FYI.

This story is over 5 years old.

Un bombero quemado se somete al trasplante facial "mas completo" de la historia en EEUU

Se habían realizado nueve trasplantes de cara y un trasplante de cuero cabelludo en EEUU, pero este procedimiento establece un nuevo estándar porque incluyó el cuero cabelludo completo, las orejas, los canales auditivos, estructuras óseas, y los...
Imagen vía NYU Langone Medical Center

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Esta historia es parte de la alianza entre MedPage Today y VICE News.

Un bombero que sufrió graves quemaduras hasta el punto de que su rostro era totalmente irreconocible se ha sometido, después de 14 años del accidente, a la más completa operación de transplante de cara en el mundo, según anunció el lunes la NYU Langone Medical Center, donde los médicos realizaron la cirugía.

Publicidad

El rostro de Patrick Hardison sufrió una intensa quemadura mientras trabajaba como bombero voluntario en Senatobia, Mississippi, el 5 de septiembre de 2001. Hardison, quien tenía 27 años en ese momento, estaba buscando a una mujer dentro de una casa que ardía cuando el techo se derrumbó sobre él, derritiendo su mascarilla. Logró escapar del lugar saltando por una ventana y sus compañeros bomberos consiguieron salvar su vida — pero el daño resultante fue tan intenso que ni siquiera podían reconocerlo.

"Yo no tenía idea de lo que le había pasado hasta que lo pusimos en la ambulancia, se acercó a mí y me dijo: 'Cuida de Chrissi y de los niños", contó su compañero bombero Bricky Cole a los funcionarios del hospital el año pasado. "Fue entonces cuando fui consciente de lo que había pasado. Fue un podrido y maldito día".

Hardison perdió su párpados, las orejas, la nariz, los labios y el cabello, y también sufrió graves quemaduras en el cuello y el torso. Pese a haberse sometido a más de 70 cirugías, nunca pudo recuperar ni su aspecto, ni su vida. A pesar de los injertos de piel proveniente de sus piernas, padecía de un tejido cicatricial que le hacía doloroso incluso hablar o comer.

El tratamiento para la esquizofrenia necesita más psicoterapia y menos medicación. Leer más aquí.

Durante 14 años, Hardison llevaba unas prótesis como orejas, gafas de sol y una gorra de béisbol para salir de su casa. Sus dos hijos menores sólo lo conocen a su padre con el aspecto resultante de las graves quemaduras.

Publicidad

Fue un compañero de Hardison, que también era bombero, que le sugirió que considerara una cirugía de trasplante de rostro en el año 2012. Entonces, Hardison contactó con el Dr. Eduardo Rodríguez, quien estaba trabajando en la Universidad de Maryland y a punto de unirse al Departamento de Cirugía Plástica del NYU Langone Medical Center's Hansjörg Wyss.

El Dr. Eduardo Rodriguez y Patrick Hardison. (Imagen vía NYU Langone Medical Center)

El índice de supervivencia de un trasplante facial, según le informaron, era de 50 por ciento. Rodríguez señaló que uno de sus colegas en Francia había tratado de realizar un trasplante igual de complejo que provocó la muerte del paciente.

"No es una operación para cualquiera", afirmó en una presentación el lunes anunciando el éxito de la cirugía.

En agosto de 2014, Hardison se puso oficialmente en lista de espera para recibir un trasplante facial. Encontrar compatibilidad, sin embargo, fue particularmente difícil porque el donante debía tener el mismo tipo de sangre de Hardison, así como una coloración y estructura ósea facial similares. Por otra parte, no todas las familias de los donantes están dispuestas a aprobar este tipo de donación.

"Esperemos que suceda pronto", dijo Hardison a los videógrafos NYU Langone antes de la cirugía. "Está en las manos de Dios. Y cuando esté listo para que suceda, sé que hay un ángel para mí en alguna parte. Esperemos que llegue ese día y espero que la familia [del donante] sea fuerte, porque no puedo imaginar perder a alguien a una edad temprana y luego acceder a realizar este tipo de donación".

Publicidad

Se tardó más de un año en encontrar al donante adecuado. David Rodebaugh, de 26 años, un artista y ciclista de Brooklyn, falleció por muerte cerebral tras un accidente de moto en verano. Cuando se le preguntó a su madre acerca de la donación de su rostro, ella no dudó en decir que sí, de acuerdo con Helen Irving, directora general de LiveOnNY, antiguamente denominada Red de Donantes de Órganos de Nueva York.

"Su hijo siempre había querido ser bombero", contó Irving. Añadió que el corazón, el hígado, los huesos y los ojos de Rodenbaugh también fueron donados a pacientes que necesitaban trasplantes de órganos.

La cirugía, que concluyó el 15 de agosto, demoró 26 horas e involucró a más de 100 médicos y enfermeras. Hardison está tomando medicamentos para evitar que el sistema inmunológico de su cuerpo rechace el nuevo tejido, y aunque irá disminuyendo la cantidad de medicación con el tiempo, tendrá que seguir tomándola el resto de su vida.

Médicos anuncian la primera muerte por sarampión en EEUU desde 2003. Leer más aquí.

Hasta la operación de Hardison, se habían realizado otros nueve trasplantes de cara y un trasplante de cuero cabelludo en Estados Unidos, según la Red Unida para Compartir Órganos, que mantiene un contrato con el gobierno federal de ese país para asignar los órganos destinados a trasplante.

La cirugía fue muy exhaustiva, según el hospital, porque incluía el cuero cabelludo completo, las orejas, los canales auditivos, estructuras óseas, y los párpados. Aunque transplantes ya se habían practicado cirugías que incluyeran el transplante de párpados, esta era la primera vez que un trasplante de este tipo se le realizaba a alguien que no era ciego.

Publicidad

"Su cirugía establece nuevos estándares en lo que respecta a trasplantes faciales y servirá como una herramienta de aprendizaje increíble", dijo Rodríguez. "Me siento particularmente alentado por el éxito que hemos logrado en el trasplante de los párpados de David y en los mecanismos de parpadeo. Esto supone un hito importante — uno que podría conducir a preservar la visión de futuros pacientes".

Los costos médicos fueron de entre 850.000 y 1 millón de dólares, agregó, incluida la atención antes de la operación y después del procedimiento. Una subvención del NYU Langone Medical Center cubrirá los costos.

Tras 63 días, finalmente se le permitió a Hardison mirarse en un espejo. Poco después, se le permitió a su familia visitarlo.  Hardison considera ahora que ha recuperado "su cara", dijo Rodríguez.

"Vivimos un momento muy emotivo cuando lo llevamos a [la tienda] Macy's a comprar ropa nueva", recordó Rodríguez en una conferencia de prensa el lunes. "Nadie se quedó observándolo".

"Me han dado más que una nueva cara", dijo Hardison en un comunicado. "Me han dado una nueva vida".

Han pasado 93 días desde la cirugía, expresó Rodríguez, y el cuerpo de Hardison no ha mostrado signos de rechazo de la cara trasplantada, que por lo general ocurre dentro de los 90 días posteriores a la cirugía. En enero o febrero, cuando la hinchazón inicial haya bajado, será sometido a otra intervención exclusivamente centrada en los ojos y los labios.

El problema de la salud mental en la India. Mira el documental aquí.

Sigue a Sydney Lupkin en Twitter: @slupkin

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsES