FYI.

This story is over 5 years old.

Música

Papas de carrito con el Triángulo de Amor Bizarro

No quise interrumpir, sólo saludé con la mano y me acerqué a una mesita con la intención de sentarme sin desviar la atención de nadie. No pude. Tiré por accidente una cerveza sobre las lentes del fotógrafo.
3.12.13

Alguna vez le preguntamos a Peter Hook sobre Triángulo de Amor de Bizarro (TAB). Debí contarles esa anécdota para romper el hielo en lugar de comprar unas papas de carrito para hacer como que no me pone nerviosa hacer entrevistas. Llegué a la casa en donde me citaron. Los vi hacer una sesión de fotos a través de una puerta de cristal que daba al jardín. Con mi fritanga en la mano empujé la puerta para salir a encontrarlos.

No quise interrumpir, sólo saludé con la mano y me acerqué a una mesita con la intención de sentarme sin desviar la atención de nadie. No pude. Tiré por accidente una cerveza sobre los lentes del fotógrafo. Isa vino a rescatarme de inmediato. “Yo creo que es irremediable” le dijo al fotógrafo para preocuparme. Nos reímos. Pronto se acercaron los chicos a hacerme burla también y unos minutos después ya estábamos comiendo papitas.

El TAB no es nuevo para el público mexicano. Ya tiene más de tres años que vinieron por primera vez a presentar su disco debut. “Pues sólo hacemos los discos para poder venir aquí” dijo Isa. Todos se rieron. Me contaron que es la primera vez que traen a Zippo, quien se integró un poco tarde a la banda para tocar la guitarra y los sintetizadores.

En algún punto montaron un lugar para ensayar ahí en Coruña. Rentaron un sótano y armaron un bunker en donde tocaban y armaban fiestas. Con el tiempo empezaron a compartir el espacio con otras bandas que llegaban a practicar ahí también. “Así apareció Zippo. Un emo vestido todo de negro”. Ahora ensayan varias bandas locales en ese lugar, incluyendo otros proyectos musicales de Zippo.

“Siempre nos impresionó mucho eso de él. Era muy joven pero tenía mucha cultura musical” dijo Isa. “Pero nunca fui un emo prototipo” se defendió Zippo. Nos pusimos a hablar de eso. Isa dijo que la cosa con el emo era llevar el sentimentalismo al extremo, y que a ellos les importa la parte más sucia y rasposa de la música. “Nos interesa juntar todo eso. Lo divertido, lo abrumador, lo importante, lo estúpido… No quedarnos en un solo lado.” Zippo se quedó con ganas intervenir. “De todas maneras quiero dejar claro que…” –aquí hubo muchas carcajadas- “…yo nunca escuché el emo este del que hablan ahora. Para mí no tiene ni un poco de sentido. Siempre escuché a Xiu Xiu y cosas así”.

Hablamos de magia. El TAB siempre tiene eso. Una especie de tercer ojo. Me gusta pensar que este tipo de discurso les funciona como un portal entre la realidad y el propio universo de ficción en el que se mueven a la hora de hacer música. Rafa era el único que estaba parado, como viendo todo desde fuera. Se sentó. “Lo místico es algo fundamental en el ser humano” explicó. “Así como aquí en México tienen ciertas raíces prehispánicas, nosotros tenemos antecedentes con creencias prerromanas, paganas. Eso influye muchísimo en la percepción de la realidad de cada uno. El papel del cristianismo –como ideología- también influye en el pensamiento místico. Lo oculto, lo intangible, todo eso es lo que sustenta el misticismo del que hablamos”.

Estuvimos un rato discutiendo cómo es que el misticismo se cuela en todas las realidades, pues de alguna manera siempre hay un dogma del que se reniega o que se asume. “Yo pensaba que me iba a convertir en un superhéroe místico. En verdad” dijo Rafa. Isa concluyó diciendo que finalmente es mucho más divertido abrir un segundo plano para ver las cosas que quedarse con la realidad como tal. “Al final nadie tiene nada más que su pequeña realidad, que termina siendo más pequeña pero más interesante y más complicada que todo el resto”.

Lee el texto completo en Noisey, nuestra plataforma de música.