El efecto trip hop en Latinoamérica

Revisamos algunos frutos del trip hop en la región.

A principios de los noventa llegaban noticias de ultramar acerca de un "nuevo" género musical. Una mezcla entre sonidos atmosféricos creados por breaks de batería al estilo hip hop, ecos heredados de las consolas de los productores jamaiquinos de dub, y la sensibilidad del pop británico. Dentro de las pistas que recogía uno de esos países lejanos cubiertos por bruma, también estaba incluida la descripción del enclave donde se escucharon estos sonidos por primera vez: Bristol.

Publicidad

Las características melancólicas y oscuras del llamado ‘sonido de Bristol’ tenían una estética hip hop incorporando voces femeninas y raps muy relajados sin ese estilo ‘en tu cara’ de los americanos. Si ven un mapa, la ciudad de Bristol se encuentra al sur de Inglaterra: la interpretación del hip hop hecha por los ingleses siempre ha tenido un toque de sofisticación que le da esa personalidad afectada y melancólica.

Cuando pienso en las evoluciones o mutaciones que ha tenido el hip hop durante los últimos treinta años recuerdo aquella frase de Louis Armstrong que sirvió a manera de respuesta cuando le preguntaron qué pensaba acerca del rock and roll y él contestó algo así como: "¿Así que así lo llaman ahora? Tocamos esos ritmos desde antes que lo llamaran así.’ Lo que interpreto acerca de esa respuesta de Satchmo son un par de cosas: todos los géneros asociados con la música popular del siglo pasado tienen un mismo origen; y la prensa y críticos tienden a etiquetar como géneros distintos lo que en realidad solo son mutaciones de un cauce original.

El trip hop no es la excepción y fue presentado ante nosotros como un género sofisticado y nuevo, aunque en realidad era solo era una de las muchas interpretaciones que tuvo el hip hop americano alrededor del mundo; en este caso, la del sur de Inglaterra. Lo cierto es que con esa etiqueta e imagen, bandas como Portishead y Massive Attack pudieron dominar mercados ajenos al hip hop. Pasó más o menos como lo que sucedió con los Beastie Boys y que revisamos en una entrega anterior: Me gusta Massive Attack pero casi no me gusta el hip hop. Lo anterior y en el caso del trip hop, también aplica para las variantes: Me gusta Massive Attack pero no me gusta el reggae/dub. Amigxs, dense cuenta.

Publicidad

Las bandas que sobresalieron por aquellos años fueron Smith & Mighty, Sneaker Pimps, Tricky y los Up, Bustle & Out; además de los mundialmente conocidos Massive Attack, Portishead y Tricky. Durante aquellos ayeres, también se le llamó trip hop a los beats de DJ Shadow durante su era del Endtroducing…. Curiosamente el caso de Shadow también se ajusta al funesto: Me gusta Shadow pero no me gusta el hip hop. La lista es larga. Tengo que insistir: amigxs, ya dense cuenta.

Por supuesto, el impacto del género no se dejó esperar de este lado del Atlántico y algunas bandas coquetearon con sampleos y breaks de batería. Uno de los casos más destacados en América Latina es el de Bocanada de Cerati, en el cual el otrora líder de Soda Stereo echó mano de una MPC, incorporando así hip hop a su fórmula de rock. Pero Gustavo (Descanse en Poder) no fue el único en inspirarse en el sonido de Bristol. De hecho, unos años antes la banda chilena Lucybell en su disco Viajar de 1996 incluyó la que tal vez sea la rola más famosa del trip hop latinoamericano: "Mataz".

De acuerdo a la versión oficial, el tema de Lucybell fue compuesto mientras la banda se encontraba en Nueva York, ciudad en la que por aquellos años era prácticamente imposible escapar de la sombra del hip hop. "Mataz" samplea la batería de "Fairplay" de la banda inglesa Soul II Soul. El tema se divide en dos y las partes se identifican por un break de batería distinto en cada una. Uno de esos breaks es el de Soul II Soul y el otro no lo tengo identificado. La letra es del vocalista de la banda Claudio Valenzuela y completa la fórmula para crear esa atmósfera melancólica y oscura que no les cuesta trabajo a los músicos chilenos.

Publicidad

Durante esos años, la banda se convirtió en una referencia del rock latino de la mano del canal MTV en su versión para los mercados hispanohablantes y realizó extensas giras por Latinoamérica y Estados Unidos. La rola tuvo gran éxito pero resultó ser solo una excepción en la creación de Lucybell. No recuerdo otra canción de la banda.

Still de Sexo, Pudor y Lágrimas. Foto vía Río Negro Producciones

Durante el mismo año del lanzamiento de Bocanada de Cerati, se estrenó en México la película Sexo, Pudor y Lágrimas de Antonio Serrano. Cine mexa para white mexas de la clase media capitalina. La comedia romántica tuvo gran éxito: las relaciones interpersonales eran diferentes en los años noventa. Estelarizada por Susana Zavaleta, Demián Bichir y Cecilia Suárez, la peli gozó de gran aceptación, en gran medida, gracias a su soundtrack.

El responsable del soundtrack es el viejo Aleks Syntek, que por esos años no había dado muestras de ser el señor clasista y racista que conocemos hoy. "Maloso Panda" (por su personaje en el show de comedia infantil Chiquilladas) fungió como director musical del soundtrack en cuestión, incluyendo temas de bandas como Los Exquisitos y Lost Acapulco, entre otras.

Pero Aleks también compuso e incluyó la emblemática canción que llevaba el mismo título que la película: "Sexo, Pudor y Lágrimas". El tema de Syntek cuenta con un break de batería muy propio de atmósferas trip hop y la letra descorazonada del líder de las juventudes anti reggaeton, le da esa estética del género de Bristol. No debe subestimarse, además, el efecto de las palabras "Me da igual", al final de su coro, en la psique de todos esos adolescentes clasemedieros mexicanos de los años noventa. Fue un grito de liberación casi tan estruendoso como el "Me vale gorro" de Fher.

Y así, el viejo Aleks dio el banderazo de salida para el trip hop hecho en México.

Hago una mención especial a los Hermanos Warner y mi querido amigo Pepster por su banda Rosco, que en el 2005 con su álbum homónimo juntaron toda la vibra del trip hop/downtempo inglés.

FB: GranRevancha / Twitter: @revancha_df / Instagram: revancha_df.