Veinte años de 'Sé lo que hicieron el verano pasado'
cine

Veinte años de 'Sé lo que hicieron el verano pasado'

El truco más brillante de esta película radica en que desde el principio debimos de vitorear por una victoria del villano encapuchado con un gancho.
18.10.17

"Llega un grito a través del cielo. Ya ha ocurrido otras veces, pero ahora no hay nada con que compararlo". Con esta legendaria frase inicia El arco iris de gravedad, novela del post-modernista americano, Thomas Pynchon. En 1996 un grito llegó, no precisamente del cielo, pero sí de la nada para cambiar el panorama del cine de terror e incluso la comedia adolescente norteamericana: Scream, dirigida por el fallecido Wes Craven y escrita por Kevin Williamson. Craven para estas alturas ya era un legendario veterano de alguna manera olvidado por la cultura popular, mientras que Williamson era un joven desconocido obsesionado con el género que buscaba una oportunidad para sobresalir.

Publicidad

Inspirado el Gainesville Ripper, un caso real, Scream fue la película precursora de la obsesión metanarrativa en la cultura —años antes de Being John Malkovich o Adaptation— y quien cargó la antorcha de crear arte obsesionado con la cultura pop de éxitos tan diferentes como Pulp Fiction o Clueless. Scream satirizaba los tropos del género del horror de películas como Friday the 13th o Halloween: sus personajes estaban conscientes de estas películas y los discutían con la esperanza de trastocarlos. La deconstrucción del género ya existía, pero nunca había tocado el zeitgeist de tal forma y mucho menos con un elenco tan repleto de gente hermosa.

Scream fue también revolucionaria en otros aspectos: fue el primer éxito de taquilla del género que atrajo a un porcentaje importante de mujeres a las salas cines, introdujo a una generación de actores nuevos televisivos a la pantalla grande además de ser el regreso de Drew Barrymore al consciente colectivo. Fue tan grande su impacto, que incluso inspiró algunos lamentablemente crímenes.

A partir de su éxito, Kevin Williamson se convirtió en uno de los nombres más cotizados en la escena del guionismo, recibiendo toda clase de ofertas, incluyendo la de crear su propia serie televisiva, una tal Dawson's Creek, además de una oferta para una película nueva, I Know What You Did Last Summer o en español, Sé lo que hicieron el verano pasado. Amenazador y críptico, es un título tan genial que se podría argumentar que superó a la película en sí, convirtiéndose en parte del vernáculo contemporáneo.

Sé lo que hicieron el verano pasado fue dirigida por Jim Gillespie —claramente una reducción de categoría para Williamson después de Craven— y su historia está basada en una oscura novela del mismo nombre —que forma parte del género que hoy conocemos como "Young Adult"—, publicada en 1973, además de incorporar elementos del mito urbano de un hombre con garfio por mano que acosa parejas que se encuentran en un auto en pleno acto de romance, mismos que explican en la película.

Las comparaciones con Scream surgieron incluso antes de ser estrenada y se puede argumentar que ésta es superior al filme de Gillespie, sin embargo, Se Lo Que Hicieron El Verano Pasado representa un estudio interesante sobre un personaje más complejo que el de Sidney Prescott (protagonista de la franquicia de Scream, interpretada por Neve Campbell): Julie James
(Jennifer Love Hewitt, famosa en ese entonces por el papel de Sarah, la hermosa vecina en Party of Five) es la heroína de la tragedia gestada por ella misma, un personaje profundamente imperfecto cuyas acciones del pasado tienen consecuencias letales para su persona y el mundo a su alrededor. Mientras que mucho del terror lidia con el caos de estar presentes en el momento y lugar menos indicado, lo que acontece en esta película son resultado de sus pecados del pasado. El truco más brillante de esta película radica en que desde el principio debimos de vitorear por una victoria del villano encapuchado con un gancho. Tal vez sea porque el vigor implacable de esta fuerza sobrehumana, sus tácticas de terrorismo por correo o porque lográbamos empatizar con personajes en la cúspide de la edad adulta cuyos errores encontraban la forma de perseguirlos hasta las consecuencias más graves. La mejor forma que podría describir esta película sin arruinar elemento alguno de la trama, sería como si una aventura de la pandilla de Scooby-Doo fuera enésimamente más sangrienta y el asesino fuera uno de la creación de sus propios errores.

Publicidad

Debido a su error en el pasado, Julie no puede pedir ayuda a la policía, dando un giro poco convencional pero original, diferente al meta-desparpajo de Scream. Era Kevin Williamson librándose ingeniosamente de una esquina donde él mismo se arrinconó.

Además de Love Hewitt, el elenco incluye un quién-es-quién, del rom-com adolescente de la época, incluyendo a Sarah Michelle Gellar (quien apenas hacía sus pininos como cazadora de vampiros en Buffy: The Vampire Slayer), Ryan Phillipe y Freddie Prinze Jr, además de apariciones de Anne Heche y Johnny Galecki, años antes de la fama de The Big Bang Theory.

Debido a que se trataba de una película de corte juvenil, su soundtrack —en la misma tradición que aquella iniciada por Scream— representaba perfectamente lo ecléctico del sonido de la radio de rock alternativo noventero, incluyendo la psicodelia pop de Kula Shaker, el punk melódico de The Offsping, las guitarras post grunge de Our Lady Peace y Soul Asylum y la agromelodía del nu-metal de Korn.

La película contó con dos secuelas: una segunda, Aún sé lo que hicieron el verano pasado, en 1998, parte con menor éxito, pero donde regresaban los actores que sobrevivieron a la primera película, y una tercera que salió directo al DVD en 2006, que ignora las dos primeras y no incluye a ninguno de los actores originales.

Hoy, celebrando su vigésimo aniversario, tal vez no podemos argumentar que se trate de una gran película, pero lo que sí se puede discutir es lo ingenioso de su premisa y de la importancia en el canon del horror contemporáneo.

El cine de terror tiene la tendencia de ciclos de 10 años y en años recientes, época donde el cine se ha encontrado en una crisis crítica y de taquilla, ningún otro género ha disfrutado de mayor salud como éste, con películas artísticas que toman riesgos creativos (The Witch), éxitos de taquilla (It, Annabelle Creation) e incluso aquellas que pueden ser ambas (Get Out). Sería absurdo intentar vender la idea que esta especie de era dorada actual sería imposible sin películas como Sé lo que hicieron el verano pasado, sin embargo, sí se puede argumentar que pertenecen a un tapiz cada vez más rico e interesante. Vale la pena darle una repasada.