Cultura

Desmontamos los argumentos económicos a favor de los toros

Los supuestos empleos que crea son precarios y de carácter temporal, además, reciben subvenciones y no interesan tanto a la gente como los taurinos dicen.
17.3.16

"Reivindicamos la tauromaquia como portadora de valores sociales y humanos, como soporte básico y principal de la biodiversidad en nuestro país, 500.000 hectáreas de dehesa se mantienen gracias a la cría del toro bravo, dónde estarían si no en esos paraísos, en qué incendio hubiesen desaparecido, quién las mantendría (…). Reivindicamos la tauromaquia como herramienta económica dinamizadora de tantas y tantas ciudades, por su capacidad de crear puestos de trabajo, por los efectos en la fijación de la población rural, por sus aportaciones a las arcas del estado y fundamentalmente porque son raíces de nuestra cultura a las que tenemos derecho a no renunciar". Éste es un y en el que, como se puede comprobar, volvieron a aparecer los elementos económicos como clavo al que agarrarse para que los toros sigan estando ahí, y recibiendo las ayudas que tienen. Allí se celebró una "multitudinaria" manifestación con toreros -de todas las edades- y fans pataleando porque, en teoría, se les está arrinconando.

extracto del discurso que Enrique Ponce leyó el domingo en Valencia

Contra esta "yihad antitaurina" -como la llama "agriamente" Calamaro (sic). siempre aparecen los datos de fondo para justificar que sigan abiertas las plazas, que se sigan criando toros, no se cierren las escuelas y viva bastante gente alrededor de esta fiesta-negocio. Por ejemplo, en el pasado 2015 se presentó el estudio, elaborado por el doctor en Economía y profesor de la Universidad de Extremadura Juan Medina, El impacto económico de las corridas de toros en España, en el que se hablaba del dinero que dos años antes habían generado los toros en España. Recalcando que mueve más negocio que, por ejemplo, el cine. Vaya, la cultura siempre tiene que aparecer como elemento en la comparación en este tipo de investigaciones. Porque para los taurinos, lo suyo está al nivel del cine, el teatro, la zarzuela o la música. Se habla de creación de puestos de empleo, de muchos millones de euros de ganancias y del impacto sobre las economías de los diferentes municipios que albergan ferias largas (Madrid, Valencia, Bilbao o Sevilla, entre otras). En total, en estas páginas se cifran los beneficios de 1.100 millones de euros y 60 más en concepto de IVA.

En su mayoría los profesionales taurinos son empleados precarios y todos ellos estacionales

Hemos decidido consultar a otras fuentes ajenas a las oficiales, para ver cuánto de verdad tienen esos datos y si ocultan, realmente, otra realidad paralela, camuflada entre números y porcentajes y estudios de Universidades que tienen fiabilidad pero de los que se extractan, de manera intencionada, las cifras.

El ministerio de Cultura reconoce el desplome

Empezamos con Silvia Barquero, presidenta del Partido Animalista PACMA. "Sus datos no están contrastados. La única fuente veraz y oficial de datos es el Ministerio de Cultura, que reconoce que la tauromaquia se desploma. Sólo en 10 años, en el periodo comprendido entre 2003 y 2013, las corridas han descendido más del 36,62%. No hay más que echar un vistazo a los blog taurinos para saber que la organización de una corrida de toros es un negocio deficitario que sólo se sostiene con ayudas públicas. Salvando grandes plazas como las de Madrid o Sevilla, los festejos taurinos que se celebran en cada municipio de nuestro país, están financiados con dinero público. Por ejemplo, el municipio madrileño de Fuenlabrada destinó en 2015 132.000 € a financiar corridas de toros y encierros. Si sumáramos municipio a municipio el dinero invertido, tendríamos cifras millonarias, que se podrían destinar a fines sociales".

Le planteamos a Silvia el tema de la creación de empleo. ¿Es verdad que se trata de un negocio que genera tantísimos puestos de trabajo? "Inscritos como tal existen 10.194 profesionales en el Registro de Profesionales Taurinos. Que estén registrados no quiere decir que estén en activo. Igualmente existen registrados 1.352 ganaderos de toros de lidia, de los que desconocemos si están en activo. Es la única fuente oficial. Destacaría que en su mayoría los profesionales taurinos son empleados precarios y todos ellos estacionales. Seguro que José Tomás cobra una barbaridad, pero un banderillero de una plaza de tercera no creo que pueda vivir de ello". Además, recalca el tema de la subvención pública que reciben los toros, "con los presupuestos municipales de cada ayuntamiento donde se celebran corridas de toros, con las subvenciones de las comunidades autónomas como Madrid, que destina más de un millón de euros a la tauromaquia en su presupuesto de 2015, destinando partidas incluso para las peñas taurinas".

Nos interesa hablar del supuesto interés, el fervor, que despierta entre los ciudadanos los toros, siempre según los manifestantes del pasado domingo. "Según la Encuesta de Hábitos y Prácticas Culturales del Ministerio de Cultura, el interés por las corridas de toros está justo por debajo que el interés de los ciudadanos por las conferencias o mesas redondas. El apoyo a la tauromaquia está pasando por sus momentos más bajos. Tan solo el 6,9% de los españoles acudió a una corrida de toros o rejones durante el periodo 2014 -2015. Es decir, que el año pasado, el 93% de los españoles no fue a los toros", nos comentan desde PACMA. En cuanto al tema del pasado domingo, en el Partido Animalista comentan que "viene a testificar la debilidad de un negocio herido de muerte. Salir a la calle a defender la tauromaquia es la mejor demostración de que es una práctica, debilitada, acorralada, rechazada socialmente".

¿Acta de defunción de los toros?

Continuamos con Igualdad Animal, Javier Moreno, su director internacional, cree que hay cierta perversión a la hora de analizar los datos y nos da algunas pistas sobre dónde encontrar realmente información de lo que acontece en el universo taurino. "El mundo de la tauromaquia suele manipular u obviar datos para intentar mostrar una imagen que no se corresponde con la realidad. En ese sentido creo que el informe de AVATMA es muy revelador desmontado las cifras infladas, datos económicos que son manipulados para el público, etc. Creo que la sociedad percibe la tauromaquia como algo anacrónico, propio del pasado, que no se corresponde con los nuevos valores de una sociedad mucho más sensibilizada con el maltrato animal. Precisamente por eso no consiguen conectar con las nuevas generaciones, y la tauromaquia está abocada a desaparecer".

A propósito de lo que el domingo se escenificó en Valencia, la supuesta celebración multitudinaria, Moreno opina que se trataba más bien de un anuncio de defunción: "Creo que más que manifestación se podría haber llamado funeral, porque lo que representaban esas imágenes era la tauromaquia falleciendo, un mundo que ya no tiene cabida en esta sociedad, machista, rancio y prepotente, que no entiende que su tiempo ya ha acabado. El futuro lo vemos con optimismo, porque sabemos que la sociedad mayoritariamente rechaza la tauromaquia y el brutal maltrato a que se somete a los animales en este tipo de espectáculos y veremos el fin de esta lacra para la sociedad".