FYI.

This story is over 5 years old.

Tu chai contiene casi las mismas calorías que una Big Mac

Esas bebidas con café, caramelo, leche, crema batida y quién sabe cuánto más, están arruinando tu dieta. Un frappé puede tener más grasa y azúcar que una hamburguesa.

Todas las naciones del Occidente sufren problemas de obesidad. Mucho se ha investigado al respecto. Nos han dicho que no es culpa de la comida rápida, sino del marketing de la comida saludable y de nuestras funciones cerebrales; se han contado las calorías que consume cada país; y se han elevado los impuestos de las comida procesadas para evitar que sigamos engordando. Sin embargo, Australia, que aunque no está en Occidente también sufre problemas de sobrepeso (63 por ciento de los adultos australianos tienen sobrepeso o sufren de obesidad), descubrió otra razón por la que los occidentales no podemos mantenernos delgados: las bebidas de café modernas.

Publicidad

Según un nuevo estudio, publicado por el Cancer Council NSW, las bebidas que sirven 564 cadenas de café, incluyendo Gloria Jeans, The Coffee Club y McCafé, son sumamente perjudiciales a la salud. La mayoría de estas bebidas llenas de leche, caramelo y saborizantes artificiales contienen más de la mitad del azúcar recomendada diariamente para una persona. Son prácticamente postres en un vaso.

LEE: Esta es la razón por la que los australianos odian Starbucks

Podemos estar tomando nuestra ración diaria de azúcar y grasas, y al menos la mitad de las calorías que necesitamos al día en un solo vaso de café saborizado.

El Coautor del estudio, Clare Hughs, explica: "Muchas personas están acostumbradas a tomar una bebida de café con sabor al comenzar el día. Creen que es una buena forma de activarse y comenzar el día, pero no tienen ni idea de cuántas calorías están consumiendo realmente".

Uno de los cafés analizados, el Coffee Kick Frappé de McCafé, contiene 19 cucharadas de azúcar. ¡Diecinueve! McCafé Chocolate Chip Frappé, por otro lado, contiene 66 gramos de azúcar, es decir, 16.5 cucharadas. Para que te des una idea del impacto de estas cantidades, recuerda que la Organización Mundial de Salud dice que la ingesta diaria recomendada de azúcar es de 25 gramos, o 5 cucharaditas diarias.

Pero el problema no se detiene en el azúcar. El estudio notó que el café provee el 50% de la ingesta diaria de grasas saturadas. El chai, por ejemplo, contiene el 64%. Estamos hablando de una taza de bebida con café, eh, no de una hamburguesa. Aunque, bueno, las calorías entre un chai y una Big Mac son muy similares.

El Cancer Council NSW se interesó en observar este caso por dos razones: en primer lugar el sobrepeso y la obesidad están vinculados con diez tipos de cáncer; y en segundo lugar, las cadenas de café está proliferando por todo el mundo y no están siendo responsables con la salud de sus clientes, pues parece que mientras más calorías tenga una bebida, más exitosa será y más ventas tendrá.

Hughes menciona que el Consejo de Cáncer solo quiere crear conciencia. Con esto no quiere decir que quiere que la gente deje de ir a las cafeterías, sino que se fije en los ingredientes de sus bebidas y elija mejor. Con suerte, los dueños de cafeterías tomarán conciencia también de la cantidad de basura hipercalórica que están ofreciendo al mundo.