas dice "prefiero no parar para irme pronto a prisión", porque Guillermo está seguro de que en realidad dijo "a casa" . Hay un instante incómodo escuchando el relato de las amenazas a su madre y al final acaba entrando en la sala el director para decirle a Guillermo que su padre es "un icono pop". Vale, todo bien, pero queríamos conocer la opinión real de Guillermo así que le encargamos la siguiente crítica:

"Papá", le dije. "Hijo", me contestó. Esas fueron mis primeras palabras con Pedro Casablanc, un actor de bandera que en esta ocasión interpretaba a Luis Bárcenas durante la declaración judicial, en la que como se suele decir, "tiró de la manta". Reconozco que tenía mucha curiosidad por ver la película, aun dudando que una película de este tipo pueda tener éxito en España. Tampoco me convencía la idea de hacer una película sobre un caso judicial aún no juzgado y, además, en términos marketinianos, me parecía que el título no tenía tirón y no era googleable. Yo la hubiese llamado Avatar 4, para que todo el mundo que buscara en Internet Avatar acabase, tarde o temprano, leyendo sobre una película sobre el caso Gürtel.

Todos los prejuicios e ideas equivocadas que podía tener desaparecieron de mi cabeza a los cinco minutos de empezar a ver la película. El mérito de Casablanc es acojonante. Yo pensaba que habían conseguido una copia de la grabación de aquella declaración pero solo tenían la transcripción de lo que allí se dijo y -todo hay que decirlo- el hijoputa lo clava. En los gestos, las coletillas, incluso en algún plano que sale de perfil y difuminado me parecía estar viendo al verdadero Luis Bárcenas.

La dirección cumple sobradamente en mi opinión y sabe jugar con algo que cinematográficamente tiene limitaciones e introduce algún extra-ball que hace que la película no decaiga en fases en las que quizás se pierde en mucho baile de nombres y cifras. Cine político o cine documental, no lo sé. Y tampoco sé hasta donde llegará la película, pero creo que merece la pena. Por cierto, el mejor de todos: el guionista".

-Guillermo Bárcenas-