FYI.

This story is over 5 years old.

Música

Música gratis el domingo: Fantasmage

San Miguel Music: Nacieron de una broma privada pero sugieren más cosas. Y son fans de Camilo Sesto.
22.1.12

Somos Andrés (guitarra, voz) y Nico (batería, voz). Empezamos tocando versiones chatarreras en el local. En el punk, trabajar bajo presión es bueno y nosotros nos pusimos en serio cuando nos propusieron telonear a Davila 666. Hicimos once canciones en menos de un mes. Después grabamos la maqueta y pronto sacaremos un álbum con Discos Humeantes. Fantasmage se basa en que la cosa tenga volumen y energía. No tiene muchos matices aparte de jugar con la fórmula caña> más caña> megacaña. Y así una y otra vez. En base a esto, nuestros temas pueden ser más pop o más garage, pero siempre ahí arriba. Y en directo lo disfrutamos. El nombre viene de una broma privada muy de la jerga viguesa pero mola porque sugiere más cosas.

Metido entre sombras: Es un ritmo de batería 60s y un toque guitarrero muy Brincos o yeyé español, que en el estribillo se vuelve más como los grupos estatales ochenteros de punk. La letra es como una mini-recopilación de freaks nocturnos que todos reconocemos: el que baila, el pecho-lobo, el que tiene mirada de loco, el que está agazapado… lo mejor de cada casa y la chispa de la noche.

Publicidad

Huesos: Es una canción de amor (tenemos alguna más), aunque no está claro a quién o a qué. El resultado es una mezcla entre pop español lo-fi y Guided by Voices. O algo así. Tanto la letra como la música son mínimas y está todo bastante enguarrado.

Vuelta a empezar: La idea era hacer un tema con los Stooges o Motörhead en mente. Una garrulada de una nota, repetitiva, con ritmo machacón y una duración larga. Habla de estar metido en un bucle (cualquier bucle) y es bastante abierta, por lo que se puede aplicar a mil cosas. Aunque sin duda tiene un toque de negrura importante. Hay quien cree que nuestros conciertos deberían ser sólo este tema durante 45 minutos… todo llegará.

Ella es un espectro: Ésta va de una chica rara y oscura que no entiendes pero que te llega a gustar mucho y te trastorna. Aunque aprovecha el tópico novia-zombie habla de algo más real. Metimos unos acordes de garage oscuro sobre una batería tangada del Satisfaction de los Stones y al final tiene un punto bailongo. Las voces agudas y a coro tienen un toque desquiciado de niños locos.

Fresa Salvaje. Si pinchas en el título verás un vídeo grabado en el Liceo Mutante de Pontevedra (disculpas por el sonido). En comparación con otras canciones del gran Camilo Sesto, ésta no es nada barroca. Se basa en una nota y es muy rock, por lo que es factible hacerla más primitiva. En plan Oblivians y esa onda. Es más una adaptación que una versión, porque hay partes de la original que no metemos. La hemos reducido a lo más básico posible. La primera opción era Mola Mazo, pero nos harían falta tres o cuatro miembros más.

Ilustraciones: Andrés Magán