beisbol

Las academias CONADE y la oportunidad que se abre para el beisbol mexicano

Si MLB decide expandirse, las oportunidades para peloteros de todo el orbe se abrirán.
9.5.17
CONADE

Existe la posibilidad, quizá no tan remota, de que las Grandes Ligas tengan una expansión a 32 equipos. Montreal parece seguir buscando un regreso junto con Portland, o bien, si Las Vegas demuestra con los Raiders de la NFL que puede ser una buena sede para los major sports, incluso ya teniendo equipo de hockey (NHL).

El tema es que el beisbol necesita un discurso más internacional para permanecer como parte de las disciplinas de los Juegos Olímpicos y para darle cada vez más fuerza a un Clásico Mundial de Beisbol el cual no convence del todo.

Publicidad

Esa apertura existente cuando se dio la expansión a los 30 equipos actuales es algo lo cual México no ha sabido aprovechar a través de los años. Desde ese año, 1998, no se ha notado un aumento visible de peloteros mexicanos en el mejor beisbol del mundo, es más, quizá fueron más icónicas las generaciones de lanzadores mexicanos en los primeros años de esa década de los noventas, que los que llegaron después.

El punto preciso es que todos esos equipos de Ligas Mayores tienen un sistema de sucursales para desarrollar su talento. Ahí es ahí donde deberían establecerse más puentes para aterrizar una mayor cantidad de jóvenes mexicanos. En cifras, el sistema de desarrollo conocido como Minor League Baseball (MiLB), según su propio portal, tiene 160 equipos sucursales que van desde el nivel Rookie (novatos), A "baja", A "alta", Doble A y la antesala conocida como Triple A. Además, hay otros 90 equipos, al agregar todos los que son dedicados a funciones específicas (concentración en complejos de desarrollo) y a los extra territoriales, es decir, fuera de los Estados Unidos: mayormente Dominicana, la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) y ya no se considera la nutrida lista que se llegó a tener en Venezuela.

Si sumamos un "gran total" con los equipos de las ligas independientes que se mantienen (a veces estoicamente) en el territorio de Estados Unidos y Canadá, el número de equipos nos da un total de 281 oportunidades de exportar peloteros mexicanos. Ya si nos ponemos muy internacionales y de lleno en el "club de los optimistas", sumaríamos a Japón (NPB) que tiene 12 equipos con sucursales y ligas independientes; a la liga de Corea (KBO League) con 10 equipos y Australia (ABL) con sus seis equipos.

Publicidad

Pero, neta, ¿para qué hacerle tanto al "Pitágoras beisbolero internacional"? La respuesta es simple: cada vez más los equipos, administraciones estatales y organismos deportivos de los tres niveles de gobierno, además de empresas, están volteando al desarrollo de beisbolistas.

Lo diremos hasta el cansancio: si el salario promedio para un pelotero de Grandes Ligas es de cuatro millones de dólares anuales, es lógico que cualquier equipo de nuestro país busque venderles a esos equipos ligamayoristas un joven prospecto, para acceder de manera compartida al jugoso bono de firma. Aún con las limitaciones que ha impuesto MLB para las firmas internacionales, la paridad entre el peso y el dólar sigue haciendo muy atractivo en "retorno de inversión" que un equipo de Liga Mexicana pueda venderle un prospecto a un equipo ligamayorista.

Como consecuencia, los equipos están haciendo más try outs, e incluso establecen academias propias en el afán de sanear las finanzas, de darle una mejor proyección a un beisbol que puede pasar incluso de auto sustentable a tener un factor de aumento de difusión y, por consecuencia, de rating.

Pero ese salto cuántico no se da de la noche a la mañana.Todo indica que es el paso adecuado el buscar proyección para esos jóvenes quienes han crecido ansiando ser el próximo Alex Rodríguez, Yadier Molina. Para un equipo de LMB o LMP es importantísimo tener ídolos locales, pues genera arraigo con su propio público, la cuestión se pone mejor si se vuelve ídolo al enfundarse en la franela de los Yankees, los Dodgers, los Medias Rojas, o los Cardenales.

Aquí es donde hay que hacer una pausa y tratar de entender por qué el gobierno federal implementa el sistema de Academias CONADE, donde el beisbol es el segundo que entra a escena, después del basquetbol.

Por lo que han exhibido en las etapas de búsqueda de jovenes para integrarse a esta Academia CONADE de beisbol, están teniendo el apoyo de varios ex peloteros ligamayoristas mexicanos, quienes visorean a los jóvenes que se han presentado a las pruebas físicas y de habilidades en las distintas ciudades donde se les ha convocado.

¿Puede ser polémico que el gobierno federal implemente una academia? Por supuesto puede generar comentarios interesantes, el punto es que de inmediato los equipos profesionales ya se dieron cuenta de que existirá en cosa de meses un centro de formación de élite para jóvenes peloteros, ¡el cual no les va a costar! Si esta formación de vanguardia por darle a los "educandos" de la Academia CONADE hace énfasis en la preparación mental para esos momentos álgidos de esos que nos regala el beisbol, probablemente estemos hablando de la próxima generación de mexicanos exitosos en Grandes Ligas.

Se puede honrar al recuerdo de la academia de Pastejé que por décadas surtió de talento a la Liga Mexicana, a lo que bien se ha hecho en la academia de la Liga Mexicana de Beisbol en El Carmen (Nuevo León), a lo que se trabaja en la academia Alfredo Harp de Oaxaca, así como en diversos puntos de Chihuahua, Baja California, Sinaloa, Sonora, ya habrá mucho más atención en el desarrollo de jóvenes mexicanos en pos de las máximas alturas. La recientemente instituida oficina de Major League Baseball en México está bien consciente de que este es precisamente el paso que se debía dar.