beisbol

El interminable y fascinante recorrido de Edwin Jackson

Los Nationals convocaron a Edwin Jackson para llenar un vacío en su rotación. Sólo Octavio Dotel (excompañero) ha jugado para más equipos de la MLB.
Adam Hunger-USA TODAY Sports

Edwin Jackson debutó en las Mayores un 9 de septiembre de 2003 en el entonces Bank One Ballpark de Phoenix, Arizona. El primer bateador que enfrentó fue Steve Finley. El segundo fue Junior Spivey. El tercero Luis González.

Jackson tenía 20 años de edad, y era considerado uno de los mejores jugadores prospecto. Lanzando en lugar del lesionado titular de los Dodgers, Hideo Nomo, Jackson lanzó seis entradas y sólo concedió una carrera, y derrotó a Randy Johnson un día antes del cumpleaños 40 de éste. El futuro lucía esperanzador para Edwin Jackson.

Publicidad

"Lo que vi fue increíble", comentó el cerrador Eric Gagne para Los Angeles Times. (Gagne registró su salvación 50 aquella noche). "Obtuvo los outs importantes cuando los necesitó, y tuvo control de sus emociones. Simplemente increíble".

El entrenador de los Dodgers, Jim Tracy, comparó a Jackson con Dwight Gooden. Incluso Kevin Brown, el amargado y costoso as de los Dodgers, tenía cosas buenas que decir de él.

"Si se mantiene saludable lanzará aquí por mucho tiempo", dijo Brown.

Brown tenía razón. Jackson ha lanzado en las Mayores durante mucho tiempo. Sólo un jugador presente en su debut sigue en las Mayores —hablamos de Adrian Beltre— y cuatro jugadores que participaron en aquel juego obtuvieron trabajos como entrenadores en la liga. Sin embargo, la carrera de Jackson no despegó como sus compañeros habían esperado que sucediera después de su asombroso debut. Desde entonces, Jackson ha sido transferido seis veces. Ha lanzado para 12 equipos. Este martes abrirá para los Nationals de Washington en Anaheim. Será su segundo período con los Nationals y su segundo equipo de la campaña 2017.

Se necesita mucho talento, durabilidad, y suerte para quedarse en las Mayores durante 14 temporadas casi ininterrumpidas. Edwin Jackson ha pasado por mucho, y cuesta trabajo creer que apenas tiene 33 años de edad. Él no se convirtió en Doc Gooden. Tampoco necesitó hacerlo para tener una fascinante carrera.

Publicidad

Box score vía Baseball Almanac.

Jackson pasó rápidamente de ser una estrella del futuro a uno de los hombres sin rumbo que se manifestaron en el box score el día de su debut. Antes de la temporada del 2006, Jackson fue traspasado a Tampa para traer a Danys Baez y Lance Carter. Un año después pasó a Arizona, acuerdo que vio a Curtis Granderson llegar a Nueva York, y al joven Max Scherzer formar parte de los Tigers.

Jackson sólo pasó la mitad de la temporada con los Diamondbacks. Pero durante ese tiempo logró lanzar uno de los juegos sin hit más raros del beisbol, con ocho pasaportes y seis ponches contra su viejo equipo, los Rays de Tampa bay.

El juego sin hit no sólo fue milagroso, también fue la perfecta síntesis de Jackson, el pícher: siempre caminando sobre la delgada línea de lo brillante y lo terrible. Jackson lanza con fuerza, lanza sliders, y en ocasiones pierde la zona de lanzamiento. Verlo jugar puede resultar frustrante, pero también te hace pensar por qué razón no se convirtió en aquel jugador que sus compañeros de los Dodgers esperaban que llegara a ser.

En julio de 2010, los Diamondbacks canjearon a Jackson a los White Sox por David Holmberg y Daniel Hudson. Un año después, los White Sox mandaron a Jackson y Mark Taehen a Toronto por Jason Frasor y Zach Stewart. Pero Jackson nunca lanzó para los Blue Jays. En uno de los intercambios más raros (y de menor impacto) y olvidados en la historia moderna del beisbol, Jackson fue a los Cardinals junto con Octavio Dotel, Corey Patterson, y Marc Rzepczynski a cambio de un paquete de jugadores prospecto encabezados por Colby Rasmus.

Jackson lanzó con efectividad para los Cardinals (al igual que Dotel y Rzepczynski) y formó parte de su rotación en postemporada cuando ganaron la última Serie Mundial de la era La Russa/Pujols.

Después de esa temporada, Jackson firmó su primer contrato como agente libre con los Nationals. Desde entonces ha lanzado para los Cubs, Braves, Marlins, Padres y, este año, con los Orioles. Sus 12 clubes en las Mayores lo colocan a un equipo del récord de su excompañero Dotel. Jackson ha sido abridor y relevista. Ha impuesto condiciones en el diamante y tenido pésimas noches. Ha encontrado y perdido la zona de strike en varias ocasiones. Firmó un lucrativo contrato como agente libre que le hizo ganar millones de dólares. Ha sido considerado, en general, como un buen compañero. Jake Arrieta describió a Jackson como "uno de los mejores seres humanos que he conocido".

En el último mes, Jackson ha jugando con los Chiefs de Syracuse de la Triple-A, donde sólo ha permitido una carrera en 20.1 entradas. En 2003, se metió a la rotación de los Dodgers luego de que Hideo Nomo se lesionara. Esta vez cubrirá el lugar de Joe Ross, diez años menor que él. Será parte de la rotación de un equipo que seguramente llegará a postemporada. Una vez más, Edwin Jackson tiene la oportunidad de asegurar un puesto.

La historia ha sido actualizada para describir con mayor precisión la interacción entre Puig y González. La versión inicial tenía a Robby Hammock como entrenador de las ligas menores. En realidad es el entrenador de receptores/calidad de los Diamondbacks a nivel de Grandes Ligas.