FYI.

This story is over 5 years old.

Accedemos a documentos del FBI donde se refieren a los musulmanes despectivamente

Algunos documentos del FBI a los que ha accedido VICE News arrojan luz sobre un controvertido informe que denunciaba que la agencia estadounidense usaba un término despectivo para referirse a los miembros de la comunidad musulmana.
15.10.15
Imagen vía Wikimedia Commons
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Algunos documentos del FBI de redacción muy técnica a los que ha accedido VICE News arrojan luz sobre un controvertido informe. El informe en cuestión, co-redactado por el periodista que destapó el caso Snowden, Glenn Greenwald, denunciaba que la agencia estadounidense empleaba un mismo y despectivo nombre para referirse a los miembros de toda la comunidad musulmana.

El año pasado Glenn Greenwald escribió un artículo sobre la vigilancia a la que habían sido sometidos cinco ilustres musulmanes estadounidenses por parte de la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA en sus siglas inglesas) y el FBI. Greenwald es uno de los periodistas a quien Edward Snowden, antiguo contratista de la NSA, filtró los comprometedores documentos sobre las invasivas prácticas de vigilancia de la agencia en que trabajaba.

Publicidad

El detallado y amplio artículo, basado en documentos clasificados extraídos del botín de Snowden, contiene una perla informativa especialmente incendiaria. Según documenta Greenwald, tanto el FBI como la NSA emplean el término "Mohamed Raghead" (algo así como Mohamed Cabeza de Turbante) como asunto en las operaciones de vigilancia. Así lo estipulan en una circular gubernamental en la que asesoran al personal de inteligencia sobre cómo presentar solicitudes de vigilancia. El insulto fue interceptado entre decenas de noticias. Igualmente, la circular en cuestión invitaba a la Casa Blanca a que convocara inmediatamente al director de Inteligencia Nacional para que revisara los conceptos de "diversidad y tolerancia" y lo publicara.

Por lo visto, dicha revisión conceptual sigue en marcha. VICE News, pese a todo, quiso comprobar desde entonces si el uso del término Mohamed Raghead en los documentos oficiales del gobierno es un caso aislado o si se ha extendido. Así que en julio de 2014 presentamos una solicitud ante la Ley de Libertad de Información (FOIA en sus siglas inglesas), para averiguar lo sucedido y acceder a los archivos del FBI, la CIA y la NSA.

'Ángulos muertos e ineficacia': el antes y del después de la CIA tras el 11-S. Leer más aquí.

De tal forma, les pedimos a las tres agencias que nos facilitaran todos los documentos en los que aparecía la expresión Mohamed Raghead. Más de un año después, el FBI respondió presentando 56 páginas de documentos densamente redactados. Tanto la CIA como la NSA siguen trabajando en nuestra petición. El FBI aseguró haber encontrado un total de 86 páginas. Sin embargo, nos comunicaron que se veían obligados a censurar o mantener la información en su poder, por motivos de seguridad nacional y privacidad. Según nos contaron los documentos están considerados como "deliberativos" y su divulgación podría descubrir técnicas y procedimientos de las fuerzas de seguridad. El FBI también nos contó que algunos de los documentos en los que se alude a Mohamed Raghead procedían de otras agencias y habían sido enviados al FBI para que este resolviera si podían ser o no publicados.

Publicidad

La mayoría de los documentos que el FBI autorizó publicar son informes internos del FBI en materia de antiterrorismo, seguridad nacional y asuntos públicos. Estos habrían sido intercambiados por los funcionarios y versarían sobre el primer informe de Interceptación fechado el 9 de julio de 2014. Además, otras de las alusiones a Mohamed Raghead provienen de artículos publicados un mes después por la página web del FBI. Igualmente, los correos electrónicos en los que se aludía a Mohamed Raghead fueron igualmente marcados por los funcionarios de la oficina del ayudante del Fiscal General y por funcionarios del departamento de Justicia de Estados Unidos.

"Aquí el artículo tan esperado de Greenwald. Fue colgado anoche y te paso este link para que estés al corriente y disfrutes de su lectura", escribió un empleado del departamento de Asuntos Públicos del FBI. Su nombre también apareció en el redactado.

'[Los funcionarios del gobierno] intentaron convencer a otros medios de comunicación de que estábamos desinformados'.

Un día antes de que el informe Intercept fuera publicado, un empleado del FBI compartió un tuit vía correo electrónico con sus trabajadores. Se trataba de un tuit eliminado de los documentos por la oficina, presumiblemente extraído del informe. Uno de los compañeros responde: "Mantener los ojos bien abiertos al Intercept de esta noche".

El mismo día, otro trabajador del FBI envió un email a sus compañeros en que preguntaba: "¿alguna posibilidad de que el masivo intercambio de emails esté basado en el asunto Greenwald? ¿Podemos sacar algo?".

Publicidad

Alguien le contesta diciendo: "No estoy seguro de que lo esté. ¿Qué parte del asunto te hace falta?".

Aquí no queda claro a qué se refieren los trabajadores del FBI. Sin embargo, de la cadena de emails se deduce que la agencia estaba a la espera de que el informe Intercept fuese publicado. Además, se entiende también que se están redactando comunicados, temas de discusión y fichas técnicas, para las sucursales del FBI, sus agentes y la central.

"OK", escribió un especialista en inteligencia. "Nos reuniremos con miembros de Asuntos Públicos, del Consejo de Seguridad de la Casa Blanca, del departamento de Justicia, la NSA, del FBI y de la oficina del Director Nacional de Inteligencia", para coordinar el "borrador" de un comunicado para el grupo.

La cadena de televisión NBC comunicó a un oficial de asuntos públicos del FBI que, básicamente, había impedido que saliera un artículo en la web basado en el caso Intercept.

"Me acaban de comunicar desde la NBC que han decidido no publicar el artículo para la web que habían escrito. Con un poco de suerte se trate de un síntoma de lo que sucederá con el resto de grandes cadenas", decía el email.

Greenwald ha declarado a VICE News que cree que el email versa sobre discusiones que el FBI, la NSA y otras agencias del gobierno habrían sostenido con otros periodistas antes de la publicación del informe Intercept. Por lo visto, se propagó entre reporteros de otros medios de comunicación que la interpretación que se hacía en el informe Intercept de un asunto clave en materia de vigilancia era errónea. Los medios de comunicación, comenta Greenwald, fueron desviados para que no se hiciesen eco de la noticia.

Publicidad

"Lo que pasó en realidad es que el gobierno no nos lo dijo a nosotros, sino a otros medios de comunicación, como, por ejemplo, NBC. Les convenció de que el documento en que nos habíamos centrado para sacar adelante nuestra historia era, precisamente, el documento que habíamos malinterpretado", asegura Greenwald. "Que no se trataba, en realidad, de un listado de individuos a los que vigilar, sino de otra cosa. [Los funcionarios del gobierno] intentaron convencer a otros medios de comunicación de que estábamos desinformados. Se creían que así la historia no se propagaría, ni llegaría a más gente. Tal fue la estrategia a la que acudieron para tratar de minimizar su impacto".

Un portavoz de NBC News no quiso responder a las preguntas de VICE News.

Pese a todo, el informe Intercept sobre la vigilancia del gobierno siguió su curso y fue discutido en las más altas instancias del FBI. En un correo electrónico interno enviado un mes antes de que el informe Intercept fuera publicado, un empleado de uno de los departamentos de inteligencia del FBI escribió que un colega suyo de la oficina de antiterrorismo había formulado un "pregunta extraña".

"Se le han preguntado una serie de cuestiones sobre un programa llamado [censurado] para que prepare una sesión informativa para el asistente del director ejecutivo", escribió el agente del FBI el día 18 de agosto de 2014. Lo hizo en un email cuyo asunto rezaba "¿Algún artículo nuevo sobre Intercept?". "Se le dijo porque, una de dos, o había un nuevo Greenwald o un nuevo artículo sobre el informe. ¿Sabes si el interceptado nos ha informado de alguna otra publicación?"

Publicidad

Otro email interno con fecha del 5 de agosto de 2014, fue enviado a los abogados del FBI y a funcionarios de Asuntos Públicos. El destinatario era alguien de la oficina de Asesoramiento General del FBI. El email subraya que existe otro informe Intercept y la publicación en la web de documentos internos del Centro Nacional Antiterrorista (NCTC en sus siglas inglesas). Este revela que casi la mitad de la gente incluida en el listado de sospechosos a los que vigilar, no están vinculados al terrorismo.

Nos adentramos en la operación de Washington para hundir a Snowden. Leer más.

Greenwald explica a VICE News que revolvió el archivo de Snowden en busca de nuevas referencias a Mohamed Raghead. De hecho, Greenwald buscó cualquier otra forma derogatoria de referirse a los musulmanes, habida cuenta de que había descubierto que existía un documento oficial interno donde así se hacía. Sin embargo, no encontró nada.

"Si hubiésemos encontrado otras menciones despectivas como la de Mohamed Raghead, las hubiésemos publicado sin ningún asomo de duda", sentencia Greenwald.

El periodista no cree que se empleara el término Mohamed Raghead de "en todo el sistema", y tampoco que se refiriese necesariamente a "una mala persona". Sin embargo, lo que sí que descubrió fue que "en un elevado porcentaje de los casos se emplean nombres árabes azarosamente, de manera casi caricaturesca, como formas de llamar a personas a las que están espiando".

Publicidad

Al final ha resultado que el FBI lo ha pasó realmente mal para localizar cualquier documento en el que se aludiera a Mohamed Raghead. Meses después de que el informe Intercept fuese publicado, un empleado del FBI reenvío un correo electrónico en el que, presuntamente, contestaba a una pregunta sobre el susodicho.

"Aquí os adjunto el único documento que he encontrado que contiene la palabra Mohamed Raghead", escribe el empleado del FBI. El documento contenía puramente una copia de un artículo publicado por ABC News inspirado en el informe Interceptoriginal.

Sigue a Jason Leopold en Twitter: @JasonLeopold

Imagen vía Wikimedia Commons