Peggy Guggenheim: La Patrona del Arte Moderno
Creators

Peggy Guggenheim: La Patrona del Arte Moderno

Una breve revisión a una de las figuras más importantes del arte en el último siglo.
8.3.17

Peggy Guggenheim a lo largo de su vida fungió como coleccionista, mecenas, comerciante y fundadora de su propio museo, manteniéndose en el centro del arte moderno durante varias décadas. Ella nunca tomó partida de una sola escuela o estilo, siempre apoyo a artistas y su obra por su amor tan grande al arte. Parte de sus actividades fue tener romances con los artistas que ella representaba, haciendo su vida y participación en las artes, controversial.

Peggy nunca se consideró "una Guggenheim" . Ella había perdido a su padre, Benjamin, Guggenheim, en el accidente del Titanic. La familia Guggenheim había creado una fortuna en la industria minera y de metales. Sin embargo, el padre de Peggy no dejó sus asuntos financieros en orden por lo que la fortuna que Peggy heredó no fue realmente tan grande como muchos especulan.

Ella, nacida en Nueva York, se mudó a Europa alrededor de 1920 dónde se contrajo nupcias con su primer esposo, el artIsta Dadaísta Laurence Veil. Durante su estancia en Europa, formó muchos vínculos con fIguras importantes del "avant-garde" en Paris y Londres entre ellos, Marcel Duchamp. Peggy abrió su primera galería en Londres llamada "Guggenheim Jeune" con una exposición de Vasily Kandinsky.

Publicidad

Peggy ayudó a publicitar una lista de pintores y escultores quienes hoy tienen obra en los mejores museos del mundo. Algunos de estos artistas que forman parte de su colección de arte son: Jean Arp, Constantin Brancusi, Georges Braque, André Breton, Alexander Calder, Marc Chagall, Giorgio de Chirico, Joseph Cornell, Salvador Dalí, Robert Delaunay, Marcel Duchamp, Francis Picabia, Pablo Picasso y Max Ernst entre muchos otros.

Más tarde, Peggy descubrió a Jackson Pollock y organizó una exposición en 1943 con su obra. A partir del éxito obtenido de su exposición y de su colaboración con Peggy, Pollock renunció a su trabajo como personal de mantenimiento en el museo del tío Guggenheim y se dedicó al arte de lleno. Según la misma Peggy, ella tuvo cientos de amantes en los cuales figuran Samuel Beckett, Giorgio Joyce, Yves Tanguy, Constantin Brancusi y Marcel Duchamp.

Se dice que la personalidad ególatra, así como su liberación sexual, la hacía de alguna manera una artista. Si fuera considerada una artista Peggy, sin duda su práctica sería como un "performance art" dónde su manera de vivir es lo más atractivo de la obra.

Peggy siempre tuvo un "ojo" o apreciación por el arte que parecía no pertenecer a los tiempos que ella vivía. Ella encontraba talento en artistas que otros no reconocían ya que no entendían su obra o no era la que se acostumbraba ver en ese entonces. El director del Tate en Londres rechazaba el trabajo que Peggy le presentaba de Arps y Brancusi ya que opinaba que eso no calificaba como escultura para el tema de importación. El Louvre en París rechazó guardar la colección de Peggy durante la guerra ya que ellos opinaban que las obras "no eran de valor".

En cuanto a la comercialización de obras, Peggy siempre veía a la misma como un apoyo para que los artistas siguieran trabajando y no se dejaba llevar por la idea de monetizar la obra o de hacer un negocio grande de esa actividad. Conforme pasaban los años y la industria de arte cambiaba, la gente comenzaba a comprar arte viendo ésta como una herramienta de inversión y no tanto por amor a la obra. A Peggy le indignaba saber que esto existía y que la gente compraba arte como parte de una estrategia fiscal y de negocio.

La historia de Peggy puede inspirar a muchos a buscar aquello que les apasiona y luchar por ello, no obstante que al principio se les critique o se les trate de desmotivar. Peggy tuvo que trabajar duro muchos años antes de ver los frutos de su trabajo en una galería en Londres. Es preciso tomar el ejemplo de la Señora Guggenheim de no dejar que los juicios externos desmotiven y mantenerte fiel a tu personalidad única así como a tus pasiones.

Sigue a Adriana Rangel en Instagram.