FYI.

This story is over 5 years old.

Zlatan nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre, etcétera

Oh Dios Zlatan, aquí tienes a tus fieles. ¡Ilumínanos!
13.10.15

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Sí, es cierto: nos pasamos el rato hablando de Messi y de Cristiano Ronaldo. Sin embargo, en VICE Sports hace tiempo que hay un proyecto que nos ronda la mente, que nos ilusiona y nos llena: la fundación de la Iglesia Zlatanista.

Pensémoslo. Ibrahimović es lo más cercano a Dios, es una especie de Tom Baker en Oliver y Benji, pero con mala leche. Es como Walter Sobchak en El Gran Lebowski… o mejor aún, como Vegeta en Dragon Ball Z. Sí, definitivamente es Vegeta. No es la única estrella porque siempre tendrá un maldito protagonista bueno (y porque si él fuera la gran figura, algo andaría mal), pero su efigie siempre está con nosotros y siempre aparece cuando menos lo esperas.

Este fin de semana, Zlatan volvió a hacer magia. Su víctima fue la selección de Moldavia. Pelotazo largo, el sueco la baja con el pecho, y cuando le sale el portero, hace una finta que lo deja buscando hormigas en el césped. Como es de esperar, marca a placer y celebra. Típicamente Zlatan.

Ibrahimovic goal vs Moldova (1-0) #soccer http://t.co/Q8ZR4rnMnn
— Score Soccer (@scoresoccer) 12 Ottobre 2015

Imaginamos que los moldavos deben detestar a Ibrahimović. Mucho. La prueba aquí:

Siempre te amaremos, Zlatan, y apoyaremos tu Iglesia para que tu figura nos dé fe y esperanza en la Eurocopa, pese a que tu selección tenga que ir a la repesca. Ya pasamos un Mundial sin ti: la Eurocopa de Francia no sería lo mismo sin tu guía, sin tu coleta, sin tu camiseta amarilla y tu brazalete de capitán de Suecia. No nos abandones: ¡ilumínanos!