De Alcachofa Sound Arts a Parador Análogo: electrónica más allá del mainstream
Retina Acústica

FYI.

This story is over 5 years old.

De Alcachofa Sound Arts a Parador Análogo: electrónica más allá del mainstream

Un recorrido por la historia que llevó a todas esas noches en el Cabaret La Perla.

Sigue a THUMP México en Facebook


En 1995, la música electrónica a nivel nacional e internacional se encontraba en un momento de expansión. Las fiestas rave en el entonces Distrito Federal, crecían y se replicaban en otras regiones del país, lo mismo que el circuito de clubes. Al mismo tiempo la figura del DJ comenzaba a cobrar relevancia y protagonismo. Ese mismo año vería la luz el colectivo Alcachofa Sound Arts, mismo que en 1999, mutaría en el Parador Análogo Sound System. Alcachofa lo integraban los hermanos Oliver y Demian Nájera (Unknown y Borderline), Ernesto Priego (DJ Cultcha) y Manrico Montero (Linga).

Publicidad

Fotografía: Oliver y Demian Nájera. Vía Facebook

"Fue a finales del 95 que nos empezamos a reunir nosotros cuatro después de un festival que hubo en la UNAM que se llamaba Espacio Sonoro, donde vino Prototype. Ernesto, que tocaba con nosotros, trabajaba para difusión cultural UNAM en la sección de música, ellos realizaron este festival donde también tocó Human Drama y Legendary Pink Dots", recuerda Oliver Nájera.

Una de las primeras fiestas importantes que organizaron fue por el rumbo de avenida Chapultepec en un edificio de tres pisos, en cada uno de ellos instalaron equipo de audio y a un DJ. Un mes después, Ernesto Priego y Arturo Saucedo, traerían de nuevo a Prototype a la Ciudad de México, dicha tocada sería una de las primeras presentaciones del naciente colectivo ante un público numeroso.

Lejos de subirse a la ola de la electrónica en boga, el colectivo se decantó por estilos menos conocidos entonces como el drum & bass, el ambient, los break beats y el minimal techno.

Fotografía: Ernesto Priego

Si los raves planteaban un concepto novedoso de fiesta por llevarse a cabo en bodegas, cines y en bosques, Alcachofa fue más allá, apropiándose de galerías, cantinas, museos, entre otros sitios. Una de estas locaciones tan peculiares fue la extinta galería La Panadería del artista contemporáneo, Yoshua Okón, pero sin duda, la etapa más importante de Alcachofa fue la que tuvo lugar en el Marro con las llamadas fiestas Igloo, espacio ubicado en el sótano del legendario Salón México. "En ese entonces los clubes abrían a las 11 de la noche, cerraban a las 4 de la mañana o podías extenderte más, no había límite como ahora. Eran sesiones de DJ. De lo que más se tocó fue break beats, jungle, tech house y a veces ambient. Manrico y Ernesto tenían un proyecto llamado Porno Estéreo, en la última parte de la sesión, después de las 4 de la mañana se hacían estas sesiones de ambient. Fue cuando empezamos a impulsar más lo del drum & bass, pero sin dejar de lado el techno y el minimal techno", señala Oliver Nájera.

Publicidad

La forma de trabajo de Alcachofa Sound Arts era cercana a la filosofía punk del do it your self. Por lo regular Oliver aportaba fotografía, Demian el diseño gráfico, Manrico y Ernesto contribuían con citas literarias que integraban a los flyers. "No teníamos dinero, imprimíamos los flyers en las imprentas del Centro con papel de segunda a una tinta, hacíamos maravillas con eso. Fue mucha experimentación, como no teníamos compromisos con nadie, hacíamos lo que queríamos. Fue una época muy padre porque había mucha libertad creativa. Los flyers incluían una pequeña cita de un autor o de una canción. Tenía mucho que ver con lo que pensábamos, sobre cómo éramos en esa época. Éramos medio punks en ese aspecto porque lo hacíamos todo nosotros. Mientras todo mundo quería tocar en el súper rave, o tocar en un súper club, nosotros éramos felices de presentarnos en lugares tan raros en los que a veces llegamos a tocar", recuerda Demian Nájera.

Fotografía: Manrico Montero. Vía Alejandro Guadarrama.

Para 1999 Alcachofa Sound Arts se transforma en Parador Análogo Soundsystem, el crew crecía en número de integrantes y se enriquecía en estilos electrónicos y en disciplinas artísticas: Tobi Temple, los hermanos Balderas, Coccix, E-Blue, Smoke, MC GoGo y Pepster se sumarían a las filas del colectivo.

En esta fase de conversión de Alcachofa a Parador Análogo, Tobi Temple (Arturo Velázquez) funge como personaje clave. Tobi vivía en el centro a unas calles del cabaret La Perla, espacio que más tarde, entre el año 2000 y 2001, se convertiría en sitio icónico para la escena electrónica mexicana.

Publicidad

Tobi Temple ya era un DJ con presencia en la escena raver de la Ciudad de México, en su departamento del Centro comenzaron a reunirse por lo menos una vez a la semana para tocar y beber unos tragos. Fue el músico electroacústico, Adilson Balderas, quien se percató del potencial que tenían los sonidos que estaban tocando y de la importancia de exponerlos en un espacio más grande como la Perla.

Relacionados: De Nexus 6 a Techno Plex: Los inicios de la Radio electrónica en México

Justo en el momento en que algunos promotores de fiestas rave y de clubes comenzaran a segmentar a los asistentes con las llamadas zonas VIP, el Parador Análogo a contracorriente, abría el espacio de la Perla a un público de lo más heterogéneo, en un sitio donde todos eran iguales y ni más ni menos importantes.

"La mejor etapa del Parador Análogo fue en la Perla. Lo que sucedió en esos dos años fue una época súper linda, mágica. Cuando llegamos a la Perla no iba nadie, íbamos a poner música y no iba nadie, ni nuestras novias iban, éramos nosotros, dos tres amigos y ya. Las primeras noches fueron difíciles, decíamos: '¿quién va a venir a Republica de Cuba, a una zona insegura, a un lado de Tepito?'. Pasó el tiempo, se fue corriendo la voz y llegó al punto de que todas las noches se llenaba. Me gustaba la diversidad de público, era mucha gente de la Escuela Nacional de Artes Plásticas, de la Facultad de Filosofía de la UNAM, los punks del Chopo, amigos de todos lados, era una mezcla súper interesante, medio intelectual", recuerda Demian Nájera.

Publicidad

Fotografía: Vía. Demián Nájera

Parador Análogo abrió las puertas de la Perla a manera de foro y de plataforma que impulsó de alguna forma la carrera de un sinfín de DJs, productores y colectivos nacionales como: Nopal Beat, Nortec, Sistema Local Sonoro, DJ Chrysler, Martín Parra, Duopandamix, Sanchez & Ruiz, Vate, Imeca, Balboa, Abstract Massive, solo por mencionar algunos nombres. Lo mismo pasaron por la Perla una buena cantidad de artistas extranjeros como: Nili Laher, DJ Hell, Acid María, DJ Cam, Yannick, Dietrich Shoenemann, Disko, John Selway, Abe Duque, Tony Rhor.

Para Tobi Temple la relevancia de las noches de Parador Análogo radica en los siguientes aspectos: "Para empezar, todos eran conocedores dentro del género que habían elegido, por otro lado no existía un crew de este tipo en México, porque llegaba a ocurrir en otros eventos, que te ponían en una lista de DJs, bajo la curaduría del promotor de la fiesta, y en nuestro caso, como que nunca se habían juntado DJs tan dispares por amor a la música".

Son muchos los momentos que se quedaron grabados en la memoria colectiva de los asistentes que frecuentaban la Perla, uno de ellos fue la presentación de Pepe Mogt (Fussible), del entonces naciente Nortec Collective, la noche del 15 de febrero de 2001. La presencia de uno de los proyectos más importantes del colectivo tijuanense, generó tal expectativa, que la pista de la Perla fue insuficiente para albergar al total de la gente que se dio cita en el cabaret de la calle República de Cuba.

Publicidad

Tres meses después de la presentación de Nortec, el 24 de mayo de 2001, tendría lugar otra de las noches más peculiares que se recuerden en la Perla. El flyer anunciaba al Parador Análogo vs El Sistema Local Sonoro Selectivo de Monterrey, dicha tocada la narra Toy Selectah al sitio Panamérika de la siguiente manera: "una vez vinimos a tocar Sistema Local un versus con Parador Análogo en un barecito en el centro. Vino Blanquito Man, Chico Sonido y la montamos hasta que se fue la luz. Coincidía que Blanquito había venido a tocar con King Changó y estaba su saxofonista, entonces se fue la luz y directo a la pista el Blanquito con el saxofón, percusión y voz a capella. Salimos triunfantes. A lo mejor ellos no lo van a reconocer, pero ese soundclash lo ganó el Sistema Local".

Otro de los momentos climáticos del Parador Análogo fue la inclusión de varios de sus miembros en el elenco tanto de las actividades del festival Tecnogeist como en el Love Parade México, en sus distintas ediciones realizadas en el Zócalo y en el Monumento a la Revolución de la Ciudad de México. Para el año 2003 Manrico Montero lanza Ataraxia, sello bajo el cual aparecería el primer acoplado nacional de drum & bass, disco triple que incluía producciones del mismo Manrico, Smoke y del puertorriqueño Willow. Cabe destacar que el track titulado Deep Steppin de Linga, fue programado por LTJ Bukem en su programa de radio Cosmic Show en 2004, e incluido también en uno de sus sets de Progression Sessions en Switch Radio.

Publicidad

Fotografía: Acid María en La Perla. Vía Retina Acústica.

Para 2005 se desintegra el Parador Análogo, los hermanos Nájera coinciden en que el colectivo se disolvió sin acordarlo previamente, simplemente los intereses de sus integrantes cambiaron, involucrándose en otros proyectos y con ello tomando caminos diferentes. "Todo mundo se empezó a meter en sus cosas más profesionales, nos empezamos a dispersar, dejamos de hacer fiestas, ya no teníamos una base, eran fiestas esporádicas, no fue como que dijéramos 'hoy declaramos el fin de Parador Análogo'. Es como cuando metes un Alka Seltzer a un vaso, el Alka Seltzer tuvo su efervescencia, pero llego a un punto en el que se empezó a desmoronar y se deshizo. Sin darnos cuenta se dejaron de hacer fiestas, medio intentamos hacer algunas Oliver y yo pero ya no teníamos los mismos resultados, ya no teníamos tiempo, teníamos que invertir de nuestro dinero", afirma Demian Nájera.

Por su parte Tobi Temple opina al respecto: "Todos teníamos una percepción distinta de cómo tenía que ser una fiesta, pero eso fue justo lo que nos unió, el respeto a las diferencias y justo las diferencias nos mantuvieron unidos. Fuimos tan incluyentes que justo en esa inclusión fue donde acabamos con todo, porque empezaron a llegar algunos miembros e invitados que sí eran mucho más cerrados en abrazar otros géneros que no fueran los suyos, donde el gusto por la música era ya secundario. Ese tipo de cosas comenzaron a fisurar y a acabar con el Parador Análogo, ahí es donde decidimos movernos a hacer otro tipo de cosas".

Fotografía: Oliver Nájera y Pepe Mogt en La Perla. Vía Revista Atsyber.

Atrás quedó el Parador Análogo, sin embargo la huella que dejaron esas noches intensas y nada complacientes de breakbeats, drum & bass, minimal techno y su muy particular forma tan punk y desenfadada de trabajar en colectivo. Influenciaron a las siguientes generaciones de productores mexicanos que tomarían la estafeta y que justo ahora, en pleno 2017, están sorprendiendo a la escena de música electrónica nacional e internacional con propuestas frescas y producciones de gran calidad. En palabras de Isaac Maya, uno de los artistas locales más importantes de drum & bass en la actualidad, queda más que claro, "el Parador Análogo fue el parteaguas de la escena del drum & bass en México, para mí fueron una gran influencia para pasar del reggae al jungle".

Alejandro Arámburo está en Twitter.