FYI.

This story is over 5 years old.

Hablamos con el fundador de The Pirate Bay acerca de la máquina que construyó para destruir a la industria de la música

Y dice que si no lo logra, al menos va a mostrar la hipocresía en la que vive la industria.
8.2.16
Esta no es la máquina en cuestión

*Esta entrevista originalmente se publicó en Noisey.

Esa época dorada en la que entrabamos a The Pirate Bay todos los días a bajar las discografías completas de bandas como Joy Division, películas de Owen Wilson y versiones piratas de cualquiera de los programas de Adobe puede haberse acabado, pero eso no significa que la guerra entre la industria de la música y la piratería se haya disipado. Hace poco, el gobierno británico tomó medidas para incrementar la pena máxima para las personas que piratean música online, de dos a diez años.

Publicidad

Puede que Peter Sunde, el fundador de The Pirate Bay, haya cumplido su pena de prisión, pero todavía le debe millones a la industria del entretenimiento en daños. Y en caso de que lo hubieran olvidado, hace poco creó un aparato que según él, destruirá el negocio de la música como lo conocemos y en caso de que no lo logre, al menos podría mostrar toda la hipocresía que según el, existe detrás de esta industria.

La Kopimashin, como bautizó a la máquina, hace copias digitales infinitas de canciones. Esencialmente, es un aparato con una pantalla LCD, una computadora Raspberry Pi y un código Python que genera ocho millones de copias diarias de "Crazy" de Gnarls Barkley. En este punto se deben estar preguntando cuál es el punto que Sunde está intentando probar con su invento, y la verdad es que es un poco difícil de entender.

Todo se resume en la creencia que tiene la industria de la música en que compartir un track online es equivalente a robarle dinero a las disqueras por el valor que tiene cada tema en el mercado. Por esto, es que han aparecido historias como la del niño de Newcastle que enviaron a prisión por daños mayores a 240 millones de libras por compartir canciones en un foro de música indie por internet.

Como muchos otros, Peter Sunde quiere mostrar el valor absurdo que la industria de la música le da a las copias digitales y ese es el punto que quiere probar con la Kopimashin. Técnicamente, ya le debe a Downtown/Warner —la disquera de Gnarls Barkley— más de 332 millones de dólares en copias de "Crazy" y dice que todavía hay mucho más por hacer. Lo llamé para hablar sobre la Kopimashin, la piratería, el control de las artes en general y el apocalípsis en la industria musical que quiere provocar.

Noisey: ¡Hola Peter! ¿Por qué decidiste hacer la Kopimashin?
Peter: ¿Quieres una mentira o la historia verdadera?

¡La historia verdadera!
Por diversión. Esa es la razón. Tenía una pantalla LCD y no sabía qué hacer con ella entonces pensé que la podía usar para copiar algo. Pensando al respecto llegué a la conclusión de que copiar una misma canción muchas veces podría ser algo interesante. Comencé a pensar acerca de los números y los estúpidos reclamos que hace la industria de la música. Podía probar un punto con esta máquina, cuya construcción me costó apenas 18 euros y ya ha generado 332 millones de euros en daños para la industria.

Publicidad

¿Por qué piensas que los de la industria de la música son unos hipócritas?
Creo que su pensamiento en general acerca de la piratería es bastante cuestionable. Si te pones a investigar te darás cuenta de que la industria no está sufriendo por las copias, es porque todavía están intentando vender discos en físico. La verdad es que los artistas que se quejan acerca de las descargas y el streaming son únicamente los más comerciales. Quisiera que alguien me presentara a un artista nuevo que no quiera tener audiencias más grandes por medio de internet. ¡Hacer copias de las canciones siempre significa audiencias más grandes para los artistas! La gente que crea por el amor a la música nunca se queja por cosas como esta. Entienden que están recibiendo dinero por otros lados.

Hace poco salió la noticia de que el gobierno británico quiere incrementar la condena máxima por piratería musical de dos a diez años. ¿Que opinas de los gobiernos que están tomando este tipo de posturas frente a la piratería online?
A veces, si violas a alguien, te dan menos tiempo de prisión que la que están dando por copiar una canción. ¿No te parece putamente demente? El pensamiento de la industria es demasiado arrogante, que crean que sus canciones valen todo eso, que incluso piensen que no todas las vidas humanas tienen el mismo valor. Creo que es asqueroso.

¿Qué crees que debería cambiar de la manera en la que hablamos sobre la piratería en la industria de la música?
Creo que el problema es que nunca hablamos de este tema apropiadamente. Puede que muchos artistas sientan que esa persona que está tomando sus canciones los está jodiendo y que los están tratando como no sienten que deberían ser tratados. Tengo esa sensación. La regla del juego es que si quieres una audiencia grande, realmente no puedes decidir sobre cómo esa audiencia decide participar en tu música.

Publicidad

Por ejemplo: digamos que escucho a 100 artistas y uno de ellos decide que no lo puedo escuchar en mi iPod, y dice que lo debo escuchar en otro aparato, ahí dejaría de escucharlo. Tenemos un lenguaje mutuo, una manera conjunta de comunicarnos y esa es escuchar la música como queremos, sin ningún límite

Mucha gente no estaría de acuerdo contigo en ese punto.
Bueno pues la mayoría de las personas que se quejan de que están "perdiendo el control" de su música, son los más privilegiados. Voy seguido a charlas sobre propiedad intelectual y cada vez que voy a países como Brasil, todo el mundo está felíz conmigo. Sin The Pirate Bay, no tendrían acceso a la mayoría de la televisión, la música y las películas que consumen.

En este tipo de conversaciones normalmente nos enfocamos en el mundo occidental, pensamos en nuestra propia comunidad y buscamos nuestras propias soluciones. No deberíamos escuchar a la industria musical y su discurso sobre cómo debemos controlar la música. Tenemos que ser más abiertos, más inclusivos, y no podemos hacer eso teniendo firewalls y geo-bloquos en todos lados.

¿Entonces qué piensas de Spotify?
Al principio me gustó, pero ya no lo uso y te diré por qué: no me gusta la centralización. Lo estaba usando y un día, todas las canciones que había metido en mi playlist desaparecieron, probablemente porque se había acabado su acuerdo con la disquera o algo así. Había perdido el 30% de mi música. Luego caí en cuenta de que había borrado muchas de esas canciones de mi archivo personal porque las tenía en Spotify, ¿para qué necesitaba dos copias?

Me di cuenta de que estaba permitiendo que alguien controlara mi herencia cultural, mis emociones y mis sentimientos. Si fuera un carro no habría tanto problema, es sólo un puto carro y lo puedes reemplazar con otro. En estos tiempos pareciera que la gente olvidó que las artes tienen un propósito mucho más interno y hacen parte de nosotros como individuos. Es algo que no está a la venta y juega con nuestras emociones, la música es mucho más importante e interesante que cualquier otra cosa física.

Se podría decir que la música se está viendo mucho más por el ángulo comercial que nunca antes en la historia
Mira por ejemplo a las bibliotecas públicas: es muy importante que tengamos cosas como las bibliotecas, que su funcionamiento esté propiamente regulado y que un libro pueda ser removido de la biblioteca y ya no se pueda acceder a él porque se perdieron algunos de sus derechos de difusión. Pero no estamos haciendo lo mismo con la cultura moderna de internet. Estamos permitiendo los geo-bloqueos, estamos permitiendo un tipo de sistema de clases en donde los pobres no tienen el mismo acceso a las cosas que los ricos. Estos servicios de los que estamos dependiendo 100% para la televisión, la música y las películas son sistemas capitalistas. No importa si te gusta el capitalismo o no, tienes que darte cuenta que hay un problema cuando la gente sin dinero no puede acceder a la cultura o a las artes. Eso me asusta.

¿Por eso te has involucrado tanto en el activismo?
No quiero un mundo monopolizado que esté basado en el dinero, quiero un mundo con mucho más valor y significado. Creo que es de eso de lo que deberíamos hablar ya sea en la internet o en la música. Se trata del tipo de sociedad que queremos tener en el futuro.