11 compositoras infravaloradas en el cine de terror que deberías conocer

Te presentamos a algunas artistas del sonido que, por medio de filmes como ‘El resplandor’ o ‘Paranoiac’, nos han provocado pesadillas durante décadas.
8.11.17
Foto vía Getty Images

Sí, ya sabemos que ya pasó Halloween, pero no por eso quieres perderte esta lista. Cada año organizo un programa de radio y podcast llamado Dead Air que gira en torno a playlists de filmes de terror. En general soy gran entusiasta de los soundtracks de cine y los escucho todo el año, pero hay un aspecto que me molesta de verdad: la mayúscula disparidad de género entre compositores. La mayoría de los compositores mejor conocidos han sido hombres, y aunque es cierto que incluyo a mujeres en mi programa de radio —como Mica Levi y su excelente trabajo en Under the Skin, o la clásica colaboración de Wendy Carlos y Rachel Elkind en El resplandor—, supe que necesitaba ahondar más si quería intentar confrontar esta disparidad yo mismo.

Publicidad

En la actualidad existen estupendos relanzamientos en vinilo de varios sellos discográficos como Mondo/Death Waltz, Waxwork Records, One Way Static; casi todos los compositores son hombres. Creo que la falta de representación de compositores en los filmes de terror —no hombres— tiene mucho que ver con la audiencia misma del género, al igual que con la naturaleza del negocio. En ocasiones, las licencias y los asuntos legales evitan que soundtracks más siniestros sean relanzadas al mercado o, inclusive, que sean prensados por vez primera. No culpo a los sellos discográficos por completo, porque la escasez de compositores famosos que no son hombres en realidad es sintomática de los valores que rigen nuestra cultura actual, la cual está plagada de dudas hacia las habilidades de las mujeres (además de la rotunda misoginia en la industria del cine). Como género, el terror busca, estereotípicamente, darle más oportunidad a las mujeres frente a la cámara que detrás de ella.

Como fanático del cine de terror, debo admitir que el tema se abrió a otro tipo de interpretación. En los filmes de terror existe el tropo de la “última chica”, muchas veces el personaje más inteligente o superiormente moral que se las ingenia para sobrevivir o que es responsable de la muerte del asesino al final de la película. Por ejemplo, pensemos en Ripley en Alien o Laurie en Halloween. Estos personajes tienden a ser presentados como un balance en medio de tanta matanza que ocurre en la pantalla. La “última chica” puede utilizarse para demostrar de forma efectiva la tenacidad e inteligencia de un personaje, pero su existencia hace nada para resolver el problema de quien está detrás de las escenas grabando la película.

Publicidad

Este año, mientras compilaba canciones para Dead Air, me tomé el tiempo para buscar soundtracks de terror (y similares) —compuestos por mujeres— que llamaron mi atención, con la intención de rendir tributo a sus contribuciones para el medio. Sé que no se trata de una lista absoluta, pero es un comienzo digno.

The Innocents (1961) - Daphne Oram

La adaptación de Jack Clayton de la historia gótico-fantasmagórica de Henry James, La Vuelta de Tuerca, es ya uno de mis filmes favoritos. Esta película con final abierto, sobrenatural y atmosférica, se ve reforzada por la contribución de una de las pioneras de la música electrónica, Daphne Oram. Oram fue una genuina innovadora de la música electrónica y pionera de música concreta que arrancó a principios de la década de los 40 usando objetos para hacer sonidos y cinta de audio en lugar de instrumentos. El talento y la técnica de Oram complementan el trabajo de Georges Auric, maestro avant-garde asociado con el compositor Erik Satie y el escritor, artista, y director de cine, Jean Cocteau.

The Legend of Hell House (1973) - Delia Derbyshire y Brian Hodgson

Al igual que Oram, Delia Derbyshire es considerada una de las innovadoras más importantes de la música electrónica, conocida principalmente por su trabajo en el taller Radiophonic de la BBC y por trasladar el tema de Ron Granier al programa de televisión de gran influencia, Doctor Who. Uno de los últimos proyectos en el que participó antes de dejar de producir música en 1975 fue The Legend of Hell House de John Hough. Es poco difícil de encontrar, y se trata de un despliegue evocador e inquietante de todo su talento. Grabado en el estudio Electrophon del compositor de televisión y técnico de sonido Brian Hodgson, este misterioso soundtrack encaja increíblemente con la cinta.

The Shining (1980) - Wendy Carlos y Rachel Elkind

Wendy Carlos y Rachel Elkind escribieron, aproximadamente, cuatro horas de material para la adaptación de Stanley Kubrick de la novela de Stephen King, El Resplandor. Carlos fue un gran innovador en muchos sentidos. Declarada mujer transgénero, Carlos popularizó los sintetizadores como un instrumento más, y al mismo tiempo creó obras memorables para Tron y La naranja mecánica. Carlos creó instrumentos, y para el soundtrack de El resplandor, su control llamado Circon (con un circuito construido por Bob Moog) destaca por sus sonidos fantasmagóricos. Esta es una de mis piezas favoritas de música escritas para una película.

Forbidden World (1982) - Susan Justin

Desde hace mucho tiempo he admirado está sórdida cinta, producto del éxito de Alien (1979) y producida por Roger Corman. Forbidden World es un revolcón sexual de ciencia ficción y bajo presupuesto, con algunos excelentes efectos, atrapado en su totalidad en los 80. Sin embargo, el extraño soundtrack de la nueva ola funky de Susan Justin es algo que vale la pena escuchar. Justin atrajo los reflectores cuando escribió la música para el filme de terror The Final Terror (1983).

Ah, y en el video abajo se le puede ver tocando en vivo algo de Forbidden World ¡con una chaqueta genial!

Final Destination (2000) - Shirley Walker

Shirley Walker fue una de las primeras compositoras en ganarse el crédito en solitario por su trabajo en la famosa película hollywoodense de 1979, The Black Stallion. Quizás Walker es mejor conocida por su trabajo en Batman: The Animated Series con la que ganó un Daytime Emmy. También trabajó con el compositor de cine de terror, Richard Band en Dungeonmaster y Ghoulies, además de compartir créditos con John Carpenter y Alan Howarth —por su aporte en Escape from L.A.— y Brad Fiedel por su presencia en True Lies. El trabajo que hizo para la secuela de Destino Final destaca por toda su gloria inquietante y espeluznante.

Under the Skin (2013) - Mica Levi

Como ávido oyente de música de cine de terror y ciencia ficción, tengo que admitir que los soundtracks más extraños son los que te obligan a escucharlos hasta el final. El trabajo de Mica Levi para el filme de terror de ciencia ficción de Jonathan Glazer, Under the Skin (basada en la novela homónima de Michael Faber), logra precisamente esto. Levi —también conocida por su trabajo como Micachu and the Shapes— utiliza sonidos alterados de violín para crear sonidos desconcertantes que habrían hecho sentir celoso a Kubrick, y al mismo tiempo conserva elementos humanos que nos regresan a la tierra. Es uno de mis favoritos.

Z for Zechariah (2015) y Compliance (2012) - Heather McIntosh

El currículum musical de Heather McIntosh es extenso. Antes de cambiarse a la composición cinematográfica, McIntosh era miembro de la banda de hardcore llamada YearZero, y del grupo de indie rock, Japancakes, además de ser colaboradora en vivo de grupos como Animal Collective y St. Vincent. McIntosh acaparó mi atención con su escalofriante música para la cinta de suspenso Compliance —basada en eventos reales sobre control y abuso sexual— y por su trabajo en el filme posapocalíptico de 2015, Z for Zechariah, gracias a su estremecedora composición orquestal y piezas harmoniosas y elegíacas.

They Came Back (2004) y Eyes Wide Shut (1999) - Jocelyn Pook

Conocí el trabajo de Jocelyn Pook por medio de su desconcertante música para la cinta de zombies, They Came Back. La película plantea preguntas conceptuales sobre qué pasaría si nuestros seres queridos muertos regresaran sin previo aviso; la composición musical de Pook es igual de reflexiva. Después de adentrarme un poco más en su obra, me di cuenta que había estado más familiarizado con su soundtrack de lo que creí, gracias a su expresivo trabajo en el último filme de Stanley Kubrick, Eyes Wide Shut. Como si fuera poco, Pook no sólo cuenta con un historial cinematográfico impresionante, también presume un currículo extensivo en teatro y danza.

Berberian Sound Studio - Broadcast (2012)

Broadcast comenzó como un cuarteto, pero en los últimos seis años existió como un dueto conformado por los músicos Trish Keenan y James Cargill. Keenan falleció en 2011, pero su última grabación juntos es el increíblemente sólido soundtrack para la película de Peter Strickland, Berberian Sound Studio. Esta cinta y su soundtrack toman los tropos de filmes de terror y los apropian. No es ningún secreto que Broadcast usó librerías de sonidos como fuentes —como era común en muchas cintas de terror de los 60 y 70, por ejemplo, Dawn of the Dead y Last House on Dead End Street—, pero lo que resulta único es el aura que le añaden a la música. Siempre menciono este soundtrack en mi programa de radio porque es muy bueno, y la película se queda contigo.

Beloved (1998) - Rachel Portman

Esta novela tuvo un gran impacto en mí cuando la leí en la preparatoria, y sigue siendo algo en lo que pienso, en especial por la forma en que Toni Morrison combina una historia de fantasmas con el folclor afroestadounidense. La cinta es increíblemente perturbadora. Hace y deshace la realidad y se resiste a dar un testimonio sentimental de las experiencias de esclavos y ex-esclavos. La música minimalista y sombría de Rachel Portman realza el sentido de tragedia y desesperación por medio de una sola voz o una flauta. Portman también es ganadora de premios de la Academia, y posiblemente mejor conocida por su trabajo en Emma, pero el soundtrack de Beloved es lo que tiene más impacto en mí.

Paranoiac (1963) – Elisabeth Lutyens

Existe pocas personas que han escrito más música para películas de terror que la compositora avant-garde, Elisabeth Lutyens. Lutyens entrenó en su sistema de 12 tonos para Arnold Schoenberg y aspiraba a componer música clásica y dedicarse a producción. Sin embargo, se ganó la vida aportando una particular atonalidad a los filmes Hammer Horror de la década de los 60. Se tomó un respiro con Never Take Sweets from a Stranger (1960) y mi favorita, Paranoiac de 1963. Dato curioso: Lutyens también compuso la música para la película de ciencia ficción The Earth Dies Screaming (1964), la cual algunos consideran la precursora de Night of the Living Dead (1968) de George A. Romero. En la década de los 70, Lutyens experimentó un resurgimiento crítico y llegó más allá del mundo de los soundtrack gracias a sus composiciones para performance.

Sigue a Noisey en Facebook.