Serena Williams

Abierto de Australia: Una fantasía inconcebible que nadie pudo haber predicho

El Abierto de Australia de este año nos dejó postales para la historia, como las finales entre Nadal y Federer, y las hermanas Williams.
30.1.17
Rafael Nadal, Rod Laver and Roger Federer. Image: youtube

Nadie se sorprendió cuando el sorteo del Abierto de Australia de este año reveló a Roger Federer y Rafael Nadal en lados opuestos de la llave, dejando la puerta abierta para que ambos se enfrentaran en una final para la eternidad.

Lo mismo resultó verdadero para el tenis femenil, luego de que Serena y Venus quedaran en lados opuestos.

Todo fue tan poco concebible que muy pocos se atrevieron a mencionar dichos escenarios vagamente, pero dos semanas después nos quedamos con la boca abierta por lo que terminó siendo una cadena de sucesos milagrosos en el Melbourne Park.

Publicidad

Las hermanas Williams disputaron su novena final de Grand Slam —el número 23 en la carrera de Serena y prueba suficiente para nombrarla la mejor tenista de todos los tiempos—. Habían pasado 14 años desde que las hermanas tenistas habían jugado una final, en 2003, y cinco años más desde que se enfrentaron en el Melbourne Park.

Después, el domingo por la noche fuimos testigos del duelo "Fedal XXXV". Fue una repetición de la épica partida de 2009 e igual de entretenida. Nadal, como siempre mostrando sus habilidades de Jedi sacó ventaja al arranque del quinto set, pero el maestro suizo encontró el camino y subió su nivel con una mentalidad liberada de toda presión que contagió a los presentes. Nada le intimidó y se adueñó de su Major 18 que algunos creyeron estaba lejos de su alcance. Pero el hombre de 35 años cumplió.

Pero también hubo historias "de reparto" en abundancia en 2017. Ninguna mejor que la historia cenicienta de la croata Mirjana Lucic-Baroni, quien llegó a semifinales 19 años después desde la última vez que ganó un partido en el Melbourne Park.

La anécdota de Mirjana es una que habla de persistencia y de superación a pesar de todas las probabilidades en su contra. Sus declaraciones después de la victoria en cuartos de final sigue retumbando.

"Al carajo todo y todos los que te dicen que no puedes hacerlo. Sólo hazlo con todo tu corazón".

Como si el duelo entre las hermanas Williams no fuese suficiente, los chicos Zverev también aportaron su granito de arena. El más joven de los hermanos, Sascha, hizo acto de presencia en las grandes ligas y casi elimina a Nadal en un emocionante partido a cinco sets, antes de que su hermano mayor, Mischa, eliminara al número 1 del mundo, Andy Murray.

La joven estadounidense CoCO Vandeweghe también estuvo presente. La rubia poderosa barrió con todos en su camino hasta las semifinales, dejando fuera a la número 1 y actual campeona Angelique Kerber, y a Garbine Muguruza.

Y no olvidemos a Denis Istomin. El uzbeko se encargó de crear la primera historia del Abierto de Australia, cuando sacó a Novak Djokovic del torneo. "Me siento mal por Novak, pero jugué increíblemente bien", dijo. Es verdad.

Publicidad

En dobles, el australiano John Peers y su compañero finlandés, Henri Kontinen, se llevaron el título. Derrotaron a los hermanos Bryan en la final y vaya que lo lograron con estilo. El golpe de Peers para sellar el encuentro fue una joya invaluable.

En los dobles mixtos, los dos Sams (Groth y Stosur) llegaron a las semifinales, al igual que Chris Guccione con la ucraniana Elina Svitolina.

Al arranque del torneo, los adolescentes de 17 años, Jaimee Fourlis y Alex De Minaur, ganaron sus partidos inaugurales en su debut en Grand Slam. Aunque no pudieron seguir avanzando, juegan cada vez mejor y es muy posible que escuchemos sus nombres una vez más el año siguiente. Dejaremos que las majestuosas palabras de Roger del por concluido el evento de este año:

"Habría sido increíble si los dos hubiéramos ganado, pero en el tenis no existen los empates. A veces es brutal, pero esta vez lo logramos. Esta noche echaremos fiesta como estrellas de rock. Eso sí te lo puedo asegurar".