fifa

Actualización: Informe sobre casos de corrupción en candidaturas mundialistas no es tan limpio como la FIFA asegura

La FIFA dio a conocer el informe completo de Michael García por las acusaciones de corrupción en contra de las candidaturas mundialistas de 2018 y 2022. Esto es lo que averiguamos hasta el momento.
27.6.17
Original images via Flickr and Wikimedia Commons/VICE Sports Illustration

Un día después de que el periódico alemán BILD afirmara haber obtenido una copia completa del informe de Michael García acerca de la investigación de supuestos casos de corrupción concernientes a las candidaturas mundialistas de 2018 y 2022, la FIFA dio a conocer el informe en su totalidad. García, quien fungió como presidente de la pesquisa ordenada por el Comité de Ética de la FIFA, renunció a su cargo como protesta, luego de que el máximo organismo del futbol mundial publicara un resumen de 42 cuartillas del informe original dividido en tres partes de 430 páginas, en el que absuelve a las candidaturas de Rusia 2018 y Qatar 2022 de cualquier acusación. En ese entonces, García dijo que el resumen contenía "cantidades numerosas de material incompleto y representaciones erróneas de hechos y conclusiones". Ahora, con la publicación del informe en su totalidad, podemos saber exactamente a qué se refería García.

Publicidad

La FIFA dio a conocer tres documentos por separado, un informe principal, el cual concierne a la candidatura de Qatar en 2022, y documentos individuales sobre las candidaturas de Rusia 2018 y Estados Unidos 2022. Éstas dos últimas resultaron ser legítimas, pero existen otras candidaturas mucho más sospechosas. Seguiremos actualizando esta note conforme nos adentremos más en el informe, pero por el momento empezaremos con Qatar y Australia.

Participación del gobierno de Qatar

La investigación de la participación del gobierno de Qatar, capítulo que inicia en la página 164 del informe principal, revela lo que parece ser un vínculo con la venta de gas natural líquido a cambio de que la Asociación de Futbol de Tailandia apoyara la candidatura del presidente de la Confederación Asiática de Futbol, Bin Hammam, rumbo a la presidencia de FIFA en 2011 y la candidatura mundialista de Qatar 2022. Bin Hammam dejó de perseguir la presidencia en mayo de 2011 por las acusaciones de soborno en su contra, y desde entonces fue vetado de por vida por la FIFA.

El informe destaca una relación excesivamente cercana entre el gobierno catarí y la candidatura mundialista para 2022, ya que el gobierno ordenó que "[todos] los ministerios, instituciones gubernamentales, organizaciones y fundaciones públicas cooperaran con el comité de la candidatura de Qatar para ayudarlo a 'superar' cualquier 'obstáculo'". Aunque la investigación no encontró acusaciones creíbles de influencias directas del gobierno, hubo casos de participación de negocios controlados por el estado en el proceso de la candidatura.

Publicidad

El informe dedica una cantidad considerable de tiempo explorando la conducta de Joe Sim, el supuesto "asesor principal" del presidente de la Federación Tailandesa e integrante de la Junta Ejecutiva de la FIFA, Woeawi Makudi. Aunque el cargo oficial de Sim no queda lo suficientemente claro, el informe dice que Sim era cercano a Makudi y que en ocasiones solía acompañarlo a reuniones oficiales de la Federación donde era presentado como su asesor. La investigación sugiere sólidamente que Sim estuvo involucrado en negociaciones con Qatargas, compañía controlada por el estadio, para llegar a un acuerdo de reducción de precios del gas natural líquido (LNG) a cambio del apoyo de la Federación de Tailandia para la candidatura de Qatar.

Sim también copió al asistente de Bin Hammam en la referencia de correo electrónico mostrada arriba.

Después, Sim le dijo a los investigadores dirigidos por García que el correo tenía la intención de discutir los patrocinadores potenciales de la Selección Nacional de Tailandia con Qatargas, y que no había relación alguna con la venta de gas natural líquido. Pero informers posteriores indicaron que la compañía de energía controlada por el gobierno, PTT Public Company Limited, estaba en busca de una renegociación de contrato con Qatargas.

Como destaca la nota al pie 1081, tres meses antes de que Sim mandara su correo electrónico, PTT intentaba negociar un acuerdo fijo por la baja de precios en el gas natural líquido. PTT quería usar el índice actual en lugar del precio antes acordado. Siete meses después de que la Copa del Mundo fuese otorgada a Qatar, éste proveyó gas natural líquido a PTT con el precio actual.

Por esta y varias otras inconsistencias entre los principales involucrados, la investigación concluyó "el correo electrónico del Sr. Sim, mandado en agosto de 2011 al presidente del petróleo catarí y copiado al asistente del Sr. Bin Hammam, da la impresión de que se estaba negociando un contrato de gas natural líquido por medio de vías futbolísticas", y sugirió que se requiere una investigación más a fondo en contra de Makudi, dado su papel como presidente de la Federación tailandesa y miembro votante de la Junta Ejecutiva de la FIFA.

La FIFA le vio la cara a la candidatura de Australia 2022

La candidatura de Australia fue la única para el 2022 que no contó con representación en la Junta Ejecutiva, lo cual la puso en seria desventaja. Por ello intentaron comprar una, afirma el informe de García. Una sección del reporte alega que la candidatura llegó tan lejos como poner a Franz Beckenbauer, miembro de la Junta Ejecutiva de la FIFA de 2007 a 2011, de su lado al contratar a Fedor Radmann, mano derecha del exfutbolista, como asesor. La relación de Radmann con Beckenbauer es descrita a ratos por los "soplones" de la FIFA en el informe como aquella entre dos amigos, compañeros de negocios, vocero, y frecuente acompañante de viajes. El informe deja claro que Radmann fue contratado por su cercanía con Beckenbauer.

Antes de esto, Radmann se encontraba ofreciendo sus "servicios" como asesor de candidaturas, según dijeron los presidentes de las candidaturas de Estados Unidos e Inglaterra a los investigadores de García. Los presidentes de dichas candidaturas rechazaron contratarlo por razones de imagen. Al menos algunas personas en la FIFA entendieron que contratar al mejor amigo de un miembro de la Junta Ejecutiva como asesor no era la mejor idea.

La candidatura australiana comprendió el alcance de algo así, aunque solamente intentó encubrir el asunto, según el informe. Finalmente, Australia 2022 contrató a Radmann como subcontratista por medio de otra firma, pasos que el informe de García interpreta como acciones para enmascarar sus vínculos con la candidatura (a pesar que los organizadores de la candidatura australiana le dijeron a los investigadores de García que Radmann lo había ordenado por "razones de impuestos"). No obstante la evasión de impuestos, la candidatura australiana usó códigos de nombres en correos internos los cuales se referían al dúo como "F&F".

En el transcurso de las negociaciones, Hargitay siempre copió a Radmann en correos permanentes (pero extrañamente lo mencionaba en pocos correos en los cuales él estaba copiado). En octubre de 2009, un miembro más de la candidatura australiana copió por accidente a Radmann para que todos los involucrados en el correo lo pudieran ver. De acuerdo con el informe, "El Sr. Hargitay respondió de forma severa: '¡¡¡Por favor, no listes a Fedor en la lista de destinatarios!!! NO PUEDES hacerlo. ¿Por qué? Porque podrías comprometer todo".

A pesar de que el informe no se guarda ninguna condena del turbio vínculo de Radmann con la candidatura, sí resulta menos conclusivo sobre el impacto actual que la contratación de Radmann tuvo en el voto de Beckenbauer. El exfutbolista estuvo dispuesto a condenar públicamente las candidaturas inglesas y estadounidenses, las cuales, por supuesto, rechazaron contratar a su amigo, pero el informe provee poca evidencia de que Beckenbauer haya participado en favor de la candidatura australiana. El alemán negó haber jurado votar por Australia, la cual sólo recibió un voto. También se negó a mencionar en el informe de García por quién votó.

Por su parte, Hargitay condenó la candidatura de Qatar en correos personales enviados a Blatter, y reenvió correspondencia confidencial de la Junta Ejecutiva a los australianos como prueba de que tenía acceso especial, pero existe poca evidencia de que todo esto se haya traducido en votos, dado que Australia solamente recibió uno.