FYI.

This story is over 5 years old.

Así fue como deconstruimos la fiesta dura en Colombia

¿Por qué al colombiano le gusta tanto la fiesta dura?

El pasado 1 de diciembre, como inauguración de la primera, y por ahora exitosa versión de OFF Week en Bogotá, una iniciativa cultural electrónica del colectivo THC, en THUMP lideramos un conversatorio con el objetivo de deconstruir los códigos actuales de nuestra pista de baile, y ver si esta tendencia de algo que llamamos "la fiesta dura" en varias ciudades del país es lo más beneficioso para la escena nacional actualmente. Antes que nuestros ponentes Miguel Lega, Nicolás Sánchez, Pao Calderón, Gabriel Sanabria, Gonzalo Rodríguez y Enrique León, quienes son DJs, promotores, socios de clubes, colectivos, o parte del equipo de emisoras nacionales, decidimos hacer un análisis resumiendo las diferentes manifestaciones de esta creciente fiesta dura en la escena electrónica del país. Observamos que a través de festivales, una predilección gigantesca por el techno, remates que siempre intentan superar el voltaje de la fiesta misma, consumo de drogas estimulantes y clubes que en su mayoría suenan a techno y tienen horarios extendidos. Dichas tendencias son manifestaciones que podemos denominar como "fiesta dura". Sin embargo, dentro de la discusión liderada por nuestros panelistas, casi todos coincidieron en varias cosas a favor de la fiesta dura en Colombia.

Publicidad
La primera de ellas es que ese gusto por la fiesta "voltajuda" ha existido en la escena electrónica colombiana desde siempre, y que es algo muy propio de nuestro público fiestero. Asimismo nuestros panelistas aceptaron que de hecho a ellos les gusta la fiesta dura, la vivieron en su época correspondiente, y poco a poco se han ido adaptando a los tiempos de su público, convirtiéndose en DJs más versátiles, o en promotores más estratégicos. Sin embargo la gran conclusión del conversatorio, fue que la fiesta dura sirve más como una plataforma de descubrimiento para adquirir gustos musicales más variados y hasta más refinados. Es decir, la fiesta dura puede ser una etapa en la vida de otro fiestero, un camino que lo conduce a parajes mucho más interesantes, musicalmente hablando. En imágenes les dejamos un poco de lo que fue nuestro último conversatorio del año.

***

Sigue a THUMP Colombia en Facebook