rumbo al centenario

El héroe argentino que bajó de la grada para empatar el primer clásico ante Brasil | ES | Translation

En el primer clásico Brasil-Argentina de Copa América, la albiceleste no se completaba hasta que de la grada apareció el 'Negro' Laguna para darles una gran ayuda.
11.5.16

La tarde del 10 de julio, José Laguna, histórica figura de Huracán, decidió comprar un boleto para presenciar desde la grada el primer clásico entre Argentina y Brasil en la Copa América de 1916.

El 'Negro' como se le conocía, era uno más de los 16 mil asistentes que se encontraban en el viejo estadio de madera llamado GEBA para presenciar el segundo encuentro de la albiceleste en el torneo. Argentina había arrancado con todo en el campeonato sudamericano tras haber goleado 6-1 a Chile.

Publicidad

En aquellos tiempos, las convocatorias no eran de 23 futbolistas pues las ligas no estaban tan bien constituidas como ahora, tampoco existía un scouting que ubicara a los mejores jugadores de un país ni las herramientas económicas para tener convocados a un gran número de futbolistas. Un gran ejemplo es lo que vivió la propia Argentina en la Copa América de 1917 cuando sus jugadores tenían que ir y venir a Uruguay pues además de encarar los juegos del torneo debían cumplir con sus trabajos comunes y corrientes que les daban verdaderamente para comer y mantener a sus familias.

Aquella tarde, Argentina iba a tener un severo problema a la hora de medirse a Brasil. Alberto Ohaco, delantero que había marcado el primer gol para la albiceleste en el torneo y que acabó con un doblete ante Chile, tuvo que abandonar la concentración del equipo tras aquel juego.

La idea de Ohaco era estar de regreso con el equipo para el partido frente a Brasil, sin embargo, por problemas personales no pudo llegar al enfrentamiento dejando a la Argentina con apenas 10 futbolistas.

Al enterarse de la situación que vivía Alberto Ohaco, los directivos argentinos tomaron el teléfono y llamaron de emergencia al futbolista de Gimnasia y Esgrima de La Plata, Ricardo Naón, quien anteriormente había defendido la casaca de su país. Molesto porque en los últimos dos años nadie lo había convocado a la selección de Argentina, el futbolista se negó a asistir al estadio para completar al equipo.

Publicidad

El juego no podría iniciar con un futbolista menos, así que había que localizar al jugador número 11 de Argentina. Al enterarse que en la grada estaba José Laguna, el cuerpo técnico le pidió un poco de ayuda al 'Negro' pese a que en un inicio ni siquiera estaba convocado para el campeonato.

Laguna aceptó, fue uniformado lo más rápido posible, calentó con el resto de sus compañeros e ingresó a la charla táctica. Cuando en la cancha lo que se habla es idioma futbolístico, el entendimiento no tarda mucho en darse. Cuando los equipos saltaron al campo, ahí estaba el futbolista que minutos antes estaba cómodo en la grada preparado para ver jugar a su país ante Brasil.

Muchos pensarían que José Laguna pasó de noche en el encuentro o que no hizo absolutamente nada en el campo, sin embargo no fue así. El 'Negro' marcó el primer gol del partido y el único de su selección apenas a los 10 minutos del encuentro.

El equipo argentino que igualó con Brasil en la Copa de 1916

El juego acabaría empatado a un tanto luego que a los 23 minutos, Brasil igualó el partido con anotación de Manoel Alencar. Argentina sumaba un triunfo y un empate en la primera Copa América de la historia, en la cual era el gran favorito para quedarse con el título.

La final, como es sabido, la disputó Uruguay y Argentina. Los charrúas habían vencido a Chile y a Brasil, así que con un empate contra la albiceleste se coronarían campeones. El juego acabó igualado a cero y los orientales ganaron el primer campeonato en la historia de la Copa América.

Publicidad

Cabe destacar que para ese encuentro, Alberto Ohaco pudo estar presente en el partido dejando sin actividad a José Laguna, el héroe que había bajado de la grada para darle el empate a Argentina. Quizá si el cuerpo técnico le hubiera permitido al 'Negro' jugar en aquel encuentro, la historia sería distinta para ambos países.

José Laguna tuvo una carrera distinta a la del resto. Y es que el 'Negro' inició su camino como directivo de Huracán. Después de algunos años, decidió dejar su cargo de pantalón largo y convertirse en un futbolista profesional. Ya como jugador, fue uno de los buenos y es considerado un inolvidable del 'Globo', uno de los equipos más añejos de la Argentina.

José Laguna (en medio, el primer jugador que aparece sentado de izquierda a derecha) es un histórico de Huracán de Argentina

De 1925 a 1927 dejó a Huracán para probar fortuna en el extranjero, específicamente en el Olimpia de Paraguay. Tras colgar los botines, regresó al Globo donde fue su entrenador, al mismo tiempo que dirigía a la selección nacional de Paraguay.

Con la Argentina disputó tres partidos más, además del encuentro de aquella tarde del 10 de julio de 1916 contra Brasil.

Así es la historia del 'Negro' y una de las anécdotas más curiosas en la historia de la Copa América. El día que el héroe del partido fue un impensable que bajó directamente desde la grada.