Entérate de las raíces de la música colombiana recorriendo la colección de vinilos de Quantic

A propósito de 'Curao,' Will Holland nos invitó a su apartamento para charlar sobre las apropiaciones culturales, mientras nos hace un recorrido por su biblioteca de vinilos.
Daniela Castro
traducido por Daniela Castro
24.4.17
Photo by Sara Wass.

En las últimas dos décadas, el multifacético Will Holland ha producido 18 álbumes sustanciales bajo una variedad de alias y estilos. El productor, mejor conocido como Quantic, ha sido un líder al momento de orquestar álbumes de jazz, creando beats de música electrónica, descubriendo cantantes colombianos brillantes, alimentándose del bossa nova, y es mejor conocido por producir el canónico comercial de Ipod "Mi Swing es Tropical" en 2007. Como es de esperar, toca instrumentos que van desde el acordeón hasta la guitarra eléctrica. En su rol de DJ, ha venerado esos sonidos reverberantes de caverna que han ambientado momentos de trance de todos lados; desde clubes de Brooklyn y Boiler Rooms cumbieros, hasta el primer gran festival musical de Cuba.

Publicidad

Holland creció a mediados de los años ochenta en un pequeño pueblo de Brewdley, ubicado en la región de Yorkshire en el Reino Unido. De adolescente le gustaba hacer caminatas a ciudades más grandes que colindaban con su pueblo, como Birmingham, con el fin de encontrar tiendas de discos donde pudiera empaparse de la sobrepoblada escena musical. Toda esa travesía que Holland se metía comenzó con la primera vez que sostuvo un disco en sus manos cuando era más pequeño, el cual logró ganarse después de coleccionar 12 fichas que venían dentro de una caja de Corn Flakes. (Por si se preguntan de qué disco estamos hablando, era nada más y nada menos que "Come on Eileen")

El gusto musical de Holland empieza tras encontrarla en las cajas de cereal, y con una temprana afinidad con grupos americanos como Fugazi. Pero fue su gusto precoz por crear revistas — empezando a sus 15 años — el que lo llevó a perderse en el hoyo negro de las primicias de música electrónica, absorbiendo las percusiones esenciales del drum and bass producidas por Metalheadz, y más adelante, topándose con el sensual trip-hop de la gama de Portishead a medida que comenzó a producir beats propios. En el 2001, Quantic debutó como productor con su álbum The Fifth Exotic , una obra maestra del downtempo suculento y nebuloso capaz de ambientar desde un trip en hongos hasta una sesión nocturna de estudio.

Durante su estadía de siete años en Cali, Colombia, a mediados de los años 2000 —un país que Holland describe como una meca musical— es donde nace la fase más tropical de Quantic. El colaborador y líder de banda descubrió vocalistas talentosos y músicos que encuentra desde pueblos sin pavimentar hasta en bullosas ciudades latinas. Hagamos el ejercicio de zambullirnos de cabeza en su álbum de 2014, Magnética, una pieza acribillada de beats y trompetas que Holland produce mientras vivió en la Región Pacífica de Colombia. Fue ahí donde conoció una profesora y cantante de folk llamada Nidia Góngora, junto con la cual Quantic lanza su álbum, Curao, un desfile de música bailable y vibrante lleno de ritmos latinos. El sello del Reino Unido, Tru Thoughts Recordings, es el encargado de publicar la pieza.