Feminisme

Mujer que fue violada con una rama de árbol muere dos años después por lesiones

Anna Barmina requirió casi un año para recobrar la consciencia, luego de ser atacada por un violador serial. Quedó tan traumatizada que nunca volvió a hablar.
Juan  Regis
traducido por Juan Regis
4.1.18
Foto: Katarina Radovic vía Stocksy

Una sobreviviente de violación oriunda de Ufa, al sureste de Rusia, murió a causa de sus lesiones dos años después de sufrir un brutal ataque que horrorizó al país.

El violador serial, Gizar Ziyangareev, atacó a Anna Barmina de 33 años, representante de una empresa de cosméticos rusa, en septiembre de 2015, una semana después de haber salido de prisión, donde cumplía su sentencia por violación. El atacante le clavó un cuchillo a Barmina antes de violarla con una rama de árbol y despojarla de su dinero, computadora portátil, y teléfono celular.

Publicidad

Barmina sufrió graves daños en sus órganos internos y sufrió un paro cardíaco antes de caer en coma durante un año. A pesar de recobrar la consciencia, Barmina quedó tan traumatizada por el ataque que nunca volvió a hablar después de dejar el hospital. Su familia la enterró el 28 de diciembre en Ufa.

Poco antes de su muerte, la corte redujo la sentencia de 23 años de Ziyangaree —una de las sentencias más largas jamás impuestas a un violador por la corte rusa— a un mes, luego de que éste argumentara que su vieja madre e hijos dependían de él.

Natalia, la madre de Barmina, lo describió como un "monstruo inhumano", y criticó a la corte por no haber impuesto la pena de muerte al violador serial. "Algún día saldrá de la cárcel y seguirá violando gente", declaró de acuerdo con The Mirror.


Relacionados: Víctima de trata es sentenciada a cadena perpetua por matar al hombre que la compró


A una semana de ser liberado de prisión, Ziyangareev violó a su vecina, menor de edad, y violó a cuatro mujeres más, incluyendo Barmina. Después de su arresto, el diario Komsomolskaya Pravda informó que Ziyangareev no se arrepintió e incluso le dijo a la policía que sus víctimas deberían agradecerle.

"Este caso es horroroso, realmente horroroso", dice la activista rusa contra la violencia, Alena Popova, "pero muestra que la violencia sexual aún no cuenta con medidas preventivas concretas por parte de la policía o legislaciones". Popova destaca la decisión de la corte para reducir la sentencia de Ziyangareev como un acto particularmente abominable, y exige la creación de leyes específicas para prevenir que violadores vuelvan a tener contacto con mujeres, así como leyes antiacoso.

"La naturaleza brutal de los ataques repetitivos por parte de este hombre son un recordatorio de lo mucho que algunos hombres odian a las mujeres", dice Sarah Green de la coalición para erradicar la violencia contra las mujeres. "La débil respuesta por parte de la corte rusa está posiblemente relacionada con los niveles endémicos de violencia contra las mujeres y niñas".

Sin embargo, Green tiene la esperanza que la situación pueda cambiar con la Copa del Mundo de la IFFA a celebrarse este año en Rusia y al incremento del escrutinio a los derechos humanos en dicho país.

"Esperamos que el Mundial de este año lleve los reflectores de los medios a este tema y aplique presión a las autoridades rusas para tomarse los ataques sexuales de forma más seria".