BREAKING BAD

El creador de 'Breaking Bad' habla sobre el éxito, el fracaso y su nuevo programa sobre un culto

Después de todos estos años, Vince Gilligan sigue hablando con alegría sobre "Breaking Bad".
24.7.17

Vince Gilligan tenía 28 años cuando consiguió un trabajo en The X-Files. El graduado de la carrera de cine de la Universidad de Nueva York había escrito un episodio que llegó hasta las manos del creador del programa Chris Carter y eventualmente salió al aire. Vince se convirtió entonces en un escritor y productor del programa, y se volvió una parte tan esencial del equipo que una vez bromeó que tendría que vender metanfetamina en una camioneta si no podía conseguir otro empleo después de The X-Files.

Publicidad

Esa premisa —un tipo honesto que se encamina hacia la metanfetamina y la oscuridad por desesperación— inspiró a Gilligan a escribir al piloto de lo que se convertiría en uno de los mejores programas televisivos de todos los tiempos: Breaking Bad. El descenso del profesor de química enfermo de cáncer al comercio de metanfetaminas fue un éxito lento, y se convirtió en el programa de moda para su tercera temporada. De igual forma, sus antihéroes, Walter White (Bryan Cranston) y Jesse Pinkman (Aaron Paul) se transformaron en íconos internacionales para la quinta temporada.

Vince estuvo en Australia para el Festival Series Mania del Centro Australiano para la Imagen Móvil. Nos reunimos con él para conversar sobre lecciones de creatividad, y de cómo está trabajando actualmente en un nuevo programa sobre Jim Jones, el ex líder de un culto, para HBO.

Vince en el set con Bob Odenkirk de Better Call Saul. Imagen vía Sony Pictures

VICE: Vince, quería desearte un feliz aniversario por los 10 años de Breaking Bad. Comenzaste a rodar en 2007, ¿cierto?
Vince Gilligan: ¡Tienes razón, es una década gracias! Comenzamos a rodar justo después de mi 40º cumpleaños en febrero de 2007, tuvimos una fiesta masiva y luego empezamos a filmar el piloto después de eso. Maldita sea, todo sucedió tan rápido.

Sé que estás aquí para hablar del programa, pero para este punto, ¿estás harto de hablar de Breaking Bad?
(Se ríe) Nunca. Tengo suerte de que haya ocurrido. Cuando Sony y AMC dieron luz verde, honestamente sentí que estaba robando un banco y me detendrían en cualquier momento. Quería que todo el mundo se divirtiera haciendo el programa porque pensé que nadie lo iba a ver, que nos cancelarían. Así que todavía me sorprende que tantas personas, después de una década, hayan visto Breaking Bad. ¡Me saqué la lotería!


Relacionados: Entrevistamos al protagonista de 'Better Call Saul'


¿Y supongo que con el streaming constantemente encuentras una nueva audiencia a nivel mundial?
Me encanta que haya personas que ni siquiera han nacido todavía que van a ver el programa, y las estadísticas matemáticas señalan que muchas lo van a amar. La idea de que tengo un pedacito de inmortalidad significa que el resto sale sobrando.

Has dicho que no aprendiste nada nuevo de hacer Breaking Bad porque fue un éxito y que abrazas al fracaso como a un viejo amigo porque es una especie de educación. ¿Cuál ha sido tu mayor lección sobre el fracaso?
Oh, tengo muchas lecciones. Realmente creo que sólo aprendemos del fracaso. Algo que me enseñó es a seguir mi instinto. No siempre es correcto, pero cualquiera que lea esto, si estás realizando algún tipo de esfuerzo creativo y tienes una idea que te mantiene despierto en la noche con entusiasmo, sigue intentándolo. La gente te dirá que nunca funcionará, pero no lo saben. A lo largo de los años me dijeron varias veces que mis ideas no funcionaban, y yo me partía la espalda tratando de adaptar guiones para obtener el visto bueno de agentes y productores, y entonces nunca se hacían. Es una línea delgada. Recibe la crítica constructiva, pero en última instancia, sigue tu instinto.

A lo largo de los años me dijeron varias veces que mis ideas no funcionaban, y yo me partía la espalda tratando de adaptar guiones para obtener el visto bueno de agentes y productores, y entonces nunca se hacían.

Hay numerosos artículos en varios medios, desde Forbes hasta GQ, donde colegas como Matt Weiner de Mad Men y Aaron Sorkin de The West Wing han expresado su admiración por ti y tu programa. ¿Los elogios de tus compañeros ofrecen un tipo diferente de validación?
No lo sabía. ¡Wow es maravilloso! Son quienes saben mejor lo que implica este trabajo, que hacen lo que yo hago… sí le da un significado especial. Matt Weiner es un tipo estupendo, es como mi hermano mayor.

Ambos empezaron al mismo tiempo, ¿cierto?
Sí. Mad Men salió casi un año antes que nosotros, así que mientras hacía Breaking Bad fue divertido ver desde un punto de vista ventajoso cómo Matt y su programa despegaban.

Publicidad

Cuando Breaking Bad terminó y la emoción del episodio final se había disipado, ¿sufriste depresión?
No tanto como lo había pensado y eso es porque me fui directamente a trabajar a Better Call Saul. Es una vieja expresión, pero tienes que volver a subirte al caballo que te tiró y Breaking Bad lo hizo. Cuando no estás acostumbrado al éxito, puede sentirse como si te arrojaran de un caballo, así que lo que hicimos fue terminar los últimos detalles de Breaking Bad un viernes y comenzamos con el primer día de Better Call Saul el lunes. Mis amigos me preguntaron si iba a tomar algún tipo de vacaciones, porque en realidad no soy un adicto al trabajo, soy un poco perezoso, pero sabía que era mejor desarrollar este proyecto nuevo que quedarse petrificado en términos artísticos.

Vince en el set de Breaking Bad. Imagen vía Sony Pictures

¿Qué te enseñó Chris Carter sobre ser un buen productor?
El hombre que creó The X Files me enseñó muchas cosas, pero si tuviera que reducirlo a una sola lección, sería esperar la genialidad de todos mis escritores. Cuando llegué al programa en 1995 era un humilde escritor pero Chris tenía la esperanza de que yo me convirtiera en un productor a pesar de que no tenía esa experiencia. Él esperaba que yo volara al set en Vancouver y supervisara que el episodio se apegara al guión. Esperaba que estuviera en la reunión de supervisión musical. Me estaba enseñando a ser productor y ahora hago lo mismo con mis escritores. Varios productores sólo quieren a sus escritores en una sala, y no les permiten estar en el set o en la sala de edición, que es el cuarto donde quieres estar si sólo tienes permitido entrar a otra habitación. Chris me dijo que era importante tratar con todo el mundo cada episodio y aspecto del programa.


Relacionados: Hablamos con Eric Fogel, creador de 'Celebrity Deathmatch'


¿Puedes decirme algo sobre el nuevo proyecto de Jim Jones que estás desarrollando en HBO? Estoy obsesionado con cualquier tema relacionado con el Templo del Pueblo.
Sí, puedo decirte que estuve en San Francisco con Michelle McLaren, que va a dirigir, y con Tim Reiterman quien escribió Raven, el libro que estamos adaptando. Tim es un tipo fascinante. Estaba acompañado del congresista Leo Ryan en Guyana y él fue la última persona que entrevistó a Jim Jones. Nos contó que estaban en la pista de aterrizaje cuando les dispararon a todas estas personas maravillosas, incluido el congresista Ryan, y los asesinaron. En su libro describe con gran detalle cómo le habían disparado un tiro en el reloj de pulsera y cómo lo obtuvo de vuelta al final. Cuando le pregunté qué pasó con ese reloj, levantó el puño y me lo mostró como una herida de guerra.

No cuentas con una sala de escritores involucrados en este proyecto de Jim Jones. ¿Sólo tú estás escribiendo?
Ese es el plan. Lo último que escribí por mi cuenta fue el piloto de Breaking Bad y todo lo demás desde ese momento ha sido en colaboración con otros escritores. Tengo que hacer seis episodios por mi cuenta, espero recordar cómo escribir.

Antes de irme, quiero señalar que Bob Odenkirk (Saul Goodman) sería un Jim Jones realmente perfecto…
Tienes razón, en realidad no es una mala idea. Voy a tenerlo en cuenta, Bob puede interpretar absolutamente cualquier papel.

Sigue a Courtney en Twitter.